Mi forma de hablar a ojos de Dios





Esta semana empezaremos una serie de estudios sobre la nuestra forma de hablar.
La lengua es la parte del cuerpo humano que percibe 4 tipos de sabores: dulce, salado, amargo y ácido.
Podemos englobarlos en dos grandes grupos: los primeros dos son agradables (DULCE Y SALADO), y los dos últimos (el AMARGO Y EL ÁCIDO) no son buenos para disfrutar.
De esta misma forma, le podemos dar a la lengua, al hablar, un buen o mal uso, según lo marca la Palabra de Dios.
En Prov. 18:21 y 12:18, la palabra puede ser vida y medicina, pero, sin embargo, también es factible que provoque muerte, o sea tan dolorosa como un golpe de espada. Leamos estas porciones:
Prov. 18:21.-  La muerte y la vida están en poder de la lengua, Y el que
la ama comerá de sus frutos.
Prov. 12:18.- Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada;
Mas la lengua de los sabios es medicina.

Se cuenta una historia en que una joven dama le dijo una vez a su pastor:
-Creo que ya sé cuál es mi talento.
-¿Sí? ¿Cuál es?
-Que no tengo pelos en la lengua. ¡Siempre digo con franqueza lo que pienso!
A lo que su pastor respondió:
-Pues no creo que Dios se enoje si usted se olvida de ese talento y lo entierra.

¿Y tú, cómo usas tu lengua? Me llaman muchísimo a atención los objetos que Dios usa para comparar las buenas expresiones. En Proverbios asemeja la lengua del justo con PLATA ESCOGIDA, los labios prudentes con JOYA PRECIOSA y la palabra dicha como conviene como una MANZANA DE ORO CON FIGURAS DE PLATA.

¿Te imaginas  lo impresionantes que serían tales objetos? Vamos a leer directamente éstos versículos y explicar luego lo que significan
Prov. 10:20a.- Plata escogida es la lengua del justo.
Prov. 20:15.- Hay oro y multitud de piedras preciosas;
Mas los labios prudentes son joya preciosa.
Prov. 25:11.- Manzana de oro con figuras de plata Es la palabra dicha como conviene.

Ahora, ¿por qué PLATA ESCOGIDA? Porque la plata es un metal precioso que para usarlo debía estar libre de impurezas. ¿Pensemos: hablamos cosas sucias para Dios, mi conversación es pura, sana?
Vamos a las JOYAS, éstas son introducidas en la Palabra de Dios para describir BELLEZA Y MAGNIFICENCIA. Mientras que el ORO, sugiere el esplendor de la gloria de Dios.
¿Te das cuenta del valor tan hermoso y preciado que el Señor da a la lengua agradable a Él, congruente con lo que ordena en Su Palabra?

Por eso, durante las siguientes semanas estudiaremos cinco características de una lengua dulce, agradable a Dios. 
¡Te espero, no te lo pierdas!

Por Jéssica Jiménez de Beltrán.

 ¿Quieres conocer a Jéssica? 
Visita la sección  “Colaboradoras”.


Comentarios

  1. Gracias muy buen articulo Dios les bendiga!

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti por visitarnos! Puedes leer más de Jessica en su nuevo blog - Con Visión de hogar - http://www.convisiondehogar.blogspot.mx/ :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario