Entradas

Mostrando entradas de abril, 2011

Serie - El Fruto del Espíritu/ 1 - El Fruto

Imagen
“Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza…” (Gálatas 5:22-23) ¿Cree que su carácter refleja las nueve características del Fruto del Espíritu que aparecen en los versículos que acaba de leer? Piense en cada una de ellas e intenta ver qué caracaterísticas le definen y cuáles no. Por supuesto, hay áreas en las que se verá mejor, del mismo modo que habrá otras de las que preferiría no hablar. Si puede leer la lista sin ruborizarse o sin sentir que le sobra alguno de los elementos, ¡Felicidades! Realmente el Espíritu Santo ha hecho un gran trabajo en su vida. Pero si su respuesta es que hay áreas en las que aún debe crecer, como nos pasa a la mayoría, ¡Ánimo! Estamos juntas en este barco de conocer a fondo las características del Fruto del Espíritu y de aprender cómo hacerlas nuestras. El fruto del Espíritu es el resultado de la obra del Espíritu Santo en nuestras vidas. Precisamente por eso encontramos tan difícil ve…

Cómo preparar un estudio bíblico - taller

¿POR QUÉ DEBO ENSEÑAR? “Y él mismo constituyó… maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo” Efesios 4:11-12 “La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones a Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales” Colosenses 3:16
La enseñanza fue reconocida por la iglesia primitiva como algo esencial para el crecimiento espiritual y el desarrollo del creyente (Hechos 11:26); de hecho, era algo que los primeros cristianos hacían todos los días (Hechos 5:42), tal y como el Señor Jesús hacía durante su ministerio en la tierra (Lucas 19:47). El propósito de enseñar es preparar a los creyentes para el ministerio, ayudarlos a encontrar su lugar en el cuerpo de Cristo, darles herramientas para que puedan crecer espiritualmente. La enseñanza también forma parte de nuestro ministerio como mujeres. No es nuestra responsabilidad…

Para comenzar el ministerio de mujeres - liderazgo

El Ministerio de Mujeres de una iglesia provee a las mujeres de una hermosa oportunidad de participar en la construcción de una fe común con fuertes lazos interpersonales al adquirir un compromiso para edificar a otras mujeres a través del Discipulado y del estudio de la Palabra de Dios y al traspasar las puertas de la iglesia para alcanzar a mujeres que no conocen a Cristo.
El Ministerio de Mujeres debe: vMantener su énfasis en edificar relaciones de amor entre las mujeres de la iglesia, nutriendo esas relaciones por medio de eventos que promuevan la comunión entre ellas y de oportunidades para una intimidad más profunda. vApoyar a las mujeres que trabajan en algún ministerio dentro o fuera de la iglesia y animar a otras a que acepten el llamado de Dios al ministerio. vObservar las necesidades de la comunidad en la que la congregación está localizada, desarrollar programas que apunten a suplir esas necesidades y proveer a las mujeres de oportunidades para hacer vínculos con esa comunidad…