Ejemplo en Amor

14/2/12



“Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, AMOR, espíritu, fe y pureza.” 1 Timoteo 4:12

           
            Hoy es 14 de Febrero, un día perfecto para hablar sobre el amor y cómo ser de ejemplo en amor. Especialmente en un día como hoy,  vemos que mucha gente habla sobre el amor. Hay canciones de amor, libros de amor, poemas de amor… se habla sobre el amor perdido, el amor recuperado, el enamoramiento… ¡tantas cosas! Y, sin embargo, la mayoría de las personas que hablan sobre el amor, no lo conocen. ¿Sabes cuál es el libro de amor más maravilloso que existe? La Biblia ¿Y sabes por qué? Porque cuenta la historia de alguien que murió de amor por ti, de Jesucristo, quien te amó tanto, tanto, que QUISO morir por ti ¿Qué mejor historia de amor puede haber?
            Basándome en el amor de Jesús por cada una de nosotras puedo decir entonces que el amor no es un sentimiento, no se trata de “mariposas en el estómago”. El amor es una decisión, es un acto de la voluntad. Escojo amar porque Dios me ama; escojo amar porque Jesús decidió morir en la Cruz por amor a mí.

Profundizando en la Escritura
            Lectura: 1 Corintios 13:1-8
            La Biblia dice que el amor es de Dios. De hecho, dice que Dios ES amor (1 Juan 4:1). El amor es una de las primeras características de Dios. Los seres humanos somos creados a imagen y semejanza de Dios, por lo cual, El mismo nos ha dado la capacidad de amar.
            La definición más básica de amor implica conocer a Dios  y guardar Sus mandamientos (Juan 14:21; 1 Juan 3:16-19; 5:2-3). Conocemos a Dios a través de la relación personal con Su Hijo Jesucristo que tenemos por haber creído en Su obra redentora en la Cruz (Si no tienes una relación personal con Jesús, por favor, ve un momento a la página “pasaje de ida” de este blog) y guardamos sus mandamientos cuando caminamos en el Espíritu, cuando aprendemos a vivir de la forma en la que a Dios le agrada y somos guiados por el Espíritu Santo.
            El Nuevo Testamento está escrito en griego, que es una lengua mucho más precisa que el español en sus términos. Es por eso que para nuestra palabra castellana “amor”, el griego usa tres palabras: “agape”, “eros” y “fileo”, cada una de ellas con un matiz diferente:
            Fileo: indica un amor recíproco entre dos personas. Se ejemplfica por medio del amor entre amigos o entre hermanos. De este término viene nuestra palabra “filial”. Es el amor fraternal  tierno, amistoso, que implica cercanía, compartir mutuo, compañía. (Juan 16:27. 1 Tesalonicenses 4:9)
            Eros: es el amor sexual, el amor carnal, el que provoca ese enamoramiento, ese deseo que muchos confunden con verdadero amor y que pasa rápido. Es un tipo de amor que busca complacencia para sí mismo.
            Agape: Es el tipo de amor de Dios, es la forma de amor desinteresada y total con la que Dios nos ama y es también la forma de amor que Dios nos manda tener entre los seres humanos (Juan 13:35; Efesios 5:2). Es el amor que se basa en los beneficios para el objeto amado, no para uno mismo. Se concentra en el sacrificio personal para el beneficio y bien del otro sin esperar nada a cambio (Juan 3.16; Romanos 5:8; Juan 15:12,13). Pablo describe este tipo de amor con detalle en 1 Corintios 13:1-8.

Sigue lo bueno
            Jonatán – (1 Samuel 18:1-4; 19:1-10; 20:1-42) Amó a David “como a sí mismo” y se lo demostró con lealtad al protegerlo hasta de su propio padre.
        
Aborrece lo malo
            Jezabel – (1 Reyes 16:31 – 2 Reyes 9:37; Apocalipsis 2:20) Su nombre está estampado en la historia como la representación de la mala esposa, de la mujer maliciosa, vengativa y cruel, perseguidora acérrima de todo lo que tuviera que ver con Dios.
           
Profundizando en mi interior
            Ya hemos visto que el amor es una actitud, no un sentimiento que depende de nuestras emociones. Es la intención de suplir las necesidades reales de otros. Para ser un buen ejemplo en amor, haz una lista de las personas a tu alrededor y anota de qué formas prácticas puedes amar a cada una de ellas.
            Recuerda que ser ejemplo de amor implica…
~        someterse –  Colosenses 3:20; Efesios 5:24; Romanos 13:1; 1 Pedro 2:17
~        reunirse con los hermanos regularmente – Hebreos 10:24, 25
~        animar a otros en la fe – Hebreos 3:13
~        soportar a los demás – Efesios 4:2
~        evitar controversias innecesarias – 1 Timoteo 1:3-5
~        respetar las convicciones de otros – Romanos 14:15-19,22
~        ser generoso – Filipenses 4:18; Hebreos 13:16
            Te animo a que puedas leer 1 Juan y anotes los versículos sobre el amor que te hablan directamente a ti, a tu necesidad, a tu circunstancia puntual, los interiorices, los practiques y te conviertas, así, en una mujer de ejemplo en amor.

Para seguir estudiando
     1 Juan 4:8; Romanos 3:24; Efesios 2:8; 1 Juan 4:10; 1 Timoteo 2:3-4; Lucas 6:35; Mateo 22:36-40; Hechos 27:3; 1 Tesalonicenses 4:9; 2 Timoteo 2:17; 2 Pedro 1.7; Juan 3:16; Juan 13:35; Romanos 8:28; 1 Corintios 4:14; 2 Corintios 5:14; 2 Corintios 6:6; Gálatas 5:13; Filipenses 1:9



¿Estás siendo de buen ejemplo en amor? ¿Estás amando a Dios por sobre todas las cosas? ¿Estás demostrando amor a tu esposo, tus hijos, tu familia, tus amigos? ¿Qué actitudes de amor ven los demás en ti?

No hay comentarios:

Publicar un comentario