Nº 1




Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” Mateo 6:33

            Dios desea ser el número uno en tu vida diaria. Cuando tus prioridades están fuera de orden, entras en confusión y eso no es de Dios. Veamos algunas maneras de poner a Dios en primer lugar en nuestras vidas.

            Evangeliza
            ¡Cuántos cristianos viven confundidos creyendo que evangelizar es una opción en lugar de un mandato!
            Marcos 16:16 “Y les dijo: ID por todo el mundo y PREDICAD el evangelio a toda criatura.”
            Tú tienes una esfera de influencia a la que evangelizar. A la que tienes el deber de evangelizar. Ser cristiana no se trata de ti, se trata de ayudar a otros a encontrar el Camino, a encontrar a Jesús.

            Relaciónate bien
            Esto no tiene que ver con acercarte a personas de influencia, sino con tener relaciones significativas con los demás basadas en el principio fundamental del amor. La Biblia dice que serás reconocida como discípula de Jesús de acuerdo a la manera en la que trates a los demás.
En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros” Juan 13:35.
            Hay personas inconversas que probablemente te saquen de tus casillas (¡hay cristianos que probablemente lo hagan también!). Sólo es posible amar a otros cuando reconocemos el amor de Dios por nosotras y el precio que tuvo ese amor. Romanos 5:5 dice: “el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado”. El poder de amar a otros incondicionalmente no está en ti, es una capacidad puesta en ti por el Espíritu Santo. Deja que ese amor fluya en tus relaciones cada día.

            Ten la actitud correcta en las pruebas
            Jesús dice que mientras estés en el mundo, tendrás aflicción. Pero también dice lo que debes hacer ante las pruebas:
Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.” Juan 16:33
            La actitud que debes mantener a partir de esa confianza que Jesús te da es de gozo, paz, buen ánimo ¡El ha vencido al mundo!

            Ora
            Cualquier momento del día es bueno para orar, pero ¿no te parece que la primera hora del día es especial cuando la pasas con el Señor? Cuando te levantas, que tus primeros pensamientos sean para Dios. Que tus primeras palabras sean para Dios.
Oh Jehová, de mañana oirás mi voz; De mañana me presentaré delante de ti, y esperaré” Salmo 5:3
            Habla con El cada día antes de hacer cualquier otra cosa.



            Cuando pones a Dios en primer lugar, todas las demás cosas son añadidas por Su mano. Tu vida estará en línea con Su plan y Su propósito y el resultado será satisfacción y plenitud.


Comentarios