Para Almas Sedientas

13/4/12




“Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, Así clama por ti, oh Dios, el alma mía. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo; ¿Cuándo vendré, y me presentaré delante de Dios?”
Salmo 42:1-2

            Cuando tienes sed, no puedes pensar en nada más. Te sientes mal, a veces hasta te mareas ¡es desesperante! Estamos hechas de agua y es esencial para nuestra supervivencia.
            Lo mismo sucede con nuestra alma: conocer a Dios y pasar tiempo con El es esencial para nuestra supervivencia espiritual. Este pasaje del Salmo 42 describe un alma anhelando a Dios, clamando por agua espiritual. ç

            ¿Tu alma tiene sed de Dios?

            A menudo, nuestra alma está más interesada en otras cosas. En distracciones. Las cosas de la vida bloquean nuestra visión y nos convencen de que suplirán cada una de nuestras necesidades. El trabajo, las relaciones, las posesiones, los sueños, el dinero... pueden convertirse en el primer anhelo de nuestro corazón. Creemos la mentira (queremos creer la mentira) de que todo eso es suficiente para llenar nuestros deseos más profundos, pero en lugar de eso, nuestra sed nunca se sacia. Seguimos deseando más.
            Tu alma sólo va a estar satisfecha con Dios, porque está hecha para eso. Jesús se refirió a sí mismo como “Agua viva”. El es la fuente de la que debe saciarse tu alma. La única manera de saciar tu sed, llenar tus vacíos y quedar totalmente satisfecha es con Dios.

            ¡Bebe Agua!

            Su fuente nunca se acaba. Llenará tu alma con más gozo que cualquier relación, sueño, experienca o posesión material que puedas tener. Estás hecha para disfrutar de la comunión con Dios y tu corazón no encontrará descanso hasta que lo hagas.

            ¿Qué esperas?

            ¡Bebe!



            Más pasajes sobre el agua viva: Salmo 73:25, Apocalipsis 7:17, Juan 4:13,14, Juan 7:37-39, Isaías 12:3.

2 comentarios:

  1. precioso...Dios llena siempre mi alma de tu agua viva, atraves de tu bendita palabra.
    Gracias Edurne: Querida hermana en Cristo, por tan hermosos estudios y reflexiones, de la palabra santa. Dios siga brillando en tu rostro siempre. Conchita (Barcelona)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu mnsaje Conchita!! Saludos y bendiciones!! =)

      Eliminar