Una persona es una persona sin importar su tamaño

17/4/15





         Una persona es una persona sin importar su tamaño.

         Esta frase no es mía, me temo, es de un elefante llamado Horton, que pasa por todo tipo de cosas para defender a los diminutos habitantes de Villaquién en la historia del Dr. Seuss Horton y el mundo de los quién. Pero es una frase que me hace pensar, y mucho en nosotras las mujeres.

         Una persona es una persona sin importar su tamaño.

         Sin importar que sea alta, baja, gorda, flaca; sin importar la talla de vestido o de zapato que usa, sin importar el tamaño de su busto, de sus orejas, su nariz, sus ojos o su cuello. Sin importar el tamaño de sus caderas, sus tobillos o sus manos...

         ...Una persona es una persona sin importar su tamaño.

         Más aún: una persona merece respeto sin importar su tamaño. Respeto de los demás y, sobre todas las cosas, respeto de ella misma. Nosotras somos las mayores críticas que tenemos y somos especialistas en criticarnos a nosotras mismas, en sacar a la luz nuestros defectos y tamaños, en angustiarnos porque no llegamos al “estándar”, a la norma y al tamaño “correctos” que se consideran bellos en la sociedad en la que vivimos. Una persona merece amor sin importar su tamaño, amor de los demás y amor de ella misma.

         ¿Me puedes hacer un favor hoy? ¿Puedes devolverle la sonrisa a esa mujer hermosa que te está mirando desde el espejo? ¿Puedes mirarla con amor y con respeto sin sacarle en cara el tamaño de su barriga o de sus muslos? ¿Puedes mirarla como lo que es, una bella criatura creada a imagen y semejanza del Señor?

Mateo 6:27 “¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo?”

         Querida amiga ¿por qué te castigas por aquellas cosas que no puedes cambiar? No puedes cambiar tu estatura, no puedes cambiar tus pies, ni el color de tus ojos o tus orejas. No puedes evitar las arrugas, ni las canas, ni el efecto de la gravedad en tu cuerpo... Y, aunque sí hay otras cosas que puedes cambiar y mejorar sobre ti misma, deja a un lado la crueldad mientras no lo puedes hacer. Afronta los desafíos de tu cuerpo con ánimo, con cariño, no de forma destructiva.

         Aprende a aceptarte tal como eres para, a partir de ahí, cambiar esos “tamaños” en los que te has descuidado. Deja de compararte con otras mujeres, ya basta de querer ser alguien más. ¿Te das cuenta de que la necesidad continua que a veces tenemos de compararnos con otras (y destrozarnos en el proceso) viene de Satanás? Te hace perder el gozo, pierdes fuerza, energía, ánimo, dirección, propósito... Y dejas de creer en ti misma, dejas de valorarte por quién eres y comienzas a medir tus éxitos y fracasos por cómo te ves. Dios no nos hizo diferentes para que pudiéramos compararnos unas con otras. Dios nos hizo diferentes porque se tomó el tiempo necesario para hacer de cada una de nosotras individuos únicos y especiales.

         Acéptate... Ámate y pasa a la acción.

         Pero por favor, recuerda que una persona es una persona sin importar su tamaño. Sé amable contigo misma hoy.

         Contenta en Su servicio,

         Edurne



Escribe aquí tu email:



Protege tu matrimonio

14/4/15






Las cosas de valor son protegidas contra cualquier peligro que pueda acecharlas. Aseguramos nuestras casas y nuestros carros contra accidentes, robos, incendios… Guardamos las joyas en cajas de seguridad, ponemos los libros antiguos y la vajilla cara en vitrinas… Pero, ¿Hacemos lo mismo con nuestros matrimonios? ¿Nos tomamos el mismo esfuerzo en proteger y asegurar nuestra relación de pareja?

Incluso cuando las cosas van bien dentro de nuestra relación con nuestro esposo, es sabio tomar ciertas precauciones. Si bien cada matrimonio tiene circunstancias y desafíos diferentes, hay cosas comunes que podemos tener en cuenta para protegerlo de enemigos externos… e internos.

Protege tu matrimonio a través de su tiempo diario con Dios

Nuestro tiempo personal con Dios es esencial para nuestra vida espiritual e impacta enormemente en nuestra relación de pareja. No solo deberíamos dar prioridad a nuestro tiempo personal con Dios, sino también a nuestro tiempo conjunto con Él. Un matrimonio se fortalece al meditar juntos en la Palabra de Dios y también se fortalece al orar el uno por el otro y orar juntos de manera constante.

Protege tu matrimonio poniendo barreras en su relación con otros hombres o mujeres

Durante todos estos años hemos mantenido la costumbre de evitar estar a solas con otros hombres o mujeres. Por supuesto, ha habido numerosas excepciones a esto, con personas de nuestra entera confianza y amigos de ambos. Pero, en general, es una barrera que hemos intentado mantener.
También hemos puesto barreras en internet, especialmente en Facebook. Yo conozco todas las claves de mi esposo y mi esposo conoce todas mis claves de internet. La computadora está en la sala de estar, en un sitio en el que cualquiera puede ver la pantalla. Mi esposo usa mi celular y yo utilizo el suyo también con normalidad. Si hay algo en lo que mi esposo no puede participar, pues tampoco yo lo hago.

Protege tu matrimonio pasando tiempo de calidad el uno con el otro

Una de las mejores maneras por medio de las cuales podemos prevenir la infidelidad, la rutina o el agotamiento del matrimonio es pasando tiempo de calidad con nuestra pareja y supliendo las necesidades emocionales, físicas y afectivas el uno del otro.
En mi caso personal, mi esposo y yo somos tan distintos y tenemos gustos tan diferentes, que tenemos que hacer un esfuerzo grande para encontrar ocasiones en las que podamos pasar tiempo de calidad haciendo cosas que nos agraden y nos llenen a ambos. Y, en estos años, también hemos aprendido a ceder en las cosas que no nos emocionan demasiado pero que al otro le agradan. Todo es cuestión de voluntad y de ser intencionales a la hora de buscar esos tiempos especiales.


Protege tu matrimonio no hablando mal de la otra persona

A veces nos desahogamos con otras personas de los problemas que surgen dentro del matrimonio. Yo tengo una muy buena amiga y compañera de oración con la que reconozco que he hablado de más sobre mi esposo. Hay que separar muy bien lo que son motivos de oración y situaciones que se puedan compartir con otras personas de confianza y lo que son puras quejas y desahogos que no llevan a nada productivo.


Protege tu matrimonio  a través de la comunicación fluida

A veces nuestros horarios son complicados y nos falta el tiempo material para hablar largo y tendido con nuestra pareja. Pero, de nuevo, es una cuestión de buscar el momento para charlar sobre el día, sobre cómo nos sentimos, problemas que hayan surgido, hablar de los niños, compartir sueños, hacer planes para el futuro… ¡De todo! Dejemos siempre abiertos los canales de comunicación en la pareja. 


¿De qué otras formas proteges tu relación matrimonial?


Contenta en Su servicio,

Edurne




Escribe aquí tu email:



Ideas para aumentar tu productividad

13/4/15




¿No te sucede que a veces te faltan horas del día para hacer todo lo que tienes que hacer? A mí me pasa continuamente.

Soy amante de hacer listas y listas de tareas, proyectos, ideas, recados… y, al final, las listas se me acumulan y tengo que agotarme hasta el cansancio para poder completar lo que hay en mis listas.

Así que he estado buscando ideas para aumentar la productividad de nuestros días o para organizar mejor nuestro tiempo. ¡Todas somos mujeres ocupadas! Así que espero que alguna de estas ideas te sirva para que tus días fluyan y consigas cumplir con todas tus obligaciones dejando tiempo para disfrutar de los tuyos y de algo de tiempo para ti.

Ora

Sí, siempre digo lo mismo, lo sé. Pero tener nuestro tiempo con Dios en cuanto nos levantamos, encomendarle nuestro día y pedirle que nos guíe a la hora de tomar decisiones nos ayuda a mantenernos centradas  y enfocadas.

Escoge los tiempos

¿En qué momento del día eres más efectiva? ¿Eres de las que rindes más en las mañanas, en las tardes o en las noches? Arma tu horario del día dejando para esas horas de mayor productividad las tareas que sabes que te van a ocupar más tiempo o un poder mayor de concentración.

Desecha

Si eres de las que, como yo, hace listas de las cosas que hay que hacer, repásala varias veces al día y desecha todas aquellas cosas que no sean realmente necesarias o que puedas dejar para otro momento.

Haz lo más difícil primero

A este concepto se llama “comerse la rana”. Piensa en esa tarea que menos te gusta hacer y hazla al principio de tu día. En mi caso, mi rana es planchar. Si empiezo mis tareas en casa planchando, me quito lo que más me cuesta hacer temprano y así no arrastro todo el día con la obligación de hacerlo.

Ponte un objetivo específico cada día

Decide algo que sí o sí tienes que hacer en el día y márcate el objetivo de llevarlo a cabo pase lo que pase.

Haz las cosas similares juntas

Si vas a entrar en Facebook, utiliza la misma franja de tiempo para revisar el email, leer los blogs o hacer alguna otra cosa en la computadora. De esa forma, una vez que terminaste, no es necesario que vuelvas a sentarte y encenderla de nuevo…¡y volver a caer en el agujero negro del Facebook!

Pon un cronómetro

Aunque lo que tengas que hacer vaya a durar horas, pon un cronómetro en treinta minutos para exigirte a hacer lo máximo posible en esa media hora. Tómate un breve descanso, toma un vaso de agua y regresa por otros treinta minutos más si es necesario.

Elimina las distracciones

Durante los tiempos en los que debas estar concentrada para llevar algo a cabo, apaga el celular, el televisor y la computadora. No tengas a tu alrededor cosas que puedan distraerte de lo que debes hacer.

Delega siempre que sea posible

Muchas de nosotras tenemos completo de superwoman: si no lo hacemos nosotras, no se hace bien. Pero, al final, hay personas a tu alrededor que pueden hacer algunas de las cosas que hacen que tu día esté demasiado cargado. En mi caso, por ejemplo, a medida que mis hijos crecen, van tomando responsabilidades en casa, cosas de acuerdo a su edad que me ayudan a no tener que hacerlo todo todos los días (si buscas ideas de tareas para niños según su edad mira este enlace)


¿Qué más ideas para organizar mejor tu día utilizas? ¿Qué cosas te funcionan para que administrar mejor tu tiempo? ¡Comparte!


Contenta en Su servicio,





Escribe aquí tu email: