19/9/14

Por la fe…Noé







Hebreos 11:7

Por la fe Noé,  cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían,  con temor preparó el arca en que su casa se salvase;  y por esa fe condenó al mundo,  y fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe.


Noé es la imagen de alguien que ha dado testimonio del Señor durante tiempos difíciles; alguien que ha vivido a través de esos tiempos fielmente, resistiendo hasta el final. 

Dice Génesis 6:5 que “la maldad de los hombres era mucha en la tierra y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal”. Y Dios se cansó de ver la maldad de los hombres, de ver cómo el pecado los consumía y dijo: “raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado” (Génesis 6:7).

Pero…

…pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová (Génesis 6:8)

De entre todos los hombres que habitaban la tierra en ese momento, tan solo había uno que se destacaba y que no participaba del pecado generalizado de su generación. Génesis 6:9 describe a Noé como un varón justo, perfecto en sus generaciones y dice que Dios caminó con Noé.


Noé creyó en Dios en su vida ordinaria. Es fantástico tener fe cuando nos enfrentamos a las pruebas, pero es esencial tener fe para nuestra vida diaria. ¿Tienes fe en Dios en tu vida diaria? ¿Tienes fe en lo que Dios va a hacer contigo y con tu familia, con tu vida? ¿Tienes fe en la providencia, en el cuidado, en la provisión de Dios? ¿Tienes fe en el Dios que cumple Sus promesas, en el que contesta tus oraciones? La fe debe ser un continuo en nuestras vidas, no algo ocasional.


En este capítulo 6 de Génesis Dios comienza un diálogo con Noé en el que le dice, básicamente, que ya no soporta seguir viendo la corrupción de la tierra, que ha decido destruirlo todo yo comenzar de nuevo y que quiere que Noé haga un arca de madera para que se salven él, su familia y una pareja de cada animal. Dios da órdenes precisas a Noé sobre cómo debe ser construido ese arca.

Leyendo de nuevo la historia de Noé pienso qué pasaría por mi cabeza si Dios llega mañana y me dice: “voy a destruirlo todo, vas a hacer un arca así y así”. No sé tú, pero ¡yo creo que me desmayaría ahí mismo!

Y algo que me llama la atención es que Noé hizo todo, tal y como Dios le había dicho que lo hiciera (Génesis 6:22; 7:5; 7:9; 7:4). Sin preguntar, sin cuestionar, sin pedir explicaciones, obedeció a Dios al pie de la letra y con prontitud.

Dios habló con Noé de algo que no había pasado nunca. Su fe se mostró no solo en aceptar que el diluvio vendría y que la tierra iba a ser destruida, sino en hacer todo lo que Dios le dijo le había dicho que hiciera. Y Noé lo hizo movido por su temor de Dios y por su confianza en Él.


Noé creyó lo que parecía improbable, si no completamente imposible. No hay mar en el lugar en el que vivía Noé. Él tenía que construir un arca que flotaría en el mar o en una gran masa de agua, algo que no había en ningún lugar cercano a donde vivía. ¿Cómo lo llevaría al agua? ¿Cómo haría que flotara? ¿Imaginas las burlas de la gente al ver que estaba construyendo un arca que, aparentemente, no servía para nada?


Pero Noé sabía que eso había sido lo que Dios le había encomendado y que Dios no se equivoca. ¿Alguna vez  has sentido que Dios te ha llamado a hacer algo pero lo has desechado porque “no es tu estilo” o porque “no sirves para eso” o porque “no va con tu estilo de vida”? Noé tuvo fe en lo que Dios dijo, creyó en algo que parecía imposible. 

“La fe que cree lo probable, es la fe de todo el mundo. La fe que cree lo probable confía parcialmente en el Señor y parcialmente en sí misma. Pero la fe que no se preocupa por lo posible ni lo probable y que descansa únicamente en la Palabra de Dios, es la fe que actúa cuando Dios habla.” – Spurgeon


La fe de Noé es una fe práctica, una fe que se pone manos a la obra, una fe que nos empuja a la acción. La fe verdadera siempre va a buscar hacer algo, tal y como vemos continuamente el libro de Santiago:


Santiago 2:17

“Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma”

No somos salvas por las obras, sino por la fe. Pero esa fe debe motivarnos a hacer. Podemos decir que una fe viva se acompaña por obras. No podemos ver la fe de alguien, pero sí podemos ver el resultado de esa fe a través de sus obras.


¿Tus obras están mostrando tu fe en Cristo? ¿Qué puedes hacer? ¿Cómo puedes vivir tu fe, en qué cosas puedes involucrarte para servir a Dios? Poner nuestra fe en práctica no siempre es fácil, pero sin duda, como creyentes, tenemos que mostrar nuestra fe a través de nuestras obras de la misma manera que hizo Noé.



Contenta en Su servicio,

Edurne





18/9/14

Día a Día mi menú - nueva página




Te presento una nueva página para ayudarte en tu faceta como ama de casa: Día a día mi menú.




En palabras de Claudia Ramírez, una de las creadoras, Día a día mi menú se describe así:

Creemos que el ser amas de casa es un llamado amarnos a nosotras mismas y a quienes están a nuestro alrededor, entendiendo amar como hacer lo correcto, de la mejor forma y con buena actitud. www.diaadiamimenu.com te permite amarte a ti y a tu familia, preparando cada día un menú distinto, balanceado, nutritivo y delicioso.



Es por esto que DÍA A DÍA MI MENÚ es una idea que surge exaltar el valor de la mujer en el hogar, valor en lo que hace sobretodo al cocinar, ya que al hacerlo esta cuidando a su familia, esta expresando amor, esta administrando el hogar, y pensando en la salud de sus miembros. 



Sabemos que la mujer no sólo aporta valor al hogar desde las labores en la cocina, obviamente, que sus muchos roles hacen que esta tarea se vea como desgastaste, y que pierda emoción al hacerla, por lo que DÍA A DÍA MI MENÚ, ayuda a la mujer a no tener que pensar que preparar cada día, ya que nosotros le planificamos el menú de acuerdo a las necesidades particulares de su familia, le damos la receta en forma detallada, y le entregamos la lista de mercado.   Somos más que recetas, somos una herramienta para facilitar la importante labor en el hogar, sea que el ama de casa se encuentre trabajando fuera o permanezca allí.



Por eso te invitamos a conocer www.diaadiamimenu.com, ya que es una excelente herramienta que te permite llevar una correcta y más variada alimentación al contar con un menú distinto para cada día; tener una preocupación menos y por lo tanto un mejor ánimo al no tener que pensar que preparar cada día; y además te permite ahorrar dinero porque al tener una lista de mercado con las cantidades necesarias no comprarás en exceso ni desperdiciarás comida.”


Estuve echando un vistazo a la página y me gustó mucho lo que vi. Si bien los menús y las planificaciones hay que comprarlas, la página tiene un blog con un montón de artículos (esos sí son gratuitos) sobre alimentación, nutrición, tips, compras, niños, salud… ¡un poco de todo! Puedes seguir Día a Día mi menú también en Facebook.

https://www.facebook.com/diaadiamimenu?fref=ts


¡Ya me contarás qué te parce!


Contenta en Su servicio,


Edurne





16/9/14

Mi descanso…Salmo 23





En esta semana mis días suelen comenzar así:




Y suelen terminar así:




Entre una foto y la otra hay exactamente lo mismo que hay en la mayoría de las casas: un esposo, hijos, mascotas, trabajo, tareas, escuela, cocina, lavadora, limpieza, compras…y muchas, muchas cosas más.

Desde que mi esposo se fue a la selva el domingo pasado estoy extremadamente cansada. No duermo bien y me arrastro durante el día intentando hacer todo lo que normalmente hago, pero no lo consigo. Simplemente, no llego.

La pila en el fregador es cada vez más alta, el desastre de los niños es cada vez más grande, la lista de cosas por hacer es cada vez más larga y mi paciencia cada vez más corta.

Y necesito…NECESITO refrescar mi alma.

En estos momentos en los que mi cerebro está fuera de servicio, mi cuerpo no responde y mi actitud apesta necesito refrescar mi alma. Y vuelvo a lo conocido, vuelvo a esos versículos amados que me han sostenido y que han dado nuevo aliento a mi alma una y otra vez.

Vuelvo al Salmo 23.

Jehová es mi pastor;  nada me faltará.
En lugares de delicados pastos me hará descansar;
 Junto a aguas de reposo me pastoreará.
Confortará mi alma;
 Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.
Aunque ande en valle de sombra de muerte,
 No temeré mal alguno,  porque tú estarás conmigo;
 Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.
Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores;
 Unges mi cabeza con aceite;  mi copa está rebosando.
Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida,
 Y en la casa de Jehová moraré por largos días.

Jehová es mi pastor. Es quien me cuida, quien me guía, quien me lleva de la mano, quien está conmigo en cada momento. Jehová es mi pastor y con Él, nada me va a faltar…
…no me va a faltar Su aliento
…no me va a faltar Su amor
…no me va a faltar Su cuidado
…no me va a faltar Su provisión.

En lugares de delicados pastos me hará descansar. Junto a aguas de reposo me pastoreará. Cierro mis ojos mientras leo este versículo y mentalmente me traslado a un campo verde lleno de flores, con mariposas revoloteando, pájaros cantando, un cielo azul, un riachuelo fluyendo sereno…y automáticamente mi pulso desciende, mi respiración se alarga y puedo descansar. Comienzo a sentir la paz dentro de mi tormenta, a relajar mi espíritu y mi mente y a experimentar la presencia de Dios cerca, muy cerca.

Confortará mi alma. Me librará del temor, de la preocupación, de la angustia, del miedo. Me guiará por sendas de justicia por amor a su nombre. Me llevará de la mano, me guiará en mi día ocupado, ajetreado y lleno de actividad…y lo hará por amor. Por puro amor por mí.

No temeré los valles de sombra de muerte, no temeré mal alguno porque tú estarás conmigo. Tú me ayudarás a sobrellevar los días de soledad en los que no hay comunicación alguna con mi esposo mientras está en la selva. Tú me ayudarás a contestar las preguntas de mis hijos y a enjugar sus lágrimas al extrañar a su papá. Tú me ayudarás a confiar en Ti, en Tus planes y en Tus propósitos, pase lo que pase. Porque tu vara y tu cayado me infundirá aliento.

Mi copa está rebosando…pero ya no de cansancio, ni de preocupación, sino de Tu amor, de Tu cuidado, de Tus tratos con mi vida, de todos y cada uno de los detalles por medio de los cuales me muestras que estás ahí. Oh sí mi copa rebosa. Rebosa de gratitud, rebosa de ánimo, rebosa de paz…
…rebosa de descanso. Por fin, mi tan anhelado descanso.

En la casa de Jehová moraré por largos días…Sí Señor, en Tu casa moraré por largos días, en Tus brazos viviré por largos días, en Ti mi alma se refrescará por largos días.

Cuando estás cansada, cuando tu cerebro no  funciona, cuando ya no puedes más ¿Cuál es el pasaje de la Escritura que te ayuda a recuperar el aliento? Escríbelo, imprímelo, pégalo en el espejo, memorízalo y deja que la Palabra de Dios refresque también tu alma hoy.


Contenta en Su servicio,

Edurne



Introduce tu email para suscribirte al blog:


Delivered by FeedBurner