Consejos para relacionarte con los jóvenes de tu grupo

10/8/12




Los educadores que traigan energía y creatividad a sus clases prosperarán, pero más lo harán aquellos que edifiquen relaciones fuertes con sus estudiantes. A ellos siempre les gusta escuchar a adultos que se interesan por los jóvenes. – Bill Gates


            Relacionarse cercanamente con un puñado de jóvenes no siempre es una misión fácil de cumplir. Las siguientes son algunas habilidades y estrategias de los más eficaces líderes juveniles para hacer un discipulado más efectivo, retener a los jóvenes en la iglesia y relacionarse mejor. Son ideas simples y casi obvias, pero increíblemente eficientes:

            1. Recuerda sus nombres

            El nombre es una de las propiedades más importantes de cada persona. No saber el de alguien equivale a que ese joven no es lo suficientemente importante para la vida del líder. Por eso debemos hacer todo lo posible para tener bien presentes los nombres de los jóvenes. Estas son algunas pistas para recordarlos:

·         Repite el nombre rápidamente una vez que te lo digan
·         Úsalo frecuentemente en cada conversación
·         Usa el nombre antes de hacer una pregunta
·         Relaciona el nombre con el de alguien a quien ya conoces
·         Estudia las caras de los jóvenes con los que hablas y trata de recordar algo especial de ellas
·         Sácales fotos y repasa sus nombres
·         Pídele ayuda a Dios


            2. Estimúlalos con aplausos y palmadas

            La sociedad de hoy se la pasa rebajando a nuestros jóvenes. Alguien que los haga sentirse mejor consigo mismos demostrándoles aprecio y estima es siempre bienvenido. Hay algunos valores, actitudes y aptitudes que deben constantemente ser aplaudidos y afirmados en ellos. Aquí te ofrezco una lista de los que no pueden pasar desapercibidos ni quedar sin estímulo ni apreciación por parte del líder:

·         disponibilidad
·         honestidad
·         obediencia
·         sentido del humor
·         fidelidad
·         puntualidad
·         esfuerzo extra
·         sonrisa
·         buenos modales
·         conocimiento genera
·         conocimiento bíblico
·         humildad
·         habilidades
·         iniciativa
·         defender a otro
·         buen rendimiento académico
·         ¡un nuevo peinado!


            3. Ten orejas activas

            Los líderes son, a veces, tan propensos a hablar que les cuesta escuchar. La mayoría de los jóvenes necesitan desesperadamente a alguien que les escuche y esa es una herramienta impactante del líder. Las siguientes son algunas ideas para activar tus orejas:

·         Tu función no es solucionar todos sus probelmas, sino escucharlos y ayudarloe en lo que puedas
·         Comprométete con la conversación, no te vayas antes de que haya terminado.
·         Repite los que escuchas para que sientan que estás realmente escuchando
·         Espera tu turno, no hables hasta que la otra persona haya terminado
·         Mira a la persona a la cara
·         Presta atención al lenguaje no verbal
·         Sigue escuchando aunque pierdas el hilo de la conversación


            4. Mantén el contacto

            Cualquier excusa es buena para contactar con los jóvenes fuera de la iglesia. Si quieres trabajar en su vida necesitas hacer contacto en lo cotidiano de sus vidas. Usa el teléfono, las redes sociales y el email. Te vas a sorprender de cuánto más cercano puedes hacerte a sus necesidades. Conéctate con los jóvenes sin causa aparente, tan solo para preocuparte por ellos. Hazlo cuando tienes tiempos sin verlos, cuando no asisten. Llámalos cuando hayas visto algo sobresaliente en ellos, ya se para agradecerles, afirmarlos o animarlos. Comunícate con ellos para terminar alguna conversación pendiente



            5. Sé real

            Los jóvenes están cansados de ver adultos que dicen una cosa y hacen otra. Les hace mal ver líderes que nunca admiten una debilidad o que no reconocen un error. Mostrarles que tenemos la misma necesidad de Dios que ellos y estamos en la misma búsqueda de amor de Cristo nos hace más reales y cercanos. Seamos auténticos.



            6. Abre tu mundo

            Dejar que los chicos vean quiénes somos abre muchas puertas. ¿Por qué no invitarlos a tu casa? Su estás casado o casada tu matrimonio es un modelo para ellos. os jóvenes te están mirando a cada momento. Si estás en  una relación de noviazgo te van a mirar más todavía, estás más cerca de su situación y van a examinar todo lo que hagas. Quizás seas el ejemplo más cercano que muchos de estos jóvenes tengan respecto a cómo se comporta una pareja cristiana. Quizás seas soltero o soltera y estés estudiando. Háblales de tus estudios, de lo que te cuesta y de lo que te gusta. Déjales ver cómo la Biblia se relaciona con tu vida diaria y lo que haces. No hay amor sin relaciones, Abrir nuestro mundo sirve para que los jóvenes se identifiquen con nosotros y lo que enseñamos.


            ¿Qué más se puede hacer para mejorar y profundizar la relación del líder con los jóvenes?

No hay comentarios:

Publicar un comentario