Una vida que lleva fruto

9/4/12




            La vida de Jesús es el mayor ejemplo de una vida que lleva fruto, una que deja tras de sí un rico legado de trabajo que cambia vidas con su influencia. Por supuesto, nada de lo que podamos hacer puede compararse con la obra de Cristo, completada en la cruz, pero, a través de Él, podemos vivir la vida más fructífera, victoriosa, noble y efectiva que nos sea posible.  
            Toda la vida de Jesús y Su obra estaban centradas en el Reino de Su Padre, no en el “éxito” tal y como lo entendemos hoy en día, ni en sus posesiones o en lo que las personas pudieran pensar de El.
            Como hija de Dios, debes ser consciente de tu valor en Cristo. Es ahí donde podrás ir edificando una vida centrada en Dios que lleve mucho fruto para Su gloria.
            Recuerda algunas verdades que deben estar grabadas en tu mente y en tu corazón:

~        Eres formdable y maravillosa (Salmo 139:14)
~        Eres hechura suya, creada en Cristo Jesús para buenas obras (Efesios 2:10)
~        Tienes un llamamiento santo (2 Timoteo 1:9)
~        Eres más que vencedora (Romanos 8:37)
~        Eres embajadora de Cristo (2 Corintios 5:20)
~        Eres amada de Dios (1 Tesalonicenses 1:4)
~        Eres coheredera con Cristo (Romanos 8:17)
~        Tienes muchas bendiciones (Deuteronomio 28:2)
~        Estás completa en Cristo (Colosenses 2:10)
~        Puedes hacerlo todo (Filipenses 4:13)

            Comenzar cada día pensando en una lista como esta, debe darte la motivación, la inspiración y el sentido de posibilidad que necesitas para ayudarte a marcar una diferencia en tu propia vida y en la vida de otros.
            Una vida que lleva fruto es una vida completa en todos los sentidos. Es la vida de una persona espiritualmente activa y sensible que suple apropiadamente las necesidades de otros y cuyas obras son beneficiosas para mejorar sus vidas. Una persona que lleva fruto es alguien que ama a otros y entrena y prepara a la siguiente generación en las cosas que son buenas, nobles y eternas.
            Tómate un tiempo y evalúa tu vida. Dios ya te ha dado todo lo que necesitas para tener una vida que lleve mucho fruto... ¡Marca una diferencia en el mundo hoy!




No hay comentarios:

Publicar un comentario