Encuentra la Cruz en el pesebre

23/12/11

Ven al pesebre y encuentra la Cruz en Navidad.
Ven.
Ven al pesebre, donde está escrito “Este es mi regalo para ti, mi amado”


Sí, Jesús nació por ti. El es el regalo perfecto de Dios. Pero no vino solo, Dios también quiso darte otros regalos:

1. El Regalo de Todo lo que Necesites
“El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?” (Romanos 8:32)
Lo imposible ya está hecho.
Ahí está, en el pesebre. Dios te ha dado a Su Hijo como regalo para justificarte. Te ha dado lo imposible.
Si Dios ya te ha dado lo imposible, entonces todo lo demás es posible. No solo es posible, es Su promesa.  

2. El Regalo del Descanso
Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. (Mateo 11:28 )
Descanso. ¡Oh!, ¿Cómo lo sabía? ¡Justo lo que necesito! ¿Cómo sabía Dios lo cargada que estabas, lo duro que lo has intentado y todo lo que te queda por avanzar?
Sólo céntrate en el pesebre.
Cuando tus ojos están puestos en Cristo, el descanso real, el de verdad, es tuyo y todo lo demás se desvanece.
Adelante. Acepta el regalo. Descansa en El.

3. El Regalo de la Paz
La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.” (Juan 14:27 )

La paz no es un lugar al que ir. Es una Persona con la que caminar.
Siempre hay paz en la Persona de Cristo. Sea lo que sea que esté delante de ti, sólo sigue en compañía de la Persona que te da la Paz.
Esta puede ser la temporada más oscura del año. Pero ahí está esa luz. La luz sobre el pesebre, brillando sobre lo oscuro, calentando cada lugar en sombra con su calor. La Luz del Mundo.
“El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz” (Isaías. 9:2)


¿Lo ves? Tenías que abrir tus regalos ¡Tienes buenas razones para celebrar!
Celebra una Navidad que no pueda ser comprada.
Una Navidad que no sea una cosa que dar, sino una Persona que recibir.
Una Navidad que sólo pueda encontrarse en lo inesperado, en el milagro.
En la Persona de Cristo.
Un misterio tan grande en un bebé tan pequeño – el Dios infinito se hace Niño.
Jesús, el  bebé, viene en Navidad de la misma forma que Cristo, el Sa
lvador, viene en la Cruz.
No habría Cruz sin Navidad
¿No es motivo para celebrar?


¡Feliz Navidad!
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario