Busca lo bueno





            En la última reunión de mujeres de mi iglesia hicimos un juego llamado “Bingo de la gente positiva”. El juego tiene veinte casillas con características como: alguien amable, alguien que sabe escuchar, un buen amigo, un líder, un cristiano fuerte... El objetivo del juego es poner en cada casilla el nombre de una mujer que esté en la reunión que se ajuste a la descripción de la casilla. Se pueden poner varios nombres en cada característica y se pueden repetir nombres en diferentes casillas PERO sólo pueden incluirse a las mujeres que están presentes en la reunión. Después de un tiempo para rellenar, algunas (depende de cuántas mujeres haya) pasan al frente y leen lo que escribieron.
            Me pareció una ida fantástica porque nos “obligó” a buscar cualidades positivas entre las hermanas que estaban allí. Seamos sinceras, no nos llevamos igual de bien con todas las hermanas de la iglesia. Incluso es posible que hayas tenido algún problema con alguna de ellas o que no hables con otras.
            ¿No es genial tener que buscar cualidades positivas en nuestras hermanas, aun incluso (sobre todo) en aquellas en las que tenemos que buscar bien, pero bien al fondo? Y es que, aunque a veces no lo parezca, todas las personas tenemos cosas buenas.
            Hoy te traigo 5  razones para dedicarnos a, intencionalmente, buscar algo bueno en otros:

            1. Todos somos pecadores redimidos por la gracia de Dios.

Gálatas 3:13-14 “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero), para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu.”

            No le des más vueltas, todos venimos del mismo sitio y estábamos destinados al mismo final. Todos fuimos salvados por el sacrificio en la cruz de Jesucristo en nuestro favor. No eres mejor que nadie... sólo otra pecadora redimida por gracia.


            2. No debemos hacer diferencias entre las personas.

Santiago 2:9 “...si hacéis acepción de personas, cometéis pecado...”

            Para Dios todos somos iguales, todos somos hijos suyos, nos ama por igual, nos trata por igual y siempre, siempre nos recibe y nos recoge cuando caemos... y nadie se salva de caer.

1 Corintios 10:12 “El que piensa estar firme mire que no caiga


            3. Somos un cuerpo

1 Corintios 12:12 “Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo.”

            No podemos prescindir de esas personas con las que no nos gusta estar o con las que no nos la llevamos bien. Son útiles para el cuerpo de Cristo y tienen una función que cumplir. Por lo tanto, ya que no puedes deshacerte de ellas... ¡busca lo bueno! Date un motivo para convivir con esas personas. Lee 1 Corintios 12:12-30.


            4. La Escritura nos llama a amarnos, edificarnos y soportarnos unos a otros

Efesios 4:1-2 “Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor,”

            ¿No es más fácil hacerlo cuando vemos la parte positiva de esas personas que te han herido, de las que siempre meten la pata o de las que no tienen el mejor de los testimonios? ¡Para mí sí!


            5.  Debemos olvidar lo malo

1 Tesalonicenses 5:21 “Examinadlo todo; retened lo bueno.”

            ¡Quedémonos con lo bueno de la gente! No te detengas a ver sólo, lo malo utiliza la lupa para ver también lo bueno y quédate con eso.


            Te animo a que pruebes el juego. Agarra una hoja y un lápiz y haz una lista de las mujeres de tu iglesia (¡de todas! ¡no hagas trampa!). Después esfuérzate por anotar al lado de cada nombre, al menos una característica positiva de esa persona. Tu perspectiva va a cambiar por completo, te lo aseguro.


Edurne



Comentarios

  1. Qué bonita idea!! me gusta mucho!! recién leo esta publicación, parece que el Señor la puso justo ahí para mí! Me desperté esta mañana pensando que la próxima reunión de mujeres debíamos enfocarnos en estar más unidas... este es un recurso muy bueno para ello!! muchas gracias por permitir que Dios te use! Sigue escribiendo ideas... son muy bien aceptadas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carolina! Fue una linda experiencia para nosotras, espero que sea igual de hermosa para las mujeres de tu iglesia. Un abrazo! =)

      Eliminar

Publicar un comentario