EL cuerpo

25/9/12







 

            Déjame contarte una historia.
            Hace unos meses descubrí “por casualidad” una página llamada WomenLivingWell.org, que ofrecía para sus suscriptores un e-book gratis llamado La mujer de Proverbios 31 – Una virtud a la vez. Me suscribí, bajé el libro y lo primero que se me ocurrió, como siempre que encuentro un material interesante, fue traducirlo al español. Me puse en contacto con la autora, Courtney Joseph, para pedirle permiso para traducirlo. Poco después, Courtney me dijo que había otra página, GoodMornigGirls.org, que llevaba su amiga Angela Perrit y que iban a utilizar su libro para hacer un estudio bíblico durante tres meses.
            Me anoté al estudio bíblico yo sola y puse un anuncio en mi página de Facebook, más que nada para ofrecer el libro de Proverbios 31 y para animar a anotarse en el estudio a aquellas mujeres que hablaran inglés.
            Entonces recibí un mensaje que decía “¿Vas a formar un grupo en español? ¡Yo quiero ser parte!”. Nunca había pensado formar un grupo en español y no creía que nadie se interesara, pero me dije “bueno, ella y yo somos un grupo”. El mensaje me lo envió Trisha Goddard, mi amiga ameriguaya.
            Al final, muchas fueron las que se interesaron por ese estudio de Proverbios 31 y así, de esa manera tan “casual”, se formó el primer grupo de GMG en español, con más de 40 mujeres en todo el mundo compartiendo día a día la Palabra de Dios ¡Ese glorioso grupo vibrante, unido, vivaz, con hambre por la Palabra que aún continúa y del que han salido la mayoría de nuestras líderes en español!
            Después, con el tiempo, fui conociendo a Trisha y nos dimos cuenta de que teníamos mucho en común: ambas esposas, mamás de tres niños, con pasión por las misiones (Trisha y su esposo Mike son estadounidenses y sirven en Paraguay) y un deseo enorme de ayudar a otras a crecer en el Señor. Nunca nos hemos visto en persona, no sé cómo suena su voz, pero desde hace unos meses ha sido mi amiga, mi apoyo, mi confidente, mi compañera de ministerio y guerrera de oración. Junto a ella llevamos adelante este sueño que es GMG en español.
            ¿Cómo es esto posible? ¿Cómo es posible que personas que no se conocen de nada puedan trabajar juntas y servir al Señor en un ministerio?
            Porque somos un cuerpo. Perdón, no somos un cuerpo cualquiera. Somos EL cuerpo.
            Somos EL Cuerpo de Cristo.

Colosenses 1:15-18

Porque en él fueron creadas todas las cosas,  las que hay en los cielos y las que hay en la tierra,  visibles e invisibles;  sean tronos,  sean dominios,  sean principados,  sean potestades;  todo fue creado por medio de él y para él. Y él es antes de todas las cosas,  y todas las cosas en él subsisten;  y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia,  él que es el principio,  el primogénito de entre los muertos,  para que en todo tenga la preeminencia


Efesios 1:22-23
y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.”


            El cuerpo de Cristo es la iglesia universal a la que todo creyente pertenece, cualquiera que sea su afiliación eclesial local. Es un organismo espiritual en el que se entra por medio del nuevo nacimiento y del que Cristo es la cabeza resucitada. Este cuerpo permite que personas como Trisha y como yo, como Courtney, Angela... ¡como tú! tengamos un lugar común en el que compartir y desarrollar nuestros dones y talentos para la gloria de Dios.

Romanos 12:4-5
“Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función, así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros.


            Un solo cuerpo, compartiendo...

            ...una misma fe (Colosenses 1:4)
            ...un mismo amor (Colosenses 1:4)
            ...una misma esperanza (Colosenses 1:5)

            Conocer estos otros miembros del cuerpo que forman GMG ha cambiado mi forma de acercarme a la Palabra de Dios. El estudiar uno o dos versículos diarios me ha ayudado a profundizar mucho más en la Escritura, a estudiarla con más detenimiento, saborearla y encontrar diferentes formas de ponerla en práctica. Además de eso, me ha dado la oportunidad de conocer a hermosas mujeres que anhelan conocer más a Dios y con las que he podido formar un vínculo de amistad, de amor, de hermandad, que traspasa la pantalla de la computadora....
            ... porque somos El cuerpo.


Visita a Trisha en su blog (http://unamujerelegida.wordpress.com/) y su página de Facebook





Edurne


Recuerda que si quieres hacer el estudio de Colosenses puedes descargar la guía de estudio en este enlace:


Entra a la página de GMG en español y allí encontrarás todos los recursos adicionales para que puedas realizar el estudio por tu cuenta o, ¿por qué no? formando un grupo propio.








1 comentario:

  1. MUY LINDO ARTÍCULO, YO PENSÉ QUE HABÍAS CONOCIDO A TRISHA EN IB.

    ResponderEliminar