Características que no pueden faltar en el líder de jóvenes

17/8/12






            Nada es más estratégico que el liderazgo. Es el liderazgo el que determina los qué, cómo, cuándo y por qué del ministerio juvenil.
            Veamos algunas definiciones de liderazgo dadas por expertos:

            Para John Maxwell el liderazgo es: “Influencia

            Robert Clinton lo define como: “Un proceso dinámico extendido por un período de tiempo durante distintas situaciones en que un líder, utilizando diferentes recursos, influencia los pensamientos y actividades de los seguidores en pos de un propósito

            Según Colosenses 1:28, para el apóstol Pablo el propósito de su liderazgo era animar a todo hombre o mujer enseñándoles en toda sabiduría a fin de presentarlos maduros para Cristo Jesús. El liderazgo cristiano no debe limitarse a ser sólo un proceso humano. Es la influencia de Cristo a través del Espíritu la que debe ser ejercida.
            Hay algunas características que acompañan a cada líder de jóvenes que logra hacer un trabajo sobresaliente:

            1. Está lleno del Espíritu Santo

            Esta es una condición para ser un cristiano efectivo y, por supuesto, no es exclusiva de los líderes juveniles. Los recursos humanos nunca podrán satisfacer plenamente las necesidades de los jóvenes en conflicto. La espiritualidad del líder es visible para los jóvenes, no te equivoques en eso.


            2. Responde a una filosofía correcta

            Reconoce los elementos fundamentales del ministerio juvenil efectivo y sabe cómo dinamizarlos. Tiene claro qué se debe lograr y pone en funcionamiento la estrategia adecuada para hacerlo.


            3. Aman a sus jóvenes y son confiables

            Es muy difícil entablar relaciones significativas con personas que no amamos y más difícil todavía disciplinarlos en santidad. Sabe ganarse su confianza para mostrarle que los principios bíblicos no son solo teoría.  Si amamos a los jóvenes, ellos lo van a sentir y van a sentir confianza para mostrarse tal cual son, contarnos sus luchas, debilidades y miedos y van a tener más interés en escuchar lo que decimos y enseñamos. Y cuidado con el viejo truco de disfrazar el chisme con pedidos de oración. Si necesitas consejo en alguna situación concreta, cuenta los detalles generales sin decir quién es la persona involucrada.


            4. Tiene un llamado

            Aquellos que quieran trabajar con jóvenes deben tener un llamado claro y específico a hacerlo. Tener la convicción de que Dios es quien nos ha llamado a hacer lo que hacemos es la única fuente de afirmación en la que deberíamos depositar nuestra confianza.


            5. Están preparados para aconsejar

            Para ello se especializan en las cuestiones de la cultura adolescente, la crisis familiar, la búsqueda de la identidad y en los distintos métodos para hacer una consejería efectiva. Algunos materiales de consejería que pueden ayudarte:
·         Capacitados para restaurar, por Jay Adams. Editorial Clie
·         Cómo guiar a los adolescentes a la libertad en Cristo, por Neil T. Anderson y Rich Miller. Editorial Unilit
·         Manual de Billy Graham para obreros cristianos, por Billy Graham. Editorial Unilit
·         Manual para consejeros de jóvenes, por Josh McDowell y Bob Hostetler. Editorial Mundo Hispano.


            6. Trabajan en equipo

            Entienden que Dios capacitó al cuerpo con distintas capacidades y dones (1 Corintios 12:4-30) y que es tarea del líder equipar a otros para la tarea del ministerio (Efesios 4:12). Sobre todo, entienden que el ministerio es mayor que su posición. Por eso reconocen las habilidades de otros y les facilitan la tarea sumándolos al trabajo.


            7. Incluyen a los padres

            ¡Aunque no siempre sea fácil! Hay cuatro elementos que debes incluir en esta relación con los padres de los jóvenes:
·         Información – qué haces o quieres hacer
·         Ayuda – talleres y seminarios de cómo tratar a los jóvenes
·         Estímulo – que sepan que no están solos en la difícil tarea de criar adolescentes
·         Participación – crea ocasiones suficientes para que puedas invitarlos a participar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario