No Temerás

16/3/12



No temerás el terror nocturno, Ni saeta que vuele de día, Ni pestilencia que ande en oscuridad, Ni mortandad que en medio del día destruya. Caerán a tu lado mil, Y diez mil a tu diestra; Mas a ti no llegará. Ciertamente con tus ojos mirarás Y verás la recompensa de los impíos

            No temerás. No es una sugerencia, es una orden. No temerás...

            ...El terror nocturno
            ...Saeta que vuele de día
            ...Pestilencia que ande en oscuridad
            ...Mortandad que en medio del día destruya

            Bajo estas cuatro cosas están comprendidos todos los peligros a los que el hombre está expuesto, pero aquel que ha hecho de Dios su refugio siempre está seguro. Ni siquiera la noche, tanto real (oscuridad) como figurada (Satanás y sus demonios) con todos sus peligros deben hacerte temer. La sombra del Omnipotente le quita todo el poder a la noche y a sus amenazas: una vez que estás cubierta por el ala divina ¡puede haber cualquier cosa ahí afuera, porque no te vas a preocupar! Tampoco temerás las flechas, los ataques, las amenazas que vengan abiertamente, de frente durante tu día. Ningún ataque levantado en tu contra podrá hacerte daño.
            La fe en Dios es el verdadero remedio contra el miedo, así sucedan cosas terribles, puedes estar tranquila y segura en El. Y van a suceder cosas, vas a verte envuelta en situaciones en las que no quieres estar, van a surgir problemas, va a levantarse oposición, va a haber enfermedad, van a venir pruebas... pero tú no temerás, porque sabes que Dios te protege, porque confías en El y en que todo lo que te suceda:

            1. Es Su voluntad
            2. Es para tu bien

            El poder de Dios puede llevarte cerca del peligro, pero mantenerte alejada del daño como mera espectadora de la destrucción a tu alrededor.
            No temerás ni de día ni de noche porque confías en el Señor, porque sabes que es tu Protector, porque ya estás bajo su sombra, bajo sus alas. No temerás aunque veas que las demás personas caen a tu alrededor por las asechanzas del enemigo, por las presiones diarias, por el pecado, por situaciones que no pueden superar.

            Señor gracias por tu promesa de protección. Gracias porque las pruebas van a venir, pero Tú vas a estar conmigo. Gracias por darme aliento y valor en esta vida a veces tan confusa y difícil. Ayúdame a recordar Tu verdad, a permanecer en Ti, a no temer nada que pueda pasarme.


No hay comentarios:

Publicar un comentario