Bases para el Matrimonio – 1. El matrimonio no se trata de ti

13/6/12


            Durante todo este mes en el que he estado haciendo el Estudio de la mujer de Proverbios 31, el Señor me ha hablado mucho sobre mi matrimonio y mi relación con mi esposo. Eso de “le da ella bien y no mal todos los días de su vida” viene a mi mente una y otra vez.
            Descubrí una serie sobre matrimonios original de  Stephanie Shott (http://www.stephanieshott.com/ ) que toca diferentes aspectos de la relación entre esposos y me pareció buena idea comenzar a compartirla en el blog. Si no tienes pareja ¡no dejes de leer! Si bien, habla sobre el matrimonio, trata principios universales que podemos aplicar a nuestra vida, sea cual sea nuestra condición.




1. El matrimonio no se trata de ti

            El matrimonio casi nunca es fácil. Así que, por el bien de aquellas parejas que están heridas y para esas mujeres que quieren mejorar su matrimonio, hay que poner algo en claro:
            El matrimonio no es sobre ti, no se trata de ti.
            Se trata de honrar a Dios más que de cómo nos sentimos, cómo pensamos o si nuestro esposo no nos está tratando bien. Nos quedamos atrapadas en las emociones del momento y nos hieren y herimos con palabras que nunca deberían haberse dicho. A veces atacamos y otras nos defendemos. Luchamos con la ira, el perdón, el no sentirnos apreciadas o deseadas...
            En el medio del desastre que pueda ser nuestro matrimonio actualmente, nuestro objetivo debe ser glorificar a Dios. Sólo encontramos victoria en las peores situaciones centrándonos en Dios y confiando en El en todas las cosas.
            El matrimonio no se trata de ti.
            Se trata de que puedas honrar a Dios en él y a través de cada situación que se presente. De que todo sea para Su gloria.


            Aquí tienes 3 principios bíblicos que hablan sobre el hecho de que nuestro matrimonio trata sobre Jesús y no sobre nosotras:

            1. El matrimonio debe ser una imagen de Cristo y Su iglesia ante un mundo que se pierde.

            Efesios 5:31-32 es parte de un hermoso pasaje que presenta el paralelismo entre el matrimonio y la iglesia:
             Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne. Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia.” 
            Es necesario que hagamos todo lo que esté en nuestra mano para que nuestro matrimonio sea un reflejo de Cristo y Su iglesia... una hermosa, inseparable unión basada en el amor incondicional.


            2. TODO lo que hagamos debe glorificar a Dios.

            Encontramos estas palabras en 1 Corintios 10:31...
            " Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios."
            Todos enfrentamos días en los que sentimos que se está llevando a cabo una batalla en nuestro hogar... pero Dios se agrada cuando podemos atravesar esos días difíciles y, aun así, darle la gloria a El.
            No siempre es fácil glorificar a Dios cuando nuestro corazón está herido, cuando tu matrimonio es difícil y no encuentras nada que alivie tu dolor. Pero la forma en la que tú decides responder  demuestra si honras a Dios a pesar de las circunstancias.

             Eclesiastés 5:4-6 dice:

            3. Los votos que hiciste para tu esposo, son, en realidad, votos dirigidos a Dios.
            Cuando a Dios haces promesa, no tardes en cumplirla; porque él no se complace en los insensatos. Cumple lo que prometes. Mejor es que no prometas, y no que prometas y no cumplas. No dejes que tu boca te haga pecar, ni digas delante del ángel, que fue ignorancia. ¿Por qué harás que Dios se enoje a causa de tu voz, y que destruya la obra de tus manos?”
            Todo lo que le prometiste a tu esposo en presencia del Señor... ¡se lo prometiste a Dios!


            Hacer que nuestros matrimonios traten más sobre Jesús que sobre nosotros quiere decir que escogemos Su voluntad por encima de nuestros deseos, Su gloria por encima de nuestros sentimientos, la alabanza a Su nombre por encima de nuestras necesidades.
            La forma en la que hablas a tu esposo debe glorificar a Dios
            La forma en la que decides NO hablar a otros sobre tu esposo debe glorificar a Dios.
            La forma en la que tratas a tu esposo debe glorificar a Dios
            La forma en la que sirves a tu esposo debe glorificar a Dios.
            La forma en la que te sometes a tu esposo debe glorificar a Dios.
            La forma en la que oras por tu esposo debe glorificar a Dios
            La forma en la que escoges suplir sus necesidades en lugar de preocuparte por las tuyas, debe glorificar a Dios.



            Cuando hacemos lo posible para que nuestro matrimonio sea sobre Jesús, nos damos cuenta de que Mateo 6:33 cobra vida. Al buscar primeramente a Dios y Su justicia (incluso en nuestro matrimonio) TODAS las demás cosas serán añadidas.
            En tu matrimonio... ¡Jesús debe ser el centro de atención!





5 comentarios:

  1. Gracias Edurne por tu compartir que es de bendicion! ;)

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7/12/12 5:49

    Hola soy una chica italiana que hace poco descubriò este sitio que me parece muy interesante.
    Queria pedir permiso para poder traducir esta serie en italiano y usarla en mi iglesia con las chicas y señoras, por las cuales creo que podria ser de muchisima bendicion.
    Espero una respuesta,
    Gracias,
    Gloria M. (Florencia, Italia)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gloria!!! Por supuesto que puedes traducir esta serie y cualquier material que creas pueda ser de bendición para otras!!! Estuve sin señal hasta hoy, perdón por tardar tanto en contestarte!!

      Saludos y bendiciones =)

      Cualquier cosa me escribes a edurnecia@hotmail.com

      Eliminar
  3. Mi marido siempre me humilla, me desprecia y yo no puedo mas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Majo, ¿has tratado de buscar ayuda? Quizás en tu iglesia, en tu comunidad, ¿hay alguien con quien puedas hablar en persona? Estás en una posición en la que de verdad te recomiendo que hables con alguien y busques consejo de creyentes fieles e, incluso, profesionales. Si quieres me puedes escribir a edurnecia@hotmail.com. Un saludo y bendiciones =)

      Eliminar