¿Verdadero o falso?

18/4/12




            A veces nos preocupamos y angustiamos por cosas que ni siquiera están pasando, que son posibilidades o mentiras. Cuando nos encontramos en medio de situaciones que no podemos manejar, debemos aprender a reconocer las mentiras que el enemigo quiere meter en nuestra mente y reemplazarlas con la Voz de la Verdad.
            Aquí te dejo cinco de ellas:

            Mentira  Esta prueba es muy dura, estoy perdiendo mi fe en Dios.
            Verdad – Puede que tu fe desfallezca, pero no estás fuera de la vista de Dios. Tu fe no depende de las circunstancias de la vida, sino de la bondad, la gracia y el carácter de Dios. El te lleva de la mano y no te va a dejar ir (1 Corintios 1:9, Filipenses 1:6, Juan 10:28)

            Mentira – Dios me está castigando por algún pecado
            Verdad – Dios odia el pecado. Lo odia tanto, que puso todo tu pecado y el mío en Su Hijo Jesucristo y Jesús dijo “consumado es”. Confía completamente en la muerte de Jesús en tu favor y en la promesa de Dios de no recordar más tu pecado (Hebreos 8:12)

            Mentira – Podría manejar mejor esta situación si viera que va a salir algo bueno de todo esto, pero esta prueba no tiene ningún propósito.
            Verdad – Puede parecer que las pruebas por las que atraviesas no tienen ningún sentido, pero nada más alejado de eso. Dios tiene un plan y un propósito para todo lo que sucede en tu vida. Las pruebas están produciendo en ti un eterno peso de gloria incomparable. Dios no toma tus lágrimas a la ligera, ningún momento de dolor es desperdiciado. El está usando tu dolor para un glorioso futuro eterno (2 Corintios 4:17, Romanos 8:18, Salmo 56).

            Mentira – Soy una hipócrita cuando alabo a Dios sin sentir gozo.
            Verdad – No, no lo eres. ¿Serías una hipócrita si tuvieras un gesto amable con alguien aunque no te sientas especialmente amable hoy?  Confiésale a Dios que, en el momento en el que estás luchando y sufriendo no tienes sentimientos de gratitud hacia Él o te cuesta alabarle. Pídele honestamente que te ayude con lo que sientes a medida que le alabas. No estás siendo hipócrita, sólo una hija de Dios que obedece a su llamado (Filipenses 4:4).

            Mentira – Dios no puede usarme hasta que termine mi sufrimiento.
            Verdad – Nuestra fe se fortalece cuando vemos a una persona que está glorificando a Dios en medio de su sufrimiento. Millones de corazones han sido tocados por personas que obedecen a Dios y confían en Él y en Su llamado para sus vidas aún en las situaciones más difíciles.

Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad
Filipenses 4:8


            Uno de los mayores testimonios que puedes dar en esta vida es la manera en la que respondes al sufrimiento. Deja de creer cosas que no son verdad y aférrate a las que sabes que sí vienen de lo Alto. Que Dios pueda usarte para Sus propósitos a medida que va tallando un hermoso diamante en ti.
            ¿Qué mentiras has estado creyendo? ¿Ya las has reemplazado por la Verdad?



1 comentario:

  1. mas leo y mas veo la mano de dios que maneja tu mano son palabras hermosas ojala todos pudieran leer cada palabra para cada momento de su vida,hermana que dios la bendiga.

    ResponderEliminar