Consejos de belleza





          Durante la semana hemos leído en el grupo de estudio de la mujer de Proverbios 31 estos tres versículos:

Proverbios 31:22 “Ella se hace tapices; de lino fino y púrpura es su vestido

1 Timoteo 2:9-10 “Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia, no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos, sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad

1 Pedro 3:3-4 “Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos. Sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible que es de grande estima delante de Dios.”

            Sin duda, la mujer virtuosa descrita en Proverbios 31 se ocupaba de su aspecto personal... después de ocuparse de su esposo, sus hijos, su casa, sus negocios, los necesitados ¡y todo lo demás! Como mujeres nos gusta vernos bien, estar bonitas y ser una buena representación de nuestros esposos ¡Y no está mal! Al contrario, debemos preocuparnos de nuestra apariencia en su justa medida. Debemos ocuparnos de nosotras mismas, de verstirnos adecuadamente, de arreglarnos según la ocasión lo demande.
            Pero al mismo tiempo somos desafiadas por el Señor a no descuidar nuestro aspecto interior, a poner tanto empeño, tiempo y esfuerzo para embellecer nuestro interior como el que invertimos en mejorar nuestro exterior, a no dar mayor valor a nuestra apariencia externa que a la interna. Una vez más, la clave está en el equilibrio.
            Hace un tiempo leí estos “Consejos de Belleza” del escritor Sam Levenson, que forman un poema que escribió para su hija y lo recordé esta semana compartiendo sobre estos versículos.
            Te lo traigo hoy  para que pongas estos consejos en práctica y puedas verte más guapa que nunca:


Consejos de Belleza

Para tener labios atractivos, habla palabras amables
Para tener ojos hermosos, busca la bondad en las personas
Para tener una figura delgada, comparte tu comida con el hambriento
Para mantener un cabello brillante, deja que un niño pase los dedos por él una vez al día
Para tener porte, camina con el conocimiento de que nunca caminas sola.
Las personas, más que las cosas, deben ser restauradas, renovadas, revividas y redimidas; nunca deseches a nadie.
Recuerda, si alguna vez necesitas una mano de ayuda, encontrarás una al final de tu brazo. Y cuando crezcas, descubrirás que tienes dos manos, una para ayudarte a ti misma y otra para ayudar a los demás.
La belleza de una mujer no depende de la ropa que lleva, de su figura o su cabello. La belleza de una mujer debe verse en sus ojos, porque los ojos son la ventana a su corazón, que es el lugar en el que reside el Amor.
La belleza de una mujer no está en su rostro, sino que es un reflejo de su alma. Esa belleza que crece al pasar los años en una mujer que da con amor y que muestra pasión.



            ¿Algún otro consejo de belleza que quieras compartir?

Comentarios

  1. el trabajo de una madre es vivir cada experienza como la ultima y hasta llegar a perderlo todo asi lo enseÑa, noemi el sr. necesitaba a rut.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario