Mujer en Misión





            Si has leído el blog por un tiempo te habrás dado cuenta de que hay cuatro cosas que amo absolutamente por encima de todas las demás, que son mi motor, mi pasión y que definen la persona que soy:

            1. Dios y Su Palabra
            2. Mi familia
            3. Las misiones
            4. El ministerio – todo aquello en lo que pueda servir al Señor.

            Hoy quiero hablarte de mi amor número 3: las misiones.
            Tengo el privilegio de congregarme en una iglesia misionera por la que no sólo han pasado cantidad de misioneros, sino que aún hoy envía personas a prepararse a Institutos y seminarios bíblicos alrededor del mundo, ayuda en el sustento de misioneros enviados a otros lugares y mantiene activos proyectos misioneros en varios lugares.
            Te hablo de una iglesia de 54 miembros activos.
            De una iglesia con unas 130 personas (como máximo)  que se congregan los domingos.
            Es decir, cualquier iglesia puede tener un ministerio de misiones. No hace falta ser una mega iglesia con cientos o miles de miembros. Sólo hace falta una iglesia con personas cuyo corazón arda por alcanzar Judea, Samaria y hasta lo último de la tierra (Hechos 1:8).
            Te digo más, lo único que hace falta es 1 persona que sienta el compromiso de apoyar a aquellos que están en el campo misionero y que pueda, o intente al menos, compartir la visión con otras personas.
            Puede que esa persona seas tú...
            Sí, ya sé cuál es tu pregunta.
            ¿Qué puedo hacer yo?
            ¡Hay MUCHÍSIMO que puedes hacer!


            Busca un ministerio o un misionero (¡¡o varios!!) cuyo proyecto te interese. En esta era virtual en la que estamos, puedes abrir internet y te aparecerán cientos de misiones y misioneros por los que orar. Te dejo algunos enlaces, obviamente, los ministerios que conozco:

            Nuevas Tribus – www.espanol.ntm.org
            Palabra de vida – www.wol.org / www.palabradevida.org.ar/
            MAF – Alas de Socorro – http://www.maf.org/about/missionaries/country
            SCORE Internacional –  http://www.scoreintl.org/about/missionaries/
            Alcance Mundial - http://world-reach.org/missionaries/

            Algunos están en inglés, sí, pero en Facebook se pueden conseguir varias páginas locales de esos ministerios en español.

            Ve a cualquiera de estos directorios y comienza a orar. Ora para que el Señor te guíe a un ministerio o a una familia en específico. Si escoges orar por un ministerio busca toda la información posible, proyectos, formas en las que puedas involucrarte... Si vas a orar por personas o familias, escríbeles, diles que oras por ellos, pregúntales de qué forma específica necesitan tu apoyo, cuáles son sus necesidades y comienza a orar para que se puedan suplir esas necesidades.
            Quizás el Señor te muestre con el tiempo que orar no es suficiente y que quieres apoyar económicamente. Dios te lo va a mostrar, todo a su tiempo.
            A lo mejor te muestra aún más y lo que requiere de ti es que seas tú la que vaya al campo misionero... mmmm.... dejaré eso para otro día...

            Es una muy buena idea incorporar a los niños en esto. Pueden intercambiar fotos de sus familias, quizás hasta buscar familias misioneras que tengan hijos de la edad de los tuyos. Dependiendo de la edad, pueden hacer para enviar: tarjetas, dibujos, diferentes proyectos de arte... pueden ser desde notas de agradecimiento o de “estoy orando por ti” a pequeños detalles por su cumpleaños o Navidad.  Enséñales que hay personas que dejan todo lo que tienen, a veces hasta su país, su gente, su comodidad para que otros conozcan a Jesús. Aprovecha la ocasión para orar con tus hijos y conocer sobre otros lugares, costumbres... Puedes utilizar libros como “Operación Mundo” e ir orando por distintos países. Si lo acompañas de un mapamundi y les vas señalando dónde quedan los países por los que están orando, además de orar por misiones, ¡aprenderán geografía! 





            Y comparte. Comparte con amigos, familia, con personas en tu iglesia, comienza una reunión misionera, nada elaborado, simplemente junta un grupo de personas que se comprometa a orar contigo. Y quizás, en algún momento, tu iglesia se decida a tener un ministerio de misiones.

            ¿Qué te parece la idea? ¿Crees que puedas involucrarte en misiones orando y comunicándote con alguna familia misionera o algún ministerio? ¿Qué más cosas puedes hacer?



Edurne





Comentarios