Cuando la palabra “fácil” no es parte de tu vida

27/2/17







Déjame decirte algo así entre tú y yo y sin que se entere nadie: qué harta estoy a veces de que todo tenga que ser tan difícil.

Estas semanas han sido así para nosotros. Bueno, en realidad desde siempre ha sido así, pero aún más últimamente.

En las épocas difíciles paso casi siempre por las mismas fases:

1. Incredulidad… “No me puedo creer que esto esté pasando” o “No puede ser”
2. Cuestionamiento… “¿En serio, Señor?” o “¿ahora Señor?”
3. Rabia… aquí es donde sale la vena dramática que me ha acompañado durante toda mi vida “¿por qué a mí?” o “¿por qué tiene que ser todo tan fácil para otros?”
4. Aceptación… “está bien, Señor” o “no lo entiendo, Señor, pero ayúdame”

No sé cómo tú te enfrentas a esas épocas duras, pero mi proceso mental es más o menos ese. A veces las fases 1-3 duran demasiado, lo reconozco, y paso días enojada, abrumada y frustrada. Las situaciones serían mucho más llevaderas si la fase 4 no fuera la última…. Pero ¿qué te puedo decir? No puedo evitar pasar por las otras 3.

Hay algunas cosas, sin embargo, que podemos recordar y que nos ayudan en medio de los problemas y las dificultades y que nos permiten llegar a la aceptación y a la obediencia con mayor rapidez:

Recordar que no puedes controlarlo todo

No podemos controlar lo que nos pasa, pero sí cómo escogemos responder a lo que nos sucede sabiendo que el Dios que lo ha permitido sí puede controlarlo todo.

Job 12:8-9, 23

¿Qué cosa de todas estas no entiende
Que la mano de Jehová la hizo?
En su mano está el alma de todo viviente,
Y el hálito de todo el género humano
El multiplica las naciones, y él las destruye;
Esparce a las naciones, y las vuelve a reunir.


Recordar que todo lo que sucede tiene un propósito divino

Cualquier dificultad en la vida, grande o pequeña, es algo que Dios va a usar para producir fortaleza, fe y perseverancia en nuestra vida. Todo lo que sucede tiene un propósito y una razón aunque no seamos capaces de comprenderlo.

Romanos 8:28

Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.”

Recordar que el tiempo de Dios es perfecto

Soy impaciente, lo reconozco. No me gusta esperar por nada y esa es una de las causas que me hacen desesperarme. Recordar que Dios siempre hace las cosas en Su tiempo y que ese tiempo siempre es perfecto, nos debe ayudar a superar la espera y a confiar en el Señor.

Eclesiastés 3:11
Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin.”

Espero que recordar estas tres cosas te ayude a fortalecerte en aquello que sea que estás pasando.

Contenta en Su servicio,

Edurne

Progreso espiritual

20/2/17






Colosenses 2:5-7

Porque aunque estoy ausente en cuerpo, no obstante en espíritu estoy con vosotros, gozándome y mirando vuestro buen orden y la firmeza de vuestra fe en Cristo. Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él; arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracias

“En la vida cristiana nunca estamos en un mismo sitio espiritualmente: o vamos hacia delante o hacia atrás (Hebreos 6:1). El cristiano que no está progresando espiritualmente es un objetivo que el enemigo va a querer atacar y destruir.” - Warren Wiersbe

Satanás en el engañador. Él quiere que los creyentes vivan derrotados y para eso utiliza palabas de engaño. El término griego usado aquí describe los argumentos persuasivos de un abogado. Satanás es un mentiroso (Juan 8:44) y por sus mentiras lleva a los creyentes por el mal camino. Es importante que ejercitemos el discernimiento espiritual y que continuemos creciendo en nuestro conocimiento de la verdad espiritual.

Para enfatizar esta advertencia, Pablo utilizó varias imágenes para ilustrar el progreso espiritual. En una primera lectura tal vez no nos damos cuenta de estas metáforas que Pablo introduce en estos versículos. Así que, detengámonos un momento para analizarlas:

1. Un ejército (v. 5).

Las palabras “orden” y “firmeza” son términos militares. Describen a un ejército unido sólidamente en contra del enemigo.


2. Un peregrino (v. 6).

La vida cristiana es comparada con un peregrinar, un caminar en el que los creyentes deben aprender a caminar. Pablo ya había animado a sus lectores a caminar “como es digno del Señor” (Colosenses 1:10) y después volverá a usar esta imagen (Colosenses 3:7; 4:5). Debemos caminar en Cristo en la misma forma en la que lo recibimos – por fe. Los maestros gnósticos querían introducir algunas “nuevas verdades” para alcanzar la madurez cristiana, pero Pablo las desechó aclarando que la fe es la única forma de conseguir progreso espiritual.


3. Un árbol (v.7a).

“Arraigados” es un término agrario. El tiempo verbal de la palabra griega indica “habiendo sido arraigados una vez y para siempre” (Efesios 4.14). Una vez que estamos arraigados en Cristo, no hay necesidad de ser “trasplantados”, puesto que las raíces nos dan fuerza y estabilidad.


4. Un edificio (v7b).

“Sobreedificados” es un término de arquitectura. Se encuentra en presente continuo “siendo edificados”. Cuando confiamos en Cristo como nuestro Salvador, somos puestos en la base, en el cimiento y edificamos cuando crecemos espiritualmente.


5. Una escuela (v. 7c).

Es la Palabra de Dios que hace crecer y fortalece al cristiano, Epafras había enseñado fielmente a los Colosenses la verdad de la Palabra (Col 1:7). Pero los falsos maestros estaban echando abajo esa doctrina. El creyente debe estar siempre fuertemente apegado a la enseñanza de la Palabra.


6. Un río (V. 7d).

La palabra “abundar”, tan utilizada por Pablo, sugiere la imagen de un río desbordándose. Probablemente Pablo tenía en mente Ezequiel 47 al hacer esta referencia. Nuestro río debe desbordarse en gratitud. Cuando un creyente abunda en gratitud, está progresando realmente en su madurez.”


Escoge aquella imagen con la que más puedas identificarte y piensa en ella cada vez que pienses en tu propio progreso espiritual.

Analiza hoy, ¿estás avanzando o retrocediendo en tu crecimiento espiritual?

Contenta en Su servicio,


Edurne