Elohim – Tu Creador

3/4/12




אֱלֹהִים

En el principio creó Elohim los cielos y la tierra
Génesis 1:1


            El término Elohim tiene forma plural, aunque cuando se refiere a Dios, generalmente aparece con el verbo en singular. La raíz de esta palabra, “El”  implica "fuerza", "poder", "capacidad".  Se usa por primera vez con referencia a Dios como Creador (Génesis 1: 1). De hecho, en todo el relato de la creación (Génesis 1:1 – 2:4), Elohim aparece 35 veces y es la única palabra que se utiliza para Dios. La obra de la creación es una demostración asombrosa del poder y de la majestad de Dios, de la omnipotencia divina en acción. El poder creador de Dios despierta en el hombre un temor reverente y un sentido de dependencia total. El nombre Elohim representa al Dios que se ha revelado por sus poderosas obras en la creación.
            En algunas ocasiones se usó la denominación Elohim para referirse a hombres que estaban ocupando la importante posición de voceros de Dios. Por ejemplo, Dios le dijo a Moisés que debía ser para su hermano Aarón "en lugar de Dios [Elohim]" (Éxodo 4: 16). Dios le dio su mensaje a Moisés, quien se lo dio a Aarón, y él a su vez se lo transmitió a Faraón. Esto se ve nuevamente en Éxodo 7: 1, donde Dios le dice a Moisés: "Mira, yo te he constituido dios [Elohim] para Faraón, y tu hermano Aarón será tu profeta". Estos hombres de responsabilidad eran los representantes del único verdadero Elohim, de Aquel que por su gran poder creó todas las cosas, y que por lo tanto es digno de toda reverencia, temor piadoso y culto de parte de los hombres creados. También se usa la palabra Elohim para referirse a "jueces" (Éxodo 21: 6; 22: 8, 9) teniendo en cuenta su función como representantes de Dios.
            Al referirse a Dios, se usa el sustantivo Elohim casi exclusivamente en plural, dejando traslucir la doctrina de la Trinidad. Fue Elohim quien dijo: "Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza". Este uso del plural sugiere ciertamente la plenitud y las múltiples capacidades de los atributos divinos. Al mismo tiempo, el uso constante de la forma singular del verbo recalca la unidad de la Deidad y constituye una reprensión para el politeísmo.
           
            Génesis 48:15-16
            Y bendijo a José, diciendo: El Dios en cuya presencia anduvieron mis padres Abraham e Isaac, el Dios que me mantiene desde que yo soy hasta este día, el Ángel que me liberta de todo mal, bendiga a estos jóvenes; y sea perpetuado en ellos mi nombre, y el nombre de mis padres Abraham e Isaac, y multiplíquense en gran manera en medio de la tierra
            Observa cómo Jacob, cuando da su bendición antes de morir, habla indistintamente de Elohim y del Ángel de Jehová: Jesucristo.

            En el mismo sentido, Juan también hace un relato plural de la Creación:

Juan 1:1 – “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.”

           “El Verbo”, Jesucristo, estaba con Dios durante la Creación.

            Eclesiastés 12:1 dice:
Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento

            Al acordarnos de nuestro Creador, podemos alabar y adorar a Elohim porque...

            ...es el Creador del universo, de los cielos y la tierra, de la luz y la oscuridad, de la paz y la adversidad.  - Isaías 42:5, Isaías 45:7, 12

            ...es el Creador de Su pueblo - Isaías 43:15, 21

            ...es tu Creador – Jeremías 1:5, Salmo 139:16; Isaías 29:16

            De forma que podemos decir como el Salmista:

Aclamad a Dios con alegría, toda la tierra
Cantad la gloria de su nombre; Poned gloria en su alabanza
Decid a Dios: ¡Cuán asombrosas son tus obras!
 Por la grandeza de tu poder se someterán a ti tus enemigos
Toda la tierra te adorará, Y cantará a ti; Cantarán a tu nombre
Venid, y ved las obras de Dios, Temible en hechos sobre los hijos de los hombres
Salmo 66:1-5

            Echa un vistazo a tu alrededor y alaba a Dios, a Elohim, al creador de todo lo que tus ojos pueden ver. Párate a pensar en un momento en cada cosa que Dios ha creado ¿No es eso suficiente para alabarle y adorarle? Alábale también por crearte a ti, por pensar en ti desde antes de que estuvieras en el vientre de tu madre, por ser “diseñada divinamente”. Alábale porque ere barro en Sus manos, porque el Alfarero que te creó, sigue moldeando tu vida para hacer una obra perfecta (Filipenses 1:6). Conocer a Elohim, tu Creador, debe moverte a la gratitud, a la alabanza y a la adoración en tu oración.



No hay comentarios:

Publicar un comentario