Tiempos de Crisis

16/4/12




            Una vez leí que la diferencia entre los problemas y las crisis no radica en su tamaño o el grado de severidad, sino en que los problemas son un proceso y las crisis son repentinas.
            Cuando la crisis comienza, las emociones parece que estallan y esas emociones exageradas pueden llevarnos a:

            Tener sentimientos de culpa – puede que no tengas nada que ver con la razón de la crisis, pero quizás otros te culpen y tú misma comiences a hacerlo también.
            Mostrar cambios extremos de temperamento.
            Sentir Frustración, especialmente con las personas que nos rodean, que son las que herimos más fácilmente.
            Revelar motivos y lealtades – no hay nada como una crisis para averiguar, a veces de forma dramática, quiénes son tus amigos y cuáles son las personas con las que cuentas. No asumas que todos los que están contigo en los buenos tiempos van a seguir ahí durante la crisis... te llevarás más de una sorpresa.

            Sea cual sea tu respuesta humana a la crisis, necesitas sacudirte esas emociones negativas con la mayor rapidez posible y confiar en que Dios te va a guiar en cada paso del camino. A veces es difícil quedarse sin hacer nada y mantener la fe cuando parece que Dios no te está hablando o que no actúa tan rápido como quisieras, pero ¡está ahí! Siempre esta ahí.

“El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.”
Isaías 40:29-31

Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayudo.”  
Isaías 41:13

Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo, oh Jacob, y Formador tuyo, oh Israel: No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú. Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti.”
Isaías 43:1-2

He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad.”  
Isaías 43:19


            En el tiempo de crisis debes tener presente que Dios siempre está haciendo algo, siempre está obrando, siempre está arreglando las situaciones a tu favor, aunque no lo veas. Evita la tentación de resolver las cosas por tus propias fuerzas sin consultar a Dios y ora por el valor para estar quieta hasta que Dios te diga “Este es el momento. Actúa”.

            Recuerda: el mismo Dios que comenzó la buena obra en ti, la perfeccionará hasta el fin... ¡Incluso en tiempo de crisis!



2 comentarios:

  1. Excelente reflexión!!! Gracias por ser un canal de bendición

    ResponderEliminar