Palabras de ánimo





 
Cuando oyó Asa las palabras y la profecía del profeta Azarías hijo de Oded, cobró ánimo...   2 Crónicas 15:8


            Muchas veces he leído este mismo pasaje, pero fue en estos días que me puse a pensar en él. Me llamó la atención el hecho de que Asa tomó ánimo CUANDO escuchó las palabras y la profecía de Azarías. Retrocedí un poco la lectura para ver detenidamente qué era lo que había provocado que Asa se animara. Al ir leyendo pude ver que lo que se le dijo a Asa, puede ser usado también para animar a aquellas personas que estén pasando por una situación en la que necesiten aliento y apoyo.
            Azarías le recordó a Asa cuatro cosas:

  1. Que Dios estaba con él.
 
“Oídme, Asa y todo Judá y Benjamín: Jehová estará con vosotros...”
2 Crónicas 15:2a

¡Qué gran recordatorio!
Dios está contigo. La mejor forma de comenzar era esa, no había nada mejor que Azarías pudiera haber dicho primero. Dios está contigo. La presencia de Dios debe animarte. El Salmo 91 nos recuerda, con cada versículo, cómo Dios tiene cuidado de ti.
  1. Que debía buscar al Señor
“si vosotros estuviereis con él; y si le buscareis, será hallado de vosotros; mas si le dejareis, él también os dejará. “ 2 Crónicas 15:2b

¡Qué gran consejo! Sabemos que debemos buscar a Dios, pero a veces necesitamos que alguien nos lo recuerde.

  1. Que Dios es poderoso

“Muchos días ha estado Israel sin verdadero Dios y sin sacerdote que enseñara, y sin ley; pero cuando en su tribulación se convirtieron a Jehová Dios de Israel, y le buscaron, él fue hallado de ellos.  En aquellos tiempos no hubo paz, ni para el que entraba ni para el que salía, sino muchas aflicciones sobre todos los habitantes de las tierras.  Y una gente destruía a otra, y una ciudad a otra ciudad; porque Dios los turbó con toda clase de calamidades. “

En estos versículos, Azarías le recordó a Asa lo que Dios puede hacer. Cuando necesites ánimo o cuando vayas a animar a alguien, tienes que recordar lo que Dios ya ha hecho, no sólo en el curso de la historia que encontramos en el relato bíblico, sino también lo que ha hecho en tu vida.  
  1. Que debía ser fuerte

    “Pero esforzaos vosotros, y no desfallezcan vuestras manos, pues hay recompensa para vuestra obra”.   
    2 Crónicas 15:7

    Esfuérzate. Simplemente.
    Nadie te va a sacar de tu desánimo si no haces un esfuerzo. Efesios 6:10 dice: “Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza”, que esa sea la motivación para seguir adelante.
2 Crónicas 15:8 sigue diciendo... y quitó los ídolos abominables de toda la tierra de Judá y de Benjamín, y de las ciudades que él había tomado en la parte montañosa de Efraín; y reparó el altar de Jehová que estaba delante del pórtico de Jehová ¡Sí que fueron palabras efectivas las de Azarías!

            Las palabras de Azarías no sólo le dieron ánimo a Asa, sino que lo llevaron a pasar a la acción.






Comentarios