Jehova Raah – tu pastor




            Este nombre aparece en uno de los pasajes más conocidos (si no el más conocido) de la Biblia: el Salmo 23

1 Jehová es mi pastor; nada me faltará
2 En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará
3 Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre
4 Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento
5 Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando
6 Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, Y en la casa de Jehová moraré por largos días

            Este Salmo, escrito por David, muestra a Dios, tu pastor, de forma íntima, personal, cercana. Jehová Raah es el pastor de todos, pero es el pastor de cada uno, es TU pastor.

            Isaías 40:11 “Como pastor apacentará su rebaño; en su brazo llevará los corderos, y en su seno los llevará; pastoreará suavemente a las recién paridas.”
            Ezequiel 34:11-16 “Porque así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo, yo mismo iré a buscar mis ovejas, y las reconoceré. Como reconoce su rebaño el pastor el día que está en medio de sus ovejas esparcidas, así reconoceré mis ovejas, y las libraré de todos los lugares en que fueron esparcidas el día del nublado y de la oscuridad. Y yo las sacaré de los pueblos, y las juntaré de las tierras; las traeré a su propia tierra, y las apacentaré en los montes de Israel, por las riberas, y en todos los lugares habitados del país. En buenos pastos las apacentaré, y en los altos montes de Israel estará su aprisco; allí dormirán en buen redil, y en pastos suculentos serán apacentadas sobre los montes de Israel. Yo apacentaré mis ovejas, y yo les daré aprisco, dice Jehová el Señor. Yo buscaré la perdida, y haré volver al redil la descarriada; vendaré la perniquebrada, y fortaleceré la débil; mas a la engordada y a la fuerte destruiré; las apacentaré con justicia.”

            Déjame decirte algo sobre las ovejas: necesitan un pastor. No hay otro animal que necesite que lo cuiden tanto como una oveja. Son animales faltos de inteligencia y no aprenden de sus errores, por el contrario, suelen repetirlos. Cuando se pierden, son incapaces de encontrar el camino de vuelta al redir, incluso cuando está a la vista. No sólo son inofensivas, sino que también están indefensas: son incapaces de protegerse solas contra cualquier ataque. Tampoco tienen desarrollado el instinto que les advierte sobre peligros potenciales. Necesitan protección constante. Si caen de espaldas, no pueden ponerse en pie de nuevo por sí mismas. En definitiva, una oveja depende COMPLETAMENTE de su pastor para casi todo.
            Jehová es mi pastor, nada me faltará...
            ¿Qué no me va a faltar?

            PROVISIÓN  
2 En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará

            Los pastos delicados y las aguas de reposo son necesidades prioritarias de las ovejas para sobrevivir y pueden contar con que el pastor se los va a proporcionar. También las provee de de descanso. El  tiempo de este verbo indica que es una acción que se repite una y otra vez ¿Qué necesitan las ovejas para conseguir el pasto, el agua y el descanso? ¡Seguir al pastor! Si te das cuenta, tu nivel de satisfacción está directamente relacionado con tu proximidad a Tu Pastor. Los pastos verdes no sólo se refieren a la provisión física, sino también a la espiritual:
            Jeremías 15:16 “Fueron halladas tus palabras, y yo las comí; y tu palabra me fue por gozo y por alegría de mi corazón; porque tu nombre se invocó sobre mí, oh Jehová Dios de los ejércitos.
            Como el Buen Pastor de sus ovejas, Dios suple todas y cada una de las necesidades de Su rebaño.
            Isaías 49:10 “No tendrán hambre ni sed, ni el calor ni el sol los afligirá; porque el que tiene de ellos misericordia los guiará, y los conducirá a manantiales de aguas.”

CONFORTE y GUÍA

3 Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre

            Dios conforta, restaura y refresca nuestro espíritu. Nuestras baterías espirituales suelen desgastarse rápidamente y cada día necesitamos recargarlas.
            Salmo 119:25 “Abatida hasta el polvo está mi alma; Vivifícame según tu palabra”
            ¿Cómo recargamos esas baterías? A través del tiempo que pasamos expuestas a la Palabra de Dios (Salmo 19:7). ¿Estás siendo confirtada con la palabra de Dios cada día? Nunca es tarde para hacer esta oración:
            Yo anduve errante como oveja extraviada; busca a tu siervo, porque no me he olvidado de tus mandamientos” Salmo 119:176
            Cuando seguimos al Buen Pastor, siempre iremos por el camino correcto, que es seguro y productivo porque Él está guiando. Dios nos guía a través de Su Palabra (Pr 6:22) y de Su Espíritu Santo (Juan 16:13). Estar en el camino correcto no significa que no vamos a enfrenar peligro o dificultad, pero tenemos la seguridad de que nada nos va a pasar si permanecemos junto al Pastor. Muchas veces nos preocupamos de las circunstancias difíciles de nuestra vida cuando, en realidad, deberíamos preocuparnos por nuestra proximidad a nuestro Pastor.

            PROTECCIÓN

4 Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento

            Nuestro Pastor va delante de nosotras cuando el camino es suave, pero se pone a nuestro lado cuando éste se vuelve peligroso. “Tú estarás conmigo” y por eso “No temeré”. La seguridad de Su presencia reafirma nuestros corazones cuando caminamos por los valles de sombras, echa fuera el temor.
            Isaías 43:2 “Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti.”


            ABUNDANCIA -

5 Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando

            No solamente de lo necesario, sino también de aquellas cosas que son para placer y deleite. No se está refiriendo a una unción de aceite física, sino a la prodigalidad de gozo y demás dones del Espíritu Santo. Ungir la cabeza con aceite alude a una constumbre oriental en la que se derramaba aceite sobre la cabeza de los invitados (Eclesias tés 9:7,8; Mateo 6:17). Era un hecho habitual de consideración hacia el invitado.
Nuestro Pastor nos asegura la providencia y abundancia desplegadas en una mesa de gracia en anticipación al banquete continuo del que disfrutaremos en el cielo.
            Abundancia también de cuidado, el Buen Pastor es el que se coloca entre tú y tus enemigos, tanto internos (miedos, dudas, ansiedades, tentación), como externos (disensiones, persecución, rechazo, crítica...)


            TODO BIEN y MISERICORDIA

6 Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, Y en la casa de Jehová moraré por largos días

            La clave está en “CIERTAMENTE”, lo que hace que el bien y la misericordia continuas de Jehová sean un hecho indisputable, cierto y seguro. El creyente siempre estará rodado del bien y la misericordia de Dios en todos los días de su vida, en los buenos y en los malos, en los de abundancia y en los de escasez. El bien suple nuestras necesidades y la misericordia borra nuestros pecados.
            Y de esa forma viviremos en la casa de Dios para siempre. No estamos en casa aún, pero qué hermosa promesa tenemos en Dios de que tenemos un lugar junto a él en nuestra morada eterna.


            De todos los nombres de Dios en el Antiguo Testamento ninguno está más bellamente representado y personificado en el Nuevo Testamento que el de Jehová Raah, en la persona del glorioso Pastor de ovejas, el Señor Jesucristo.

            Juan 10:11” Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas.”

            Juan 10:14, 15 “Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas.”


            El Buen Pastor se sacrifica por las ovejas

            El Buen Pastor conoce a sus ovejas

            El Buen Pastor es conocido por sus ovejas

            El buen pastor da su vida por sus ovejas... el Buen Pastor dio Su vida por nosotras, sus ovejas.



             Puedes alabar a Jehová Raah, tu Pastor, porque te cuida, te libra del peligro, te provee, te da descanso, te guía, te restaura, te conforta, te fortalece, te lleva por el buen camino, hace alejar tu temor...
            ¿Qué tiernos cuidados de tu Pastor has experimentado? ¿No merece tu alabanza y gratitud?



Comentarios

Publicar un comentario