Convirtiendo las pruebas en triunfos - Santiago (1)

11/2/16






Antes de comenzar…

  -         Puedes descargar esta hojas con los versículos de hoy, las preguntas de reflexión y espacio para tus notas. 
  -         Ora para que el Espíritu Santo hable verdad y sabiduría a tu corazón a través de los versículos que vamos a estar estudiando
  -         Lee Santiago 1:1-12 varias veces. Anota aquellas palabras, ideas o versículos que más llamen tu atención y escoge al menos un versículo para memorizar durante la semana.
  -         ¿Cómo definirías la madurez espiritual? ¿En qué grado de madurez espiritual crees que te encuentras?

Poco madura – madura – bastante madura – muy madura

__________________________________


Santiago, siervo de Dios y del Señor Jesucristo, a las doce tribus que están en la dispersión: Salud. Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. 
Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna. 

Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor. 

El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos. El hermano que es de humilde condición, gloríese en su exaltación; pero el que es rico, en su humillación; porque él pasará como la flor de la hierba. 
Porque cuando sale el sol con calor abrasador, la hierba se seca, su flor se cae, y perece su hermosa apariencia; así también se marchitará el rico en todas sus empresas. 

Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman.


__________________________________


Santiago abre el capítulo 1 de su carta con un desafío a mantener el gozo aun en medio de las pruebas. Y es que, al fin y al cabo, las pruebas en la vida del creyente son inevitables. Fíjate que no dice “si os halláis en pruebas”, sino “cuando os halléis en pruebas”. Las pruebas van a venir, y van a ser diversas, multicolores, de muchos tipos diferentes. 


Pero lo que dice Santiago es paradójico para muchas personas, especialmente para aquellas que no conocen a Cristo: hay gozo en medio de la prueba porque las pruebas que atravesamos nos ayudan a obtener paciencia. 


Paciencia traduce una palabra que significa “esperar bajo presión de manera activa”. Es decir, no es el tipo de paciencia que se desarrolla en la sala de espera del dentista, sino la que te ayuda a correr y terminar, poco a poco, una maratón. 
 

Date cuenta también que las pruebas, no solo sirven para desarrollar el fruto de la paciencia, sino también para probar nuestra fe…no porque Dios no sepa cuánta fe tenemos, sino para que nosotras y las personas que nos rodean podamos verla. La fe no es producida por las pruebas, sino por la Palabra de Dios (Romanos 10:17).


Es cuando las pruebas son recibidas en fe que producen paciencia. ¿Cómo? ¿Qué es lo que hace falta para transformar nuestras pruebas en una fe victoriosa y en un gozo que va más allá de todo entendimiento?


Sabiduría.


¿Alguna vez te has detenido a ver la relación entre el gozo, la fe y la sabiduría o, como yo, has tomado estos versículos por separado todo el tiempo? 


Yo lo reconozco, los había visto siempre por separado hasta este momento. Pero tienen mucho que ver. Es la sabiduría que Dios nos da la que nos ayuda a superar las pruebas y, sobre todo, a salir victoriosas de ellas. 


Si te das cuenta, las pruebas no solo definen nuestra fe, no solo producen paciencia, sino que son necesarias para hacernos buscar la sabiduría que viene de Dios. No la nuestra, la de Dios.



¿Y qué hace falta para recibir sabiduría de parte de Dios? Pedirla. Nada más. Y Él la da con generosidad y sin reprocharnos por nuestra petición. 


En medio de una prueba, por tanto, el mejor lugar para buscar sabiduría es la oración y la Palabra de Dios. La verdadera sabiduría siempre es consistente con la verdad de Dios y nunca contradice lo que dice la Biblia. 



La única condición que se da para nuestra petición de sabiduría es que sea pedida con fe, sin dudar que Dios nos puede dar el discernimiento necesario para salir adelante. La duda expresa falta de fe. La duda expresa falta de confianza. La duda es un reflejo de nuestra falta de conocimiento de quién es Dios y de lo que puede hacer. 



Saber por qué y para qué pasamos por pruebas, saber que todo tiene un propósito, conocer la Palabra y la voluntad de Dios, saber cómo manejarnos con sabiduría en medio de una prueba, sin duda, nos ayuda a mantener el gozo. 



Warren Wiersbe en su libro, Be Mature, dice que hay cuatro cosas que son esenciales para la victoria sobre las pruebas:

1. Una actitud gozosa
2. Una mente comprensiva
3. Una voluntad rendida
4. Un corazón que quiere creer


La única manera en la que Dios puede desarrollar paciencia y carácter en nuestras vidas es a través de las pruebas. Debemos atravesar las dificultades de la vida, confiar en Dios y obedecerle. El resultado serán paciencia y carácter. Sabiendo esto, podemos enfrentar las pruebas con gozo. Sabemos que las pruebas obrarán en nosotros y a favor nuestro y sabemos que el resultado de Dios será dar gloria a Dios.”



Caminar hacia la madurez espiritual implica no discutir ni luchar contra la voluntad de Dios, sino aceptarla y obedecerla con gozo, sabiendo que Dios estará con nosotras a través del proceso de la prueba, sabiendo que tiene un propósito y sabiendo que, una vez superada, podremos echar la vista atrás y ver cómo Dios obró en nuestra vida y en nuestro carácter. 


Las pruebas nos recuerdan que, rico o pobre, nuestro gozo y nuestro contentamiento no dependen de esta tierra, de esta vida. Las riquezas de este mundo se desvanecen con facilidad. Pero nuestras riquezas espirituales, esas que conseguimos a través de las pruebas, son eternas.



Por último, Santiago nos anima a todas las que estamos pasando por pruebas: 


Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman.


Esta bendición final que tanto nos recuerda a las beatitudes del sermón del monte (Mateo 5), nos recuerda que, al resistir la tentación, al resistir la prueba y salir victoriosas de las circunstancias adversas, somos bendecidas. No solamente seremos bendecidas, sino que obtendremos la corona de vida que Dios ha prometido a los que le aman.
 

¡Nuestra resistencia a la prueba será recompensada! 


La corona de laurel era el equivalente de la época clásica a nuestras medallas olímpicas. Los campeones deportivos eran coronados tras ganar una competición. Del mismo modo, nosotras ganaremos la corona de vida cuando amemos a Jesús de manera tal que seamos capaces de aguantar el fuego de la prueba con gozo, con fe y con la sabiduría que viene de Dios. 


Convirtiendo nuestras pruebas en triunfo.


__________________________________

Preguntas de Reflexión:

  1.      ¿Cuáles son los cuatro pilares esenciales para obtener la victoria en las pruebas? ¿En qué versículos los encontramos? 

  2.      ¿Por qué los creyentes pueden mantener el gozo en medio de las pruebas? 

  3.      ¿Cómo definirías la paciencia? ¿En qué ocasiones Dios ha trabajado la paciencia en tu vida? ¿Cuál ha sido tu reacción ante la escuela de Dios? ¿Qué has aprendido de cada una de esas ocasiones en las que Dios ejercitó tu paciencia? 

  4.      Cuando te enfrentas a una prueba, ¿de qué manera deberías orar? 

  5.      En Santiago 1:12 ¿qué relación ves entre soportar la tentación y amar a Dios? 

  6.      ¿Qué obstáculos principales encuentras a la hora de enfrentar las pruebas? ¿Qué te impide mantener el gozo y perseverar hasta la victoria?

  7.      ¿Qué papel juega la sabiduría de Dios en nuestra madurez espiritual? ¿Qué relación ves entre la sabiduría y el gozo?

  8.      ¿Te encuentras ahora mismo en medio de una prueba? ¿Cómo puedes aplicar los versículos de hoy a tu situación específica? ¿Qué pasos vas a dar para mantener el gozo en medio de tus circunstancias? 

  9.      Escribe una oración en la que puedas expresar tus sentimientos a Dios sin guardarte nada. Sé honesta con respecto a lo que quieres y escucha lo que el Señor tiene para decirte también.

__________________________________

Al terminar el estudio:

  -         Toma un tiempo para reflexionar en lo que has aprendido hasta ahora en los versículos que hemos visto (Santiago 1:1-12).
  -         Repasa tus anotaciones y las respuestas que diste a las preguntas y ve cómo puedes aplicar lo que has aprendido en tu vida diaria.





Contenta en Su servicio,


Edurne


La próxima semana - Manejando la tentación – Santiago 1:13-18

Anteriormente: 
 
Introducción a la serie