28/7/14

Recuerda lo que Dios ha hecho


           

           Todas hacemos listas. Listas de cosas que debemos hacer, listas de cosas que debemos comprar, de libros que queremos leer... Vivimos en una sociedad que demanda que las cosas se hagan, nuestra cultura ve el poder en el movimiento. Pero en toda esa actividad, a veces olvidamos recordar.
            Aparentemente, al salmista también le gustaba hacer listas. Pero él no hacía listas de las cosas que debía hacer o que no había hecho. Por el contrario, las hacía para anotar todo lo que Dios había hecho ¡y qué diferencia hay en eso!
            En el Salmo 77, el escritor estaba teniendo un día, no malo... horrible ¡terrible!
           
            ... Mi alma rehusaba consuelo… (v. 2)
            ... Estaba yo quebrantado, y no hablaba. (v. 4)

            ¿Alguna vez has tenido uno de esos días? ¿Te has preguntado cómo cambiar el curso de uno de esos días? Esto es lo que el salmista hizo:

            Meditaré en todas tus obras, Y hablaré de tus hechos” (v.12)

            ¡Esa fue la clave del cambio! ¡Comenzó a hacer una lista de las maravillas que Dios había hecho!

            Oh Dios, santo es tu camino; ¿Qué dios es grande como nuestro Dios?” (v. 13)

            Ya comienzan a cambiar el tono y la actitud y de ahí en adelante, todo fue diferente.
            Tú eres el Dios que hace maravillas... Con tu brazo redimiste a tu pueblo, A los hijos de Jacob y de José... Condujiste a tu pueblo como ovejas Por mano de Moisés y de Aarón” (vv. 14, 15, 20)

            Quizás él no se sintió diferente inmediatamente, pero comenzó a hablar de otra manera y eso lo cambió todo. Apartó los ojos de sí mismo, de lo que podía o no podía hacer y los puso en Dios, en lo que ya había hecho y lo que iba a seguir haciendo.
            Dios no cambia. Ha sido fiel haciendo maravillas en el pasado. Nuestros mayores tiempos de lucha vienen cuando no recordamos lo que Dios ya ha hecho por nosotras.
            Haz una lista.
            Mantén un registro de las cosas que Dios ya ha hecho en tu vida. Puede ser un diario, un cuaderno, hojas, anotaciones rápidas en tu Biblia... Cuando los problemas vengan, enfréntalos recordando lo que Dios ya ha hecho.

             ¿Qué cosa ha hecho Dios por ti que puedes recordar hoy?


Contenta en Su servicio,

Edurne 

 

30 "No temas"





            ¿Sabes que la Biblia dice “no temas” o “no tengas miedo”, “no tengas temor” en 365 ocasiones? ¡Esto quiere decir que tenemos uno para cada día del año! Aquí te dejo 30 de esos “no temas”. Sería interesante encontrarlos todos, ¿no crees? ¿Conoces algún otro versículo que puedas añadir a la lista?

            1. Después de estas cosas vino la palabra de Jehová a Abram en visión, diciendo: No temas, Abram; yo soy tu escudo, y tu galardón será sobremanera grande. (Génesis15:1)

            2. Y oyó Dios la voz del muchacho; y el ángel de Dios llamó a Agar desde el cielo, y le dijo: ¿Qué tienes, Agar? No temas; porque
Dios ha oído la voz del muchacho en donde está. (Génesis 21:17)

            3. Y Moisés dijo al pueblo: No temáis; estad firmes, y ved la salvación que Jehová hará hoy con vosotros; porque los egipcios que hoy habéis visto, nunca más para siempre los veréis. (Éxodo14:13)

            4. Y Moisés respondió al pueblo: No temáis; porque para probaros vino Dios, y para que su temor esté delante de vosotros, para que no pequéis. (Éxodo 20:20)
            5. Mira, Jehová tu Dios te ha entregado la tierra; sube y toma posesión de ella, como Jehová el Dios de tus padres te ha dicho; no temas ni desmayes. (Deuteronomio 1:21)

            6. Y Jehová va delante de ti; él estará contigo, no te dejará, ni te desamparará; no temas ni te intimides. (Deuteronomio 31:8)

            7. Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas. (Josué1:9)

            8. Y Josué les dijo: No temáis, ni os atemoricéis; sed fuertes y valientes, porque así hará Jehová a todos vuestros enemigos contra los cuales peleáis. (Josué 10:25)

            9. Después miré, y me levanté y dije a los nobles y a los oficiales, y al resto del pueblo: No temáis delante de ellos; acordaos del Señor, grande y temible, y pelead por vuestros hermanos, por vuestros hijos y por vuestras hijas, por vuestras mujeres y por vuestras casas. (Nehemías 4:14)

            10. Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento. (Salmo 23:4)

            11. En Dios he confiado; no temeré; ¿Qué puede hacerme el hombre? (Salmo 56:11)

            12. No temerás el terror nocturno, Ni saeta que vuele de día, (Salmo 91:5)

            13. Cuando te acuestes, no tendrás temor, Sino que te acostarás, y tu sueño será grato. (Proverbios 3:24)

            14. He aquí Dios es salvación mía; me aseguraré y no temeré; porque mi fortaleza y mi canción es JAH Jehová, quien ha sido salvación para mí. (Isaías 12:2)

            15. Decid a los de corazón apocado: Esforzaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago; Dios mismo vendrá, y os salvará. (35:4)

            16. No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. (Isaías 41:10)

            17. Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayudo. (Isaías 41:13)

            18. No temas delante de ellos, porque contigo estoy para librarte, dice Jehová. (Jeremías 1:8)

            19. Te acercaste el día que te invoqué; dijiste: No temas. (Lamentaciones 3:57)
            20. Entonces me dijo: Daniel, no temas; porque desde el primer día que dispusiste tu corazón a entender y a humillarte en la presencia de tu Dios, fueron oídas tus palabras; y a causa de tus palabras yo he venido. (Daniel 10:12)

            21. Tierra, no temas; alégrate y gózate, porque Jehová hará grandes cosas. (Joel 2:21)

            22. En aquel tiempo se dirá a Jerusalén: No temas; Sion, no se debiliten tus manos. (Sofonías 3:16)

            23. Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno. (Mateo 10:2)

            24. Así que, no temáis; más valéis vosotros que muchos pajarillos. (Mateo 10:31)

            25. Porque todos le veían, y se turbaron.
Pero en seguida habló con ellos, y les dijo: ¡Tened ánimo; yo soy, no temáis! (Marcos 6:50)

            26. Y oyéndolo Jesús, le respondió: No temas: cree solamente, y será salva. (Lucas 8:50)

            27. Mas él les dijo: Yo soy; no temáis. (Juan 6:20)

            28. Entonces él Señor dijo de noche en visión á Pablo: No temas, sino habla, y no calles: (Hechos 18:9)

            29. De manera que podemos decir confiadamente: El Señor es mi ayudador; no temeré lo que me pueda hacer el hombre. (Hebreos 13:6)

            30. No tengas ningún temor de las cosas que has de padecer. He aquí, el diablo ha de enviar algunos de vosotros á la cárcel, para q
ue seáis probados, y tendréis tribulación de diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida. (Apocalipsis 2:10) 


Contenta en Su servicio,

Edurne

 







25/7/14

Descanso + Prioridades + Proyectos = Vacaciones




         



          El Salmo 90:12 es uno de los versículos a los que recurro de tiempo en tiempo: “Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, Que traigamos al corazón sabiduría.” Vivir con sabiduría, es decir, vivir aplicando lo que la Palabra de Dios me enseña me hace ver en este momento que necesito descansar, reorganizar mis prioridades y trabajar en nuevos proyectos. Es por eso que El Viaje de una mujer se va de vacaciones hasta septiembre.


       Descanso

          Mi cuerpo, mi alma, mi mente, mi espíritu, necesitan descanso y reposo. Como sabes, lucho constantemente con la señal de internet, que tan solo funciona bien muy temprano por las mañanas. Levantarme todos los días antes de las 5am me pasa factura y ha llegado el momento de descansar y dormir un poco más ahora que estamos en período de vacaciones escolares.

          No solamente mi cuerpo necesita descanso. También mi mente clama por reposo, al igual que mi espíritu. Necesito un tiempo de quietud para poder volver con ideas nuevas, frescas, para poder seguir siendo de bendición. Quiero disfrutar de Dios y de la Palabra sin estar continuamente pensando que puedo usar eso o lo otro para un devocional o para una imagen. Sumergirme en la Biblia sin ver qué día de la semana es, sin buscar específicamente algo para poder compartir. Este tiempo de vacaciones me sirve para disfrutar sin prisa de la presencia de Dios, de Su Palabra, de Sus tratos con mi vida. Es mi momento de alimentarme, de llenarme para poder seguir dando.


       Prioridades

          Mi mayor lucha siempre está en el terreno de las prioridades, en el terreno de ponerlas en orden: Dios, familia, ministerio fuera del hogar. Mis hijos están de vacaciones y es el momento en el que mi esposo y yo nos podemos tomar un tiempo especial con ellos para jugar, reírnos, salir de acampada, leer o, simplemente, no hacer nada…pero no hacer nada juntos. En mi batalla con respecto al orden en mis prioridades me he dado cuenta de que si no hago un esfuerzo intencional de poner a mi familia por encima de todo lo demás, las otras cosas me roban el tiempo especial con ellos casi sin darme cuenta. 



          Proyectos

          Hace unas semanas recibí un email de una editorial proponiéndome escribir un libro. Hasta ahora no he decidido si lo voy a hacer o no, no estoy segura de que sea el momento adecuado ni de que tenga las fuerzas para atacar este proyecto. Pero estoy convencida de que, bajando el ritmo y  dándome la oportunidad de escuchar al Señor con respecto a este tema, podré llegar a tomar la decisión correcta. Te pido que durante este tiempo puedas estar apoyándome en oración con respecto a esto.

         

          Así que durante estas semanas el blog va a estar inactivo, pero no la página de Facebook. He programado algunas publicaciones de los archivos y fotos nuevas para que encuentres inspiración día a día. Y, seamos sinceras, no voy a resistirme a no conectarme de vez en cuando y compartir con ustedes ;)

          Además, hay páginas y blogs maravillosos que podrán acompañarte en este tiempo, aquí te dejo solamente algunos de ellos:


Si tienes un blog o una página dedicada a mujeres cristianas, por favor, pon el enlace en los comentarios para que podamos visitarte.

          Así que, querida amiga, me despido hasta septiembre deseándote unas felices vacaciones a ti también. Bendiciones para todas, espero verlas a la vuelta y muchas gracias por estar ahí, por ser parte de este hermoso viaje.


          Contenta en Su servicio,

   Edurne