6/8/12

¿Está la pereza presente en mi hogar?







           

            En la Biblia, en especial en Proverbios, se reprueba y ridiculiza la conducta del perezoso.

            Se les dice ociosos, perezosos, haraganes, flojos, holgazanes.

            En el original, un perezoso es alguien que no se afecta o conmueve, que no siente el dolor.

            En el diccionario, flojo es quien no tiene mucha actividad, fortaleza o calidad. || Perezoso, desempleado, negligente, descuidado y tardo en las operaciones.

      Salomón se dirige a él como al amante de la comodidad, que vive como un haragán y no se aviene a seguir ningún trabajo no oficio.

            Aquí tenemos una ilustración en la Biblia que nos da el panorama de un perezoso (a):


Proverbios 6.9-11.-9Perezoso, ¿hasta cuándo has de dormir? ¿Cuándo te levantarás de tu sueño? 10Un poco de sueño, un poco de dormitar, Y cruzar por un poco las manos para reposo;11Así vendrá tu necesidad como caminante, Y tu pobreza como hombre armado.


            Al haragán hay que despertarle y hasta obligarle a levantarse. Se engaña a sí mismo cada vez que se despierta, suplica que se le deje dormir un poco…un poco… otro poco. Es decir, vive en una continua siesta; así se va alargando el poco hasta dejar de hacer los quehaceres más urgentes.

            Si se deja de dar mantenimiento a la casa o auto, o aun a la salud, luego  sale más caro arreglar todo junto, o se anda quedando hasta sin casa, sin auto o con una enfermedad crónica.

            Toda omisión también tiene una consecuencia.
            Por cierto ¿cómo andamos con la actividad física? ¿Hay algunos electrodomésticos descompuestos que servirían con una reparación, pero da flojera llevarlos con un experto? ¿Puedes abrir todavía el ropero y con solo mirar sabes lo que contiene? ¿Si alguien se quedara como huésped en casa, encontraría lo que necesita fácilmente en la cocina? ¿Cuántas veces has postergado cambiar el menú a una comida saludable?

            Aunque nadie nos ordene hacer cosas para el quehacer doméstico: tender camas, recoger, lavar platos, baños, pisos, ni vayan a revisar tu casa o recámara, o recibas visitas, sabemos cómo debe estar y qué debemos hacer para mantenerla limpia y en orden. Si estamos cansados ¿Cómo nos sentimos al llegar a un lugar limpio y ordenado, a uno desarreglado y sucio?


            Los últimos años el mundo ha cultivado que lo mejor es la ley del menor esfuerzo, lo cual es totalmente anti bíblico y en contra de los parámetros de Dios para la vida del hombre.  

            A un grupo de personas se les preguntó si alguna vez habían sido presas de la holgazanería y se les pidió que levantaran la mano, la mitad lo hizo, la otra mitad no la levantó porque tenía flojera.

            Según estudiosos en la materia, la pereza puede ser causada por:

~        No reconocer sus propios talentos.
~        Falta de motivación.
~        No desean una consecuencia física o mental, como dolor de espalda, de cabeza…
~        No ven los beneficios de la tarea.
~        Falta de reconocimiento en el trabajo que se realiza.
~        Rutina.
~        Desidia.
~        No tener prioridades en orden.

            La ociosidad nos aleja de nuestros objetivos, del propósito de Dios para nuestra vida, no lo dejamos que utilice circunstancias para trabajar en nuestros corazones y nos lleva a la mediocridad, siendo que se nos llama a la excelencia en todo lo que hagamos (Colosenses 3.23).

            Pero hay buenas noticias. Recordemos que la Biblia siempre nos da soluciones a nuestros problemas, aun cotidianos como este. Para combatir la flojera, nuestro Creador nos dejó el ejemplo de las hormigas en Proverbios 6.6-8:

“Ve a la hormiga, oh perezoso, Mira sus caminos, y sé sabio; La cual no teniendo capitán, Ni gobernador, ni señor, Prepara en el verano su comida, Y recoge en el tiempo de la siega su mantenimiento.

            Me di a la tarea de investigar las cualidades de las hormigas como para que el Señor las haya puesto de ejemplo, me confieso que no soy fan de la vida animal, soy hija del asfalto.

            Resulta que todas las hormigas son sociales, trabajan en equipo y por tanto viven en colonias organizadas. Hay varios tipos: cosecheras, pastoras, guerreras, carpintero, soldado, esclavas, etc.

            Me sorprendió que ellas existen en casi todas las zonas terrestres del planeta y que prosperan en los ecosistemas donde viven, gracias a su aprovechamiento de recursos y a su capacidad de defensa.

            ¡Qué maravilla, ahora entiendo!

            Muchas cosas por aprender de estos animalitos, pequeños, pero de gran ejemplo. Esto es lo que aprendí de las hormigas:

            * Como todas trabajan, no hay excusa para estar sin hacer nada (Proverbios 12.24).
            * Ser organizada en mi trabajo del hogar y en mi vida personal (Eclesiastés 8.6 b).
            *Trabajar en equipo como ayuda idónea con mi esposo (Génesis 2.18, Proverbios 18.22).
            *Delegar quehaceres domésticos con los hijos según la edad, tu esposo puede ayudar si quiere, pero no es su obligación.
            Mi pequeño ya alcanza la mesa, mide 80 cms. y tiene 2 años, y lo mando a poner los cubiertos y las servilletas. Esto ya es una responsabilidad de casa, no solo el recoger sus juguetes.
            *Prosperar mi casa espiritualmente, que avance, sea de ejemplo, que viva para Dios (Proverbios 24.3).
            También se vale que colabores en la economía del hogar, mientras no descuides a tu familia ya que el proveedor es la cabeza del hogar (Proverbios 31. 16, 27. 1 Timoteo 5.7, 8).
            *Estar atenta a las asechanzas del enemigo (la carne, el diablo y el mundo). (1 Corintios 10.12).

            Concluimos con que la  pereza es pecado. Gran lección sobre un tema no tratado directamente en las iglesias.

            La próxima semana, veremos las características de una persona perezosa según la visión de Dios. ¡No faltes!
           


Jéssica Jiménez de Beltrán

¿Quieres conocer a Jéssica? Visita la sección “Colaboradoras”.



1 comentario:

  1. Anónimo6/8/12 15:47

    Estando tan lejos de casa puedo permitirme seguir el devocional aca en el blog ,gracias jessica!!

    ResponderEliminar