Los niños durante el sermón (+ imprimibles)

4/7/15





No sé cómo dividirán los tiempos de estudio en tu iglesia, pero en la mía, se comienza con un tiempo de alabanza, sigue la división de clases en la escuela dominical, un pequeño receso y después un devocional en el que todos estamos juntos, adultos y niños.

Cuando mis hijos eran más pequeños mi bolso era una sucursal del trastero de casa: cuentos, libros para colorear, pinturas, juguetes, algo para comer, algo para beber, una mantita por si se quedaban dormidos... cualquier cosa que ayudara a que estuvieran entretenidos y no molestaran durante el servicio en común.

Pero, a medida que iban creciendo, llegó un momento en el que empecé a sentirme incómoda con eso. No quería que el tiempo de estudio que compartimos en la iglesia fuera un simple “recreo”, así que empecé a pensar en qué hacer para que los niños fueran prestando atención al mensaje y que, al mismo tiempo, se fueran acostumbrando a estar en la iglesia “de mayores”. 

Sigue leyendo este artículo en Dulce Fragancia y descarga los imprimibles que hice para que mis hijos tomen notas del sermón los domingos...

Libro - Soy Mujer de Valor (*Renovada *Fortalecida *Plena*)

2/7/15






En el día de hoy tengo el gran placer de presentarte un libro digital publicado por mi amiga Karla de Soy mujer de Valor. Mejor que sea ella la que te cuente de qué va el libro, ¿te parece?




Hola queridas lectoras de El viaje De Una Mujer, hoy les escribo presentándoles mi primer libro  Soy Mujer de Valor *Renovada *Fortalecida *Plena*

Hace tiempo que buscaba en oración,  poder compartir  un devocional de 40 días exclusivo para damas, hemos orado por el varón, por los hijos, por tomar buenas decisiones pero, ¿y por nosotras?

Sabes que analizando y orando, llegué a la conclusión de que por lo regular, la mujer es quien llega primero al conocimiento de Cristo, es quien se levanta en oración por la familia y quien guerrea en ayunos, en vela, en oración; así que supe que necesitaba enfocarme para realizar una cuarentena de oración por la mujer; para equiparnos espiritualmente, renovarnos desde dentro hacia fuera, para fortalecernos en Dios y vivir en plenitud espiritual.

De ahí nace este libro, de la búsqueda de ser mejor mujer, de ser llenas del Espíritu Santo y de levantarnos con poder en oración por quienes amamos y nos rodean.


http://www.amazon.com.mx/dp/B00ZJZ59RA





Únete al clamor por ser una mujer Renovada, Fortalecida y Plena.

Puedes adquirirlo directamente en amazon buscándolo por nombre “Soy Mujer de Valor” o seguir el siguiente enlace http://www.amazon.com.mx/dp/B00ZJZ59RA  y comenzar a orar por lo más importante que tenemos como mujeres hijas de Dios “Nuestra comunión con Él” y ser una nueva Mujer de Valor.


Edurne, Mil gracias por ser de bendición, por ser una conexión divina y ser un instrumento en las manos de Dios, para inspirarme a extender su Reino a través de la web. ¡love you!


Renovada en Su Gracia


Karla








Recuerda que puedes seguir a Karla en su blog, Soy Mujer de Valor, en el que cada semana habla sobre temas relevantes para la mujer cristiana de hoy - 

http://www.soymujerdevalor.com/





Escribe aquí tu email para recibir mis publicaciones por correo electrónico:



5 formas en las que soy como Gedeón

23/6/15






            ¿Conoces la historia de Gedeón? Puedes leerla en Jueces 6-8. Dios lo usó para derrotar al ejército de Madián con solo 300 hombres. Hoy quiero contarte cinco formas en las que me parezco a Gedeón:

            1. Me desanimo porque sé que Dios puede hacer cualquier cosa... pero no lo hace cuando yo quiero.

            La historia comienza con un Gedeón escondido, desanimado y apesadumbrado. El sabe lo que Dios ha hecho en el pasado. Sabe lo que Dios podría hacer en ese mismo momento, pero está atrapado en ese espacio entre “saber” y “ver”, entre recordar y poner en acción la fe.


            2. Veo el problema... pero soy muy débil para resolverlo.

            Gedeón sabe que Israel necesita ser liberado y restaurado, pero piensa que no hay nada que él pueda hacer. Está convencido de eso porque sus ojos están en él mismo, no en el Señor. Cuando te sientas demasiado débil como para lidiar con los problemas en tu vida, levanta la mirada. Tú eres débil para resolverlos pero Dios no.


            3. Pido una señal de parte de Dios... pero cuando me la da parece no ser suficiente.

            ¿Te ha pasado alguna vez? Le dices a Dios que confiarás totalmente en El o harás lo que sabes que te está pidiendo si Dios te muestra una señal. Necesitas esa señal, ese gesto, esa intuición desesperadamente para poder actuar. Entonces Dios te da una señal. Te da dos, te da tres... y sigues sin reaccionar ¡Suficiente! Si estás viviendo por fe no necesitas señales, Dios te ha dejado Su Palabra para guiarte.

            4. Miro los números para tomar ánimo... pero olvido al Dios de la Victoria

            Cuánto tengo – cuánto dinero, cuántos amigos, cuántas oportunidades... Parece que cuanto más mejor. Descansamos cuando los números se incrementan y nos desesperamos cuando bajan ¡No lo hagas más! No confíes en los números, no sirve de nada. Gedeón tenía un ejército de 32.000 y Dios dijo “¡No! No es así como quiero que ganes esta batalla”. Y redujo el número de soldados a 300 probando que la batalla es de El y que la victoria nos la da El.


            5. Dios me ha llamado, yo lo sé,... pero a veces siento temor

            Justo después de que Dios llamó a Gedeón, le pidió que destruyera el altar de Baal que Israel había erigido. Gedeón lo hizo, pero tuvo temor de hacerlo durante el día y lo hizo durante la noche (Jueces 6:27). ¡Yo soy así! Quizás tú también; sabes lo que Dios quiere que hagas, sabes que estás llamada a hacerlo, pero sientes temor en lugar de disfrutar del gozo y la libertad de tu llamado.


            Dios llamó a Gedeón. Le dio señales. Le hizo superar sus miedos. Le dio la victoria.
            ¿Estás enfrentando una batalla difícil? ¿Vas a ser como Gedeón o vas a confiar plenamente en el Dios que te da la victoria?



Escribe aquí tu email: