27/8/12

Consejos para vencer la pereza




¡Hola amigas! Las anteriores semanas hemos estudiado la pereza, sus posibles causas y las características de una persona ociosa.
Ahora veremos algunos tips prácticos para  vencerla.
ü  Ir al médico. Primero hay que descartar algún problema físico, ya que el desgano y falta de motivación a veces son síntomas de depresión o fatiga crónica, entre otros padecimientos.
ü  Hacer ejercicio físico.- Aumenta la autoestima, la capacidad de concentración y tolerancia al estrés, ya que liberamos endorfinas, que son pequeñas proteínas que hacen sentirnos bien, dan vitalidad y  alegría. Si no eres de espíritu deportivo, como yo, la caminata es lo más fácil, empieza por cinco minutos, y según te vayas sintiendo, vas aumentando el tiempo.
ü  Ser agradecido.- Debemos empezar por agradecer las bendiciones que Dios me ha dado, empezando por estar vivos! Por tener a nuestra familia completa, por algo Dios todavía nos tiene en esta tierra, hay un propósito!

Sal. 103.2-5.-Bendice, alma mía, a Jehová,
Y no olvides ninguno de sus beneficios.
El es quien perdona todas tus iniquidades,
El que sana todas tus dolencias;
El que rescata del hoyo tu vida,
El que te corona de favores y misericordias;
El que sacia de bien tu boca
De modo que te rejuvenezcas como el águila.

ü  Sentarte a meditar cuál es tu propósito en la vida.- ¿Qué hábitos o formas de pensamiento te están frenando o haciendo reducir el paso por la vida? ¿Quién soy, de dónde vine, por qué estoy aquí y a dónde voy?

Prov. 3.6-8.-Reconócelo en todos tus caminos,
Y él enderezará tus veredas.
No seas sabio en tu propia opinión;
Teme a Jehová, y apártate del mal;
Porque será medicina a tu cuerpo,
Y refrigerio para tus huesos.

ü  Preguntarte ¿Qué te está impidiendo que tengas bien puestas las prioridades de Dios para tu vida?

Sal 37.5.- Encomienda a Jehová tu camino,
Y confía en él; y él hará.
Prov. 16:3 .- Encomienda a Jehová tus obras,
Y tus pensamientos serán afirmados.

            Una vez que tengas bien claro lo que estorba, consigue una agenda y…
ü  Haz una lista de actividades por hacer, poniendo tu tiempo con Dios al principio, acomodando lo más importante y urgente primero.
           Aquí puedes colocar, conforme pasen las horas, y según la urgencia, actividades que te sean agradables o más fáciles para que no se te haga pesado el día.

ü  Establece tiempos para cada actividad.- Por ejemplo: 10 minutos de ejercicio, 30 minutos para barrer y trapear, 20 minutos para lavar baños, 15 minutos para lavar platos, 5 minutos para tender ropa.
           Haciendo una cosa a la vez te motivarás, y evitaremos el agobio y desánimo.
ü  Marca la actividad realizada.- De esta forma, te vas poniendo más alegre de que acabas de terminar un quehacer más y vas viendo el progreso.
ü  Incluye compartir con personas.- Esto te ayuda a tu ánimo sabiendo que fuiste de bendición a alguien simplemente al escucharlo y pasar tiempo con ella. (Fil 2.4.- no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros.)
ü  Considerar tiempo de descanso.- No se trata de pasarnos como máquinas de trabajo todo el día, sino también ser buenas administradoras de nuestro cuerpo y energía  física.
ü  Tener el ejemplo de alguien que te inspire.- Si conoces a una mujer que te sea de bendición su ejemplo, puedes acercarte para que pueda ayudarte para organizarte y sentirte mejor.
ü  Coloca versículos en letreros grandes que te animen con tu trabajo.
ü  Mantén la motivación, siéntete apreciada por lo que debes hacer ahora. Hay tiempos para todo (lee Eclesiastés 3.1-15). No te quejes y aprende cuál es la enseñanza que Dios te da a través de este tiempo. Cuando sientas que pierdes la fuerza, ora a Dios que te fortalecerá para que hagas Su voluntad.

Me despido con estos versículos:

Ef. 5.17.- “Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor.”
Ec.8.6 a.- “Porque para todo lo que quisieres hay tiempo y juicio.”

¡Ánimo!

Este es el día que hizo Jehová; Nos gozaremos y alegraremos en él” (Sal. 118.24).



Jéssica Jiménez de Beltrán

Lee también –

¿Quieres conocer más a Jéssica? Visita la sección “Colaboradoras”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada