Bienvenido Mr. 2017

1/1/17



Hay una película antigua muy conocida en España llamada Bienvenido Mr. Marshall, de Luis García Berlanga, en la que cuentan cómo un pueblo de España se prepara para recibir la ayuda económica que el gobierno de los Estados Unidos va a brindar a Europa.


El Plan Marshall fue el principal plan de los Estados Unidos para la reconstrucción de los países europeos después de la Segunda Guerra Mundial, además de un intento de frenar los avances del comunismo en el continente. 


En el pueblo ficticio de Villar del Río los habitantes están contentos porque los americanos van a visitarles con ocasión de la presentación en España del Plan Marshall. A partir de entonces, el día a día de los pueblerinos, del alcalde y del cura se centrará en preparar esa esperada visita del, como dicen ellos, “Señor Marshall”.


Una visita que nunca se producirá, ya que el Plan Marshall nunca llegaría a España por haber sido uno de los países alineados con la Alemania nazi durante la gran guerra europea. 


Al dar la bienvenida al nuevo año, no puede dejar de pensar en esta película. 


Los vecinos de Villar del Río tenían su mirada puesta en la ayuda que los americanos iban a darles. En eso se basaban sus esperanzas de futuro, en eso estaba puesta toda su confianza. Y cuando lo que tenían pensado falló, volvieron a encontrarse hundidos en una mísera posguerra, en un país dominado por una dictadura terrible y en unas condiciones de precariedad amplificadas por haber perdido el tren de Europa. 


Todos los años comenzamos con muchas ganas. Hacemos un repaso de lo que ha sido el año anterior, vemos los fallos y los aciertos, analizamos lo bueno y lo malo que ha pasado y nos hacemos el propósito de que el año que comienza, aun sin errores ni equivocaciones, sea mejor que el anterior. 



Y, muchas veces, ponemos nuestras esperanzas en lo que nosotras podemos hacer por nosotras mismas… solo para fracasar estrepitosamente. 


Por muchos propósitos que nos hagamos, por muchos planes e ideas que tengamos, si todos esos propósitos, planes y proyectos no están acoplados a lo que Dios tiene para nosotras, no van a tener el resultado que esperamos. 


Así que mis planes y propósitos para este año han cambiado un poco…



…Señor, muéstrame qué quieres que haga
…Señor, muéstrame qué quieres que deje
…Señor, muéstrame tu voluntad en cada paso del camino


Quizás los planes de Dios para este año no tengan nada que ver con lo que yo quiero, yo deseo o sueño.


Quizás este año vengan valles, montañas y desiertos. Quizás haya sorpresas desagradables, desvíos de ruta y demoras. Quizás haya temporadas en las que los planes de Dios no terminen de gustarme. 


Pero, incluso en esos momentos, los planes y propósitos de Dios seguirán siendo mejores que los míos, aunque no lo pueda ver.


Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.” 

Jeremías 29:11


Así que, sea lo que sea que venga este año, bienvenido Mr. 2017.


Contenta en Su servicio, 


Edurne




GuardarGuardar

Y será Su nombre

19/12/16




Isaías 9:6

Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.



UN NIÑO NOS ES NACIDO

El Mesías que salvaría al pueblo de Israel, quien traería la victoria y la libertad al pueblo, sería un hombre, un humano, nacido de una mujer. Teóricamente, el Mesías podría haber sido un ángel. O podría haber sido Dios sin humanidad. Pero en la realidad, ninguna de esas dos opciones hubiera calificado al Mesías para ser nuestro salvador y sumo sacerdote como Jesús lo es. El niño tenía que ser nacido.

No hay nada más débil, más incapaz, ni más dependiente que un niño. Teóricamente, el Mesías pudo haber llegado como un hombre adulto, creado como un adulto tal y como Adán fue creado. Pero para que Jesús se identificara completamente con la humanidad, y para demostrar en su vida la naturaleza de servicio que está en Dios, nació como un bebé identificándose plenamente con nosotros.

Hebreos 4:15 - Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.


HIJO NOS ES DADO

Este niño sería un hombre, pero más que un hombre. Él también es el eterno hijo de Dios, la segunda persona de la trinidad. Pero en realidad, ninguna de esas dos opciones hubiera calificado al Mesías para ser nuestro salvador y sumo sacerdote como Jesús lo es.

El hijo tenía que ser dado como pago de nuestros pecados –

Juan 3:16 - Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.


Y EL PRINCIPADO SOBE SU HOMBRO

Ultimadamente, esto será cumplido en el milenio, cuando Jesucristo gobernará la tierra como Rey de Reyes y Señor de Señores (Apocalipsis 20:4-6, Salmo 72, Isaías 2:1-4, Isaías 11, Isaías 65:17-25, Zacarías 14:6-21).

Este último cumplimiento aún está por llegar. Pero aún podemos ver El principado… sobre su hombro en muchas formas.

Los políticos de hoy en día buscan que pueden obtener de ti. Jesús busca que puede hacer por ti.

Los líderes de hoy en día se rodean de sirvientes. Jesús nos rodea a todos con su servicio.

Los líderes de hoy en día buscan construir sus propios imperios. Jesús usa su poder para lavar nuestros pies y limpiarnos y hacernos sentir cómodos.

Los generales de hoy en día requieren de guerras regularmente para mantener sus armas y habilidades y asegurar su propio desarrollo. Jesús trae paz y descanso a los corazones.

Los líderes de hoy en día están desesperados por ser vistos y escuchados. Jesús escogió el anonimato para que Él pudiera ser de utilidad.



Y SE LLAMARÁ SU NOMBRE…

La idea es que estos no serán literalmente nombres del Mesías. En su lugar, estos son aspectos de su carácter, describen quien es Él y que es lo que vino a hacer. En semántica, un nombre no solo identifica o distingue a una persona, expresa la verdadera naturaleza de su ser.

ADMIRABLE

El Mesías es admirable: La gloria de quien es él y lo que ha hecho por nosotros nos debería de llenar de admiración. Tú nunca vas a poder mirar realmente a Jesús tal cual es, conocerlo completamente, y estar aburrido. ¡Él es admirable, y llenara tu mente y corazón con admiración!

Salmo 8:3-4 – Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que tú formaste, digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria,
¿Y el hijo del hombre, para que lo visites?


CONSEJERO

El Mesías es nuestro consejero: Jesús es el único apropiado para guiar nuestras vidas, y debería ser el recurso inmediato de todo cristiano como consejero. Jesús puede ayudarte con tus problemas. Él puede usar las palabras y la presencia de otros cristianos, pero Jesús es nuestro consejero.

El consejo de Jesús es un consejo necesario. El consejo de Jesús es un consejo Fiel, sin ningún interés propio. El consejo de Jesús es un consejo sincero. No es aislado ni sin emociones. El consejo de Jesús es un consejo dulce.

Salmo 16:7 – Bendeciré a Jehová que me aconseja; Aun en las noches me enseña mi conciencia.

Sin embargo, en muchas ocasiones, Dios es el último a quien recurrimos a la hora de pedir consejo.

Isaías 30:1 - ¡Ay de los hijos que se apartan, dice Jehová, para tomar consejo, y no de mí; para cobijarse con cubierta, y no de mi espíritu, añadiendo pecado a pecado!


DIOS FUERTE

El Dios de toda creación y gloria, el Señor que reina en los cielos, el único digno de toda adoración y alabanza. No hay distinción entre el Dios fuerte y el Dios todo poderoso. Ambos títulos son usados para Jesús y Jehová (Apocalipsis 1:8, Isaías 10:21).

Salmo 135:6 – Todo lo que Jehová quiere, lo hace, en los cielos y en la tierra, en los mares y en todos los abismos.

Lucas 1:37 - porque nada hay imposible para Dios.


PADRE ETERNO

La idea en estas palabras hebreas es que Jesús es la fuente o el autor de toda la eternidad, que Él es el Creador mismo.


Colosenses 1:16 - Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.

Y, por supuesto, no solo es eterno, también es Padre. Ese padre amoroso, preocupado y que se ocupa de todas y cada una de nosotras.


PRÍNCIPE DE PAZ

La paz es la armonía espiritual producida por una restauración de una persona con Dios. Y es Jesús quien hace la paz entre Dios y los hombres.

Romanos 5:1 - Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo;

Podemos gozar de paz a causa de la obra de Cristo en la cruz. Esta es la paz profunda y verdadera que viene de una unión con Jesús.



Hace más de 2000 años Dios nos dio a Su Hijo envuelto en humildad, amor y esperanza. Él se convirtió en el regalo perfecto a nuestro mundo herido.

Para las que buscan sabiduría, Él es el consejero admirable.
Para aquellas que llevan pesadas cargas y dolor, Él es el Dios fuerte.
Para aquellas que sufren de rechazo, abuso o se sienten abandonadas, Él es el Padre Eterno.
Para aquellas que viven en miedo e incertidumbre, Él es el Príncipe de Paz.


Dios nos ha dado el mayor regalo y ese es Jesús. Él es lo que necesitas. Ese es el regalo de la Navidad. Él es el sentido de la Navidad, la razón de la celebración.


¡Feliz Navidad!


Contenta en Su servicio,

Edurne




En la salud y en la enfermedad

9/12/16



Salmo 90

Señor, tú nos has sido refugio
De generación en generación.
Antes que naciesen los montes
Y formases la tierra y el mundo,
Desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios.
Vuelves al hombre hasta ser quebrantado,
Y dices: Convertíos, hijos de los hombres.
Porque mil años delante de tus ojos
Son como el día de ayer, que pasó,
Y como una de las vigilias de la noche.
Los arrebatas como con torrente de aguas; son como sueño,
Acabamos nuestros años como un pensamiento.
Los días de nuestra edad son setenta años;
Y si en los más robustos son ochenta años,
Con todo, su fortaleza es molestia y trabajo,
Porque pronto pasan, y volamos.
¿Quién conoce el poder de tu ira,
Y tu indignación según que debes ser temido?
Enséñanos de tal modo a contar nuestros días,
Que traigamos al corazón sabiduría.


Cuando nos casamos, todos repetimos, de una manera u otra las mismas frases...

...en la riqueza y en la pobreza
...en la salud y en la enfermedad
...hasta que la muerte nos separe


En estos días en los que he estado en mi casa he visto a mi madre cuidar de mi padre. La he visto bañarlo, cambiarlo, afeitarlo. La he visto darle de comer, preparar sus medicinas y peinarlo.

Mi padre ya no puede hacer nada por sí mismo. Apenas habla y da unos pasos. Su cabeza tampoco funciona muy bien ya. Hay veces que no sabe con quién está hablando y otras en las que se empeña en cosas como ponerse los zapatos veinte o treinta veces.

Y mi madre está ahí. Al pie del cañón. Algunos días mejor, otros días peor. A veces con más ánimo, otras sin ninguno.

...en la salud y en la enfermedad.

Hay un artículo sobre este tema que me gustó mucho y que leí en The Huffington Post. Te traduzco algunas partes hoy por si te sirve de ayuda, de ánimo o desafío.


El tiempo, como un arroyo de corriente incesante, pronto nos arrastra a todos. Volamos, olvidados, como un sueño muere al comenzar el día. Oh Dios, nuestra ayuda en los tiempos pasados, nuestra esperanza para los años por venir. Sé tú nuestro guía mientras dure nuestra vida y sé también nuestro hogar eterno.

Nuestro Dios, nuestra ayuda”, verso 4. Himno por Isaac Watts.


El Sr. G. Nos contó la historia de cómo conoció a su esposa más de 72 años atrás. A los 95 años de edad, hablaba de ese día como si no hubiera pasado el tiempo. Y, aunque la memoria de su esposa se va evaporando poco a poco, ambos sonríen al recordarlo. Qué lindo creer que algún día, a los 95, tu pareja pueda, no solo estar viva, sino hablar con admiración y afecto profundos del primer encuentro, décadas atrás.

El Sr. G. dejó claro que su gozo no está limitado al pasado o a cuando ambos eran jóvenes…

…Amar significa sacrificarte por la otra persona. Esta es la mujer que amo. Uno no abandona a alguien a quien ha amado durante 70 años.


Imagino que todos aspiramos a tener un amor que dure. Uno que permanezca firme cuando estemos enfermos, débiles o perdamos la cabeza, cuando esperemos que la memoria de lo que hemos sido triunfe sobre la realidad de aquello en lo que nos hemos convertido.

______________________________________________


Este es un tipo de amor que perdura a lo largo de los años, que permanece firme y estable a pesar de las muchas tormentas de la vida, que se fortalece ante el desgaste de la rutina y prosigue ante viento y marea en las pleamares de la vida.

Ese es el amor que quiero cultivar en mi matrimonio. No puedo pretender que dentro de 40 años la relación de pareja entre mi marido y yo esté fuerte y saludable si no la he cultivado, si no hemos trabajado y nos hemos esforzado por crecer juntos, por superar obstáculos juntos… por vivir juntos.

Los matrimonios fuertes no son aquellos que no tienen problemas, sino los que toman la decisión de enfrentarlos y superarlos juntos.

Dentro de la dureza de la situación de mi padre, es muy lindo ver el cuidado amoroso de mi madre, su atención, su cariño hacia su esposo de 50 años. No sé lo que nos espera a mi esposo y a mí, pero es mi deseo cultivar una relación que nos permita vivir nuestro amor hasta el final…

…en la salud y en la enfermedad
…hasta que la muerte nos separe.

Contenta en Su servicio,

Edurne