Fanny Crosby




 

          Reconozco que me encantan las biografías. Leer sobre la vida de otras personas, sobre sus luchas, sus triunfos, su relación con el Señor enciende mi corazón y me anima a seguir adelante. Hoy traigo la biografía de Fanny Crosby, una de las que suelo releer cuando todo a mi alrededor es, simplemente, demasiado.
            Fanny Crosby, fue una de las compositoras de himnos más prolíficas de la historia a pesar de haber quedado ciega a poco de su nacimiento. Durante el transcurso de su vida llegó a ser una de las mujeres más conocidas de Estados Unidos.

            Fanny Crosby nació en Southeast, New York el 24 de marzo de 1820 en el seno de una familia muy pobre. Sus Padres se llamaban John y Mercy Crosby. 
            Cuando tenía unas seis semanas de edad sufrió una inflamación en sus ojos. Un mal tratamiento agravó la inflamación quedando como resultado una ceguera permanente.

            Su padre murió cuando ella tenía solo un año de edad, así que quedó al cuidado de su madre y su abuela. Estas mujeres, devotas creyentes, educaron a Fanny en los principios de la fe cristiana. Cuando Fanny creció, pasó a formar parte activa de la Iglesia Metodista Episcopal en la ciudad de Nueva York. A la edad de quince años, se enroló en la Escuela para ciegos de Nueva York donde estuvo durante siete años. Allí aprendió a cantar, a tocar el piano y la guitarra. Después de graduarse, ella misma sería maestra de música e inglés en la misma institución.

          Componía sus poemas e himnos enteramente en su mente y después los dictaba a otra persona para que los escribiera. Solía crear y guardar en su memoria unos doce himnos antes de dictarlos.
            Crosby nunca demostró amargura debido a su incapacidad. A los nueve años escribió:

"Oh una qué alma feliz soy
aunque no puedo ver;
He resuelto que en este mundo
contenta estaré.
Cuántas bendiciones disfruto,
que otra gente no ..."

            Ella comentó más adelante: “Ni por un momento, en más de 85 años, he sentido el más mínimo resentimiento contra Dios  porque siempre he creído que el buen Señor, en su infinita misericordia, de esta manera me consagró para la obra que todavía me permite realizar. Puede ser que no hubiera cantado los himnos de alabanza a Dios si otras cosas hermosas o interesantes me hubieran distraído. Cuando recuerdo cómo he sido bendecida, ¿cómo puedo replicar? Puede que la oscuridad arroje una sombra sobre mi visión externa, pero no hay ni una nube que puede detener la luz de la esperanza de un alma confiada. Cuando llegue al cielo, lo primero que veré gustosa será el rostro de mi Salvador

            El 12 de febrero de 1915 la anciana Fanny Crosby entregó su alma al Señor y fue sepultada en la ladera de la montaña en Bridgeport, Connecticut. Su devoción sorprende a través de las épocas. Su vida ha sido, y sigue siendo, un ejemplo de piedad.
¿Hay algo que te está deteniendo de vivir una vida en plenitud para Dios? El ejemplo de Fanny Crosby debe ayudarnos a ver que no hay obstáculo demasiado grande para servir al Señor. Sea cual se la excusa que estés utilizando para no entregar tu vida completamente a Dios… ¡ya es hora de dejarla a un lado! Vive una vida plena para Dios. Vale la pena.





Comentarios

  1. Anónimo1/8/13 16:59

    me encanto la vida de fanny crosby soy lectora entonces me gusta...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario