5 Maneras de saber si tu andar con Dios es superficial




          1. Si sigues al Señor sólo por lo que El puede hacer por ti tu andar con El es superficial. Si lo amas lo suficiente para preguntarle que es lo que tú puedes hacer para Él, tu relación se está profundizando.

          2. Si solo oras a Dios cuando las cosas están difíciles o necesitas algo, tu andar con Dios es superficial. Si oras varias veces al día simplemente porque te encanta estar en su presencia, tu relación se está profundizando.

         3. Si te enojas con Dios o te desilusionas de El cuando no hace lo que tú quieres, tu andar con El es superficial. Si puedes alabar a Dios sin importar lo que está pasando en tu vida, tu relación con El se está profundizando.

         4. Si solo amas a Dios por lo que hace, tu andar con El es superficial. Si lo amas y lo reverencias por lo que es, tu relación se está profundizando.

         5. Si piensas que debes negociar o “retorcerle el brazo” para que responda tus oraciones, tu andar con El es superficial. Si crees que Dios quiere contestar las oraciones que oras de acuerdo a su voluntad, tu relación se está profundizando.


Stormie Omartian, El poder de la mujer que ora. 2003 Editorial Unilit – Edición de bolsillo, p. 28






Comentarios