Hola, mi nombre es Orgullo

24/5/12







Mi nombre es Orgullo. Soy un tramposo.
Te privo del destino que Dios te dio...porque
tú quieres las cosas a tu manera.
Te privo del contentamiento...
porque tú mereces más de lo que tienes.
Te privo de la sanidad... porque estás demasiado
lleno de mí como para perdonar.
Te privo de la santidad... porque te rehúsas
a admitir cuando te equivocas.
Te privo de tu visión...porque prefieres mirar en un espejo
que a través de una ventana.
Te privo de una genuina amistad...
porque nadie conocerá quién eres realmente.
Te privo del amor...porque el
verdadero romance demanda sacrificio.
Te privo de las grandezas del cielo...porque
rehúsas lavar los pies de otros en la tierra.
Te privo de la gloria de Dios... porque
 te convenzo de buscar la tuya propia.
Mi nombre es Orgullo. Soy un tramposo.
Yo te agrado porque piensas que siempre
te cuidaré. No es cierto
Yo procuro hacerte quedar como un tonto.
Dios tiene mucho para ti, lo admito,
pero no te preocupes...
Si permaneces a mi lado,
nunca te darás cuenta.



            Padre, sé que el orgullo del hombre le abate, pero que el hombre de espíritu humilde obtiene honra (Proverbios 29:23). Ayúdame a entender el significado de un espíritu humilde. Quiero ser una persona que obtenga honor delante de ti. Deseo humillarme delante de Ti y confiar en que Tú me exaltarás (Santiago 4:10).
            Ayúdame a llevar tu yugo sobre mí y a aprender de ti, que eres manso y humilde e corazón, para hallar descanso para mi alma (Mateo 11:29). Tú me has dicho que no haga nada por contienda o por vanagloria, sino con humildad, estimando a los demás como superiores a mí mismo (Filipenses 2:3).
            En este momento te confieso todas mi ambiciones egoístas y mi orgullo vano. Perdóname por considerarme tan a menudo mejor que otros. Ayúdame a no mirar solo por mis propios intereses, sino también por los intereses de otros. Por favor, dame una actitud semejante a la de Cristo (Filipenses 2:4-5).


Tengamos cuidado con la ambición espiritual. Somos más útiles a Dios cuando nos vaciamos de ego y nos llenamos de Cristo



Beth Moore, Orando la palabra de Dios.


2 comentarios:

  1. cada dia debo morir, para poder conocer los propositos del Señor, y decirle que aunque supiera qué hacer lo haría mal sin su ayuda.

    ResponderEliminar
  2. Bendiciones pastora, gracia sea a su vida

    ResponderEliminar