La belleza del dominio propio

26/7/12





“El dominio propio es el ejercicio de la fortaleza interior bajo la dirección del buen juicio que nos permite hacer, pensar y decir las cosas que agradan a Dios”
~Jerry Bridges~


Tito 2:3-4 “Las ancianas asimismo sean reverentes en su porte; no calumniadoras, no esclavas del vino, maestras del bien; que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos, a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada.”



            La palabra “prudente” de la RV60 viene del griego “sophron”, que quiere decir “de buen juicio, templado, con las prioridades correctas, con autocontrol y dominio propio, prudente.”

            Vamos a ver brevemente ocho áreas de nuestra vida en la que deberíamos mostrar dominio propio:

            1. Comida:

1 Corintios 10:31 “Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios

            Debemos recibir nuestro alimento de parte del Señor con acción de gracias y gratitud. La glotonería (el comer en exceso) no debe tener lugar en nuestras vidas. La Biblia se refiere a ello como pecado:

Proverbios 23:20-21 “No estés con los bebedores de vino, Ni con los comedores de carne; Porque el bebedor y el comilón empobrecerán, Y el sueño hará vestir vestidos rotos.”

Proverbios 31:30 “Engañosa es la gracia y vana la hermosura; la mujer que teme a Jehová, esa será alabada

            Este es otro aspecto en el que nosotras, como mujeres cristianas, debemos tener cuidado. Estamos inmersas en una cultura obsesionada con las apariencias. ¿No estamos comiendo lo suficiente para tener un cuerpo que pueda atraer a otros? Eso también está mal. ¿Estamos buscando agradar al hombre y glorificarnos a nosotras mismas en lugar de glorificar a Dios y agradarle incluso con nuestros hábitos de comida?

            2. Cantidad de sueño:

            Necesitamos dormir, así es como Dios diseñó nuestros cuerpos. ¿Cómo ejercitamos el dominio propio con lo que dormimos? Aquí hay una cita de Martha Peace sobre esto:

He oído que hay mujeres que se enorgullecen de ser “nocturnas”. Eso significa que tienen problemas para levantarse en la mañana porque tienen mucha energía por la noche. Pueden quedarse toda la noche leyendo, viendo televisión o en la computadora y al día siguiente están demasiado cansadas para levantarse y cuidar de su familia. Una vez que las esposas comienzan a levantarse antes que su esposo y sus hijos dejan de ser “nocturnas”. Están demasiado cansadas en la noche para eso y se acuestan a una hora razonable para poder levantarse temprano y servir a su familia al día siguiente.”

Proverbios 20:13 “No ames el sueño, para que no te empobrezcas; Abre tus ojos, y te saciarás de pan.

            Hagamos como dice el versículo, “abre tus ojos” cuando la alarma del despertador suene en la mañana. Las mamás de niños pequeños y bebés que todavía se despiertan en medio de la noche, por favor, recuerden que esta etapa pasará, así que traten de dormir todo lo que puedan.

            3. Pensamientos:

2 Corintios 10:5b “llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo

            Los estudios dicen que unos 10.000 pensamientos cruzan nuestra mente cada día. No somos capaces de llevar uno solo de ellos a la obediencia de Cristo sin la ayuda del Espíritu Santo. Debemos recordar que lo que ocupa nuestra mente, determina nuestro comportamiento. Sólo por la gracia de Dios somos capaces de controlar nuestros pensamientos, al darnos el poder del Espíritu.
Filipenses 4.8 “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.

Salmo 19:14 “Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, Oh Jehová, roca mía, y redentor mío


            4. Emociones

            Dios nos dio nuestras emociones para glorificarle. Piensa en cómo nuestras emociones enriquecen nuestra vida todos los días: la felicidad al ver que nuestro esposo llega del trabajo, el gozo de abrazar a nuestros hijos, la sorpresa de recibir flores o una tarjeta, la emoción de terminar con la ropa para lavar... Imagínate la vida sin esas emociones... ¡Imposible! Son un regalo de Dios.
            Veamos ahora algunas emociones negativas como el miedo, la desesperación, la culpa y la soledad. Estas también tienen un propósito: revelan el estado de nuestro corazón.
            Cuando tengas alguna emoción negativa, llévasela a Dios, ponla a la luz de la Escritura y deséchala para que glorifiques a Dios con tus emociones.


            5. Forma de hablar

Efesios 4:29 “Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.”

            Carolyn Mahaney parafrasea este versículo así:

Ninguna palabra corrompida salga de mi boca, sino sólo las palabras que sirvan para edificación de acuerdo a las necesidades de mi esposo y mis hijos. Que yo pueda dar gracia a mi esposo y mis hijos.”

Santiago 3:8, 10: “pero ningún hombre puede domar la lengua, que es un mal que no puede ser refrenado, llena de veneno mortal. De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así.”

            Nuestra lucha mayor suelen ser las palabras. Es ahí donde debemos librar la mayor batalla. La conformidad exterior comienza con la transformación interior. Deja que el Espíritu Santo te transforme y controle las palabras que salen de tu boca.

          6. Prioridades

Eclesiastés 3:1 “Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora

            Debemos evaluar nuestras prioridades en cada época de nuestra vida. Quizás en el momento que vives ahora hay cosas en las que no puedes participar. Ante cada oportunidad pregúntate ¿Es algo bueno para este preciso momento que estoy viviendo? Busca al Señor para ver qué planes tiene para ti en este momento. Debemos escoger lo que es mejor y eso quizás signifique decir “no” a algunas oportunidades que son buenas, pero que no son lo más adecuado en esta época de nuestra vida. El dominio propio en este área nos ayuda a discernir y poner en orden nuestras prioridades. Busca la guía de tu esposo, él te conoce mejor que cualquier otra persona en esta tierra.

            7. Tiempo

Efesios 5:15-16 “Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.”

            ¿Cómo pasas tu tiempo? ¿Lo haces eficientemente? Debemos tener el tiempo necesario para hacer lo que Dios quiere que hagamos. Nuestras prioridades son el tiempo diario con el Señor y nuestra familia. ¿Estamos involucrados en cosas en las que no deberíamos? Una forma de tener dominio propio en esto es anotar todo lo que hacemos y en qué horario durante una semana para ver en qué áreas estamos gastando tiempo inapropiadamente.

            8. Dinero

            ¿Están tus gastos dentro de tus posibilidades y de tu presupuesto? ¿Lo estás gastando sabiamente o malgastando? ¿Estás dándole a Dios lo que le corresponde? Para contribuir a la economía familiar no sólo hay que ganar dinero, también ayudas con la forma en la que lo administras y lo gastas.



"El dominio propio es resultado de la gracia de Dios y de su Espíritu Santo en una persona que no va a ser tensa, rígida o legalista, sino que va a ser atractiva, hermosa y libre, libre para vivir dentro de los parámetros que Dios ha diseñado para nuestra vida. Tener dominio propio aumenta nuestra capacidad de orar, amar y servir a otros.”
~ Nancy Leigh DeMoss~

            Como creyentes, debemos desear llevar una vida que agrade a Dios y le glorifique y eso requiere disciplina. Debemos preparar nuestra mente continuamente para la acción, guardar nuestros pensamientos y ser conscientes de la tentación para poder resistirla.

“El avance en la vida cristiana no viene únicamente de la obra del Espiritu Santo en nosotras, sino de nuestra respuesta y cooperación con la gracia que el Espíritu Santo imparte.”
~Donald Whitney~



                        *****Traducción de “The Beauty of self control” de http://www.thankful-homemaker.blogspot.com/

 



4 comentarios:

  1. Gracias a Dios que te mueve Edurne a compartir este estudio, hay tanta sabiduría y dirección para llevar una vida agradable a los ojos del Señor. Lo imprimiré y meditaré en el hasta aprenderlo de memoria. Dios te bendiga <3 Renata Aguilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Renata por tu mensaje. Estoy feliz de que este artículo haya sido de ayuda para ti. Saludos y bendiciones!!

      Eliminar
  2. Ha sido de mucha bendicion leer estes articulo., gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro! Gracias por pasarte y leer! =)

      Eliminar