Puedes confiar en Él

3/8/15






Proverbios 3:5-6

Fíate de Jehová de todo tu corazón,
Y no te apoyes en tu propia prudencia.
Reconócelo en todos tus caminos,
Y él enderezará tus veredas.


Debemos confiar en el Señor con todo nuestro corazón, creyendo que Él es poderoso y sabio para hacer lo que es mejor. Roguemos a Dios que nos dirija en cada caso: en los caminos que sean placenteros, debemos reconocer a Dios con gratitud. En los caminos plagados de espinas, debemos reconocer a Dios con sumisión.  – Matthew Henry


1. Fíate de Jehová de todo tu corazón

Fiarnos, poner nuestra confianza en Dios, implica, por extensión, no poner nuestra confianza en personas. Esto no significa que tengamos que ir por la vida desconfiando de todos, sino que el único que nunca va a quebrantar nuestra confianza, el único que no va a fallar va a ser Dios.
De manera que podemos confiar en Su bondad, Su misericordia, Su poder, Su omnipotencia, Su amor... en todos y cada uno de Sus atributos.

Y, además, podemos confiar en Él en todo momento, en los buenos y en los malos, de todo corazón, apoyándonos completamente en Él.

Tenemos que darnos cuenta de que la confianza viene a través de la fe. Yo puedo decir que tengo fe en Dios, pero no lo demuestro hasta que realmente pongo mi confianza en Él. Las palabras “fe” y “confianza” derivan de la misma raíz latina “fides”.

Hebreos 11:1

Es,  pues,  la fe la certeza de lo que se espera,  la convicción de lo que no se ve.

Aun en lo que no vemos, confiamos. Tenemos que aprender a caminar por fe, no por vista (2 Corintios 5:7). Confiamos en Dios aunque no veamos lo que hace “detrás de escena”, aunque no entendamos lo que hace o por qué.  


2. No te apoyes en tu propia prudencia

En tu propia prudencia, en tus fuerzas, en tu opinión, en lo que a ti te parece. A veces pensamos que sabemos más que Dios y que podemos hacer las cosas mejor que Él. Cuando confiamos en nosotras, en nuestra posición, nuestras posesiones, nuestra sabiduría humana, nuestra fuerza... estamos quitando la confianza en el Señor.
Dios nos recomienda que no tratemos de hacer las cosas por nosotras mismas, pero a veces no nos gusta hacerle caso y nos creemos más sabias que Dios o pensamos que nuestra manera de hacer las cosas es mejor.  


1 Corintios 3:18-20

Nadie se engañe a sí mismo; si alguno entre vosotros se cree sabio en este siglo,  hágase ignorante,  para que llegue a ser sabio. Porque la sabiduría de este mundo es insensatez para con Dios; pues escrito está: El prende a los sabios en la astucia de ellos.


3. Reconócelo en todos tus caminos

Reconocer significa examinar con cuidado algo o a alguien para enterarse de su identidad, naturaleza y circunstancias. Podemos reconocer a Dios en nuestro día a día cuando pasamos tiempo con Él. Yo puedo reconocer a mi esposo o a mis hijos desde lejos aunque no distinga sus caras porque sé cómo es su fisonomía, cómo caminan, sus gestos... igual lo podemos hacer con Dios cuando lo conocemos. Y la mejor manera de conocer a Dios es conocerlo a través de Su Palabra, a través de pasar tiempo con Él día a día.

Jeremías 9:23-24
Así dijo Jehová: No se alabe el sabio en su sabiduría,  ni en su valentía se alabe el valiente,  ni el rico se alabe en sus riquezas. Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme,  que yo soy Jehová,  que hago misericordia,  juicio y justicia en la tierra;  porque estas cosas quiero,  dice Jehová.

.

Cuando aprendas a confiar en Dios de todo tu corazón, a no apoyarte en tu propia prudencia y a reconocerlo en todos tus caminos, entonces...

4. Él enderezará tus veredas

“Enderezar” significa, literalmente, “hacer derecho y liso”. ¿Qué vereda endereza Dios? La vereda, el camino de Su voluntad para nuestra vida. Cada una de nosotras tiene un camino distinto y circunstancias diferentes, pero eso es parte de los tratos de Dios con cada una de nosotras.

A pesar de que caigamos y tropecemos, del pecado y de todas las veces que nos demos con la misma pared, si confiamos a Dios de la forma que hemos dicho, Él hará nuestro camino derecho para que vivamos, en todo momento, en el centro de Su voluntad.

Jeremías 10:23 –

Conozco,  oh Jehová,  que el hombre no es señor de su camino,  ni del hombre que camina es el ordenar sus pasos.

¿Confías en Dios? ¿Qué cosas crees que debes cambiar para que Él enderece tus veredas?

Contenta en Su servicio,

Edurne





Escribe aquí tu email para recibir mis publicaciones por correo electrónico:



Dorcas - Serie Mujeres del Nuevo Testamento

31/7/15





Hechos 9:36-42

Había entonces en Jope una discípula llamada Tabita, que traducido quiere decir,  Dorcas.  Esta abundaba en buenas obras y en limosnas que hacía. Y aconteció que en aquellos días enfermó y murió.  Después de lavada, la pusieron en una sala.  Y como Lida estaba cerca de Jope,  los discípulos,  oyendo que Pedro estaba allí,  le enviaron dos hombres,  a rogarle: No tardes en venir a nosotros. Levantándose entonces Pedro,  fue con ellos;  y cuando llegó,  le llevaron a la sala,  donde le rodearon todas las viudas,  llorando y mostrando las túnicas y los vestidos que Dorcas hacía cuando estaba con ellas. Entonces,  sacando a todos,  Pedro se puso de rodillas y oró;  y volviéndose al cuerpo,  dijo: Tabita,  levántate.  Y ella abrió los ojos,  y al ver a Pedro,  se incorporó. Y él,  dándole la mano,  la levantó;  entonces,  llamando a los santos y a las viudas,  la presentó viva. Esto fue notorio en toda Jope,  y muchos creyeron en el Señor.

Dorcas o Tabita era un miembro muy amado dentro de la comunidad de creyentes en Jope, una ciudad portuaria próspera a unos 64km de Jerusalén.  

Una pequeña palabra antes del nombre de Dorcas marca toda la diferencia y contextualiza la vida de esta mujer. La primera descripción que se hace de ella es que era una discípula.

Pero no era el asistir a una iglesia o ser parte de un cuerpo de creyentes lo que la convertía en una discípula de Cristo, sino la descripción que se da de ella:

Esta abundaba en buenas obras y en limosnas que hacía.

El decir que alguien o algo “abundaba” indicaba poseer una cualidad en el mayor grado posible (Lucas 5:12, Hechos 6:5).

Dorcas era más que una mujer que hacía caridad o que era benefactora de las viudas de la región. Dorcas sabía lo que es tener un corazón regenerado y esta era la fuente de su vida desprendida y de su abundancia de buenas obras. Primero le dio a Dios su corazón y después, le dio su talento. Dorcas no comenzó a pensar en qué podía hacer para servir a Dios, sino que ella le servía con lo que sabía hacer, que era coser.

A veces buscamos y buscamos qué hacer para servir a Dios y queremos que sea algo “grande”, algo “importante”, “fuera de serie”. Pero, si vemos a esta mujer, ella puso su talento, lo que ella sabía hacer mejor, al servicio de Dios. Y fue Dios el que se ocupó de hacer algo “grande”, “importante” y “fuera de serie” con la vida y el servicio de Dorcas.

El pasaje de Hechos nos cuenta el momento en el que esta mujer muere, justo cuando Pedro estaba en la cercana ciudad de Lida. Dos hombres fueron a buscar a Pedro, en principio para consolar a la congregación, pero seguro que hasta ellos habían llegado las noticias de la sanación de Eneas (Hechos 9:32-34), así que tal vez albergaban la esperanza de que Pedro hiciera algo más.

Una vez que Pedro llegó a la casa de Dorcas, todas las viudas fueron a rodearlo y a mostrarle las túnicas y los vestidos que ella les había hecho. Y, ¿sabes qué? Esto es una conjetura personal, pero tal y como se describe a esta mujer, estoy segura de que la casa estaba llena de personas agradecidas con el servicio de esta mujer.
Dorcas.

Y Pedro hizo entonces algo que nadie esperaba: el milagro de volver a Dorcas a la vida.  

¿Te imaginas el regocijo de los creyentes de Jope al ver de nuevo el rostro familiar de su querida Dorcas? ¡Ah qué celebración! ¡Cuánto agradecimiento en esos corazones!

¿Qué podemos aprender de Dorcas? Para mí la lección principal de esta mujer es la del servicio. Muchas personas están llenas de buenas palabras...pero totalmente vacías de buenas obras. Otras tienen muchas obras...pero carecen de la motivación correcta para hacerlas, la de mostrar con su vida que son verdaderas discípulas de Cristo.

¿Está tu vida reflejando que eres una discípula de Cristo? ¿Abunda tu vida en buenas obras? ¿Estás poniendo tus talentos y dones al servicio de los creyentes o pasas la vida esperando a que se te ocurra esa idea perfecta para comenzar a servir a Dios? No esperes más. Actúa. Comienza a mostrar con tu vida que eres una verdadera discípula y comienza poner lo que sabes al servicio de Cristo.

Contenta en Su servicio,

Edurne


Escribe aquí tu email para recibir mis publicaciones por correo electrónico:



En tu matrimonio, tómate el tiempo para…

29/7/15





...Escuchar
Concéntrate en escuchar más que en hablar. Cuanto más se enfoque el uno en el otro, mejor será la comunicación dentro del matrimonio, lo que lo fortalecerá día a día

Santiago 1:19

Por esto,  mis amados hermanos,  todo hombre sea pronto para oír,  tardo para hablar,  tardo para airarse;

...Pensar
Antes de hablar y compartir tus pensamientos, toma un tiempo para pensar en la mejor manera de comunicarlos. Analiza si lo que vas a decir edifica tu matrimonio o, por el contrario, va a suponer el inicio de un enfrentamiento. ¿Es relevante? ¿De qué manera va a afectar lo que voy a decir a mi pareja?

1 Corintios 14:20

Hermanos,  no seáis niños en el modo de pensar,  sino sed niños en la malicia,  pero maduros en el modo de pensar.

...Orar
Tomar tiempo el uno con el otro es imprescindible, pero tomar tiempo juntos con Dios es básico. Lo más importante dentro del matrimonio cristiano es recordar que no es una relación solamente de dos personas, sino que está formado por tres: el esposo, la esposa y Cristo en el centro. Orar juntos los acerca a Dios y entre ustedes mucho más de lo que puedes imaginar.

Eclesiastés 4:12 

Y si alguno prevaleciere contra uno,  dos le resistirán;  y cordón de tres dobleces no se rompe pronto

...La intimidad
Y por intimidad no me refiero solamente al sexo, sino a estar juntos, abrazarse, besarse, tocarse porque sí. Compartir lo emocional, lo espiritual, lo físico ¡el ser total! De manera única con la persona que Dios ha puesto a tu lado.

Proverbios 5:18

Sea bendito tu manantial, y alégrate con la mujer de tu juventud,

...Ver los problemas
Verlos, analizarlos y resolverlos. Los problemas no se resuelven por sí solos. Si, dentro de la pareja, no son capaces de avanzar en la resolución de los problemas que puedan tener, busquen ayuda de un consejero, de la familia pastoral de la iglesia... No dejen que los problemas lleguen a un punto en el que ya no tengan solución.

Proverbios 8:33

Atended el consejo,  y sed sabios, y no lo menospreciéis.

...Aprender
El uno del otro: gustos, preferencias, aficiones y en general del matrimonio: a partir de la Biblia, de sermones, libros, blogs...

Proverbios 8:11 

Porque mejor es la sabiduría que las piedras preciosas; y todo cuanto se puede desear,  no es de compararse con ella.

...Reírse
Este ha sido el mejor consejo que me dieron antes de casarme. Busquen el lado divertido de las cosas, ríanse en uno con el otro, encajen bien las bromas y disfruten juntos de la vida.

Proverbios 17:22

El corazón alegre constituye buen remedio; mas el espíritu triste seca los huesos.


¿En qué área del matrimonio crees que debes tomarte tiempo esta semana?

Contenta en Su servicio,

Edurne

Escribe aquí tu email para recibir mis publicaciones por correo electrónico: