Bases para el Matrimonio – 3. Respeto





3. Respeto


            Respetar significa honrar o tener en alta estima. Algo fácil cuando estamos junto a un hombre que lidera bien, nos ama y actúa como el Príncipe encantador. Pero no tan fácil cuando estamos junto a un hombre que gasta el dinero que tu familia no tiene, que ha dejado el quinto trabajo en un año, que acaba de perforar tu corazón con sus palabras o que es adicto a la pornografía.
            Pero la Palabra de Dios no da excepciones. Cuando leemos un versículo como Efesios 5:33, vemos que somos llamadas a respetar a nuestros esposos sin ningún “pero”  o “a no ser que”.

Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo; y la mujer respete a su marido


            Bíblicamente hablando, el respeto no es condicional ni opcional, es un mandato; y en lo que se refiere al corazón de tu esposo y a tu relación con él... es necesario.
            Generalmente somos muy buenas en señalar los fallos y las faltas de nuestro esposo y en anotar todas y cada una de las formas en las que no está supliendo nuestras necesidades. Pero eso sólo va a llevar al descontento y al distanciamento en nuestro matrimonio. En lugar de esperar a que él se gane tu respeto, respétalo obedeciendo el mandamiento de Dios... y quizás las cosas cambien.
            Hay tres áreas básicas en las que debemos respetar a nuestros esposos:
            1. Verbalmente – aleja los gritos, las quejas, las demandas.... cámbialas por ánimo, aliento y comprensión.
            2. Intelectualmente – muéstrale que deseas saber cuál es su punto de vista en los aspectos diarios del hogar y también en el terreno espiritual.
            3. Físicamente – pon atención a tu lenguaje corporal. Puedes estar mostrando “respeto” con tus palabras, pero no con tu forma de actuar. Que tu decisión de respetar a tu esposo se note en tu corazón, tu mente y tu cuerpo.

            ¿No crees que seas capaz de honrar a tu esposo en estas tres áreas? ¡Pídele al Señor que te fortalezca para obedecer Su Palabra! Filipenses 4:13 dice:

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece

            Veamos algunos pasos que puedes dar para comenzar a construir un matrimonio basado en el respeto:

            1. Ora por tu esposo y confía en que Dios va a responder tus peticiones
            2. Recuerda que Dios ha puesto a tu esposo en la posición de liderazgo de tu hogar y que él te va a  guiar a ti a través de tu esposo en muchas ocasiones.
            3. Haz una lista de las cualidades que aprecias de tu esposo. Revísala a menudo y ve añadiendo nuevas cosas.
            4. Dile a tu esposo lo que te gusta de él ¡díselo a otras personas también!
            5. No critiques a tu esposo delante de otros, especialmente de tus hijos.
            6. Busca el lado positivo de las cosas que no te gustan de él.
            7. Responde positivamente a sus avances románticos. No hay nada peor que el rechazo para un hombre.
            8. Si te preocupa una decisión que tu esposo ha tomado o está a punto de tomar, pídele que te explique cuáles son las razones por las que lo ha hecho sin exaltarte.
            9. Respeta las cosas que le gustan y las que no le gustan.
            10. Escoge pensar sólo cosas positivas sobre tu esposo;

            Dios está obrando en ti y en tu esposo. Ambos pueden aprender de sus éxitos y de sus fracasos, de sus aciertos y de sus errores. Dale a Dios la libertad de trabajar en tu esposo por medio de las equivocaciones y dale también la libertad de enseñarte a ti a través de los errores que tu esposo comete.
            Cuando un hombre recibe respeto de parte de su esposa se siente animado a vivir de acuerdo eso. Aunque quizás no siempre merezca nuestro respeto, tenemos el llamamiento de Dios a honrar y respetar a nuestro esposo.

            Escribe cinco formas en la que puedes mostrar respeto a tu esposo. Escoge una y ¡llévala a cabo! Cuando la conviertas en un hábito, sigue con las demás.



Comentarios