¿Cómo estás vestida?






           
            ¿Qué te pusiste esta mañana cuando te levantaste? Si trabajas fuera de casa, te habrás vestido para salir; si trabajas en casa, te habrás puesto algo que te permita hacer las labores con libertad. ¿Te pusiste ropa que está en buenas condiciones o harapos? Imagino que aunque no tengas planes de salir, no te habrás puesto algo hecho jirones, ¿verdad? Nosotras las mujeres sabemos cómo arreglarnos ¡aunque sea para ponernos a limpiar!

            1 Pedro 3:3-4 “Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios

            ¿Cómo te vestiste por dentro? ¿Cómo vestiste tu espíritu? ¿Sí te pusiste harapos, siendo que nadie te puede ver?

            Nadie... excepto Dios.

            ¿Cómo te vestiste hoy para tu Padre Celestial?

            ¿Te vestiste con los harapos de...

            ...culpa
            ...amargura
            ...falta de perdón
            ...miedo
            ...depresión
            ...preocupación o
            ...desconfianza?

            ¿Qué accesorios te pusiste? ¿Tal vez combinaste esto con...

            ...un espíritu pendenciero
            ...una lengua negativa
            ...egoísmo?

            No sé si a ti te ha pasado, pero ha habido ocasiones en las que me he vestido y alguien me ha dicho “¡¡eso te queda fatal!!”. ¡Ay! ¡Qué vergüenza! ¿Es eso lo que Dios te está diciendo hoy?

Proverbios 31:22 “Ella se hace tapices; De lino fino y púrpura es su vestido

            “Ella” es la mujer virtuosa descrita en el capítulo 31 de Proverbios. Si lees este capítulo verás que esta mujer hace de todo: se levanta temprano, se acuesta tarde, cumple con sus tareas, sale a comprar para su casa, tiene negocios, hace la ropa para su familia... ¡Y todavía tiene tiempo de vestirse bien!
            Este versículo de Proverbios 31:22 nos describe cómo se vestía por fuera: con elegancia, con sobriedad, con ropa de calidad... Pero el resto del capítulo nos dice cómo se vestía por dentro... ¡y te darás cuenta de que su atuendo interior era impecable!

            El guardarropa de esta mujer, los “básicos” que no deben faltar en tu armario son...

            ...amor
            ...paciencia
            ...amabilidad
            ...humildad
            ...educación
            ...generosidad
            ...perdón
            ...fe
            ...gozo

            Y puedes combinarlos con...

            ...buenas obras
            ...palabras amables
            ...consuelo
            ...victoria
            ...alabanza
           
            Y sobre esos “básicos” no olvides vestirte con:

            AMOR ... porque es el vínculo PERFECTO

Colosenses 3:12-14 “Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia; soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto.”


            Elige bien tu ropa y tus accesorios espirituales y pon tanto cuidado en verte bien por dentro como pones en verte bien por fuera. Porque, ¿sabes qué?

            Dios ve cómo te vestiste hoy...

            Y no es digno de una hija del Rey vestirse con harapos...

            Así que ¡Vístete bien por dentro!




Comentarios