La razón de la celebración







            ¿Estás un poco cansada ya de escucharme hablar sobre la Navidad? ¡Pues prepárate porque aún me quedan dos semanas por delante! En todos estos días le he estado dando vueltas a algo que una de nuestras líderes en GMG espaÑol me comentó (¡gracias Sofía!) y que puede resumirse en una sola palabra: confusión.

            Como probablemente sabes, nuestro estudio actual de GMG trata sobre Adviento y estamos gastando tiempo en explicar lo que es el Adviento, los calendarios, las velas, la parafernalia y probablemente vamos a estar hablando aquí en el blog y en otros blogs sobre recetas, decoración, regalos, música, fiestas... PERO no te confundas: todo lo que comparto tiene la intención primordial de mantener a Jesús como el centro de la celebración de la Navidad y de hacer que cada día puedas pasar un tiempo especial con El.

            Jesús es la razón de la celebración.

            Y a veces podemos confundirnos un poco entre tantas cosas. 

            Desde hace un par de años he buscado de todas las maneras posibles hacer que en mi hogar celebremos una Navidad que tenga a Jesús como el centro, como la razón de esa celebración. ¿Eso quiere decir que debo prescindir de todo lo demás? ¡NO! Puedo decorar mi arbolito, poner los adornos de Navidad, comprar regalos, hacer fiestas, colgar las botas (¡ojalá tuviera una chimenea para poder hacerlo!), ver con mis hijos películas en las que aparece Santa Claus... y aún así mantener a Jesús como el centro de nuestra celebración.

Juan 17:15-16
No ruego que los quites del mundo sino que los guardes del mal. No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo

            No somos del mundo, pero estamos en el mundo. Y, a no ser que viva en una burbuja lejos de todo lo que me rodea, tanto mis hijos como yo vamos a estar expuestos a todo lo que el mundo hace durante la Navidad, a cada tradición, a lo que es “normal” y “costumbre”.

            El Señor Jesús dijo; “no ruego que los quites del mundo, SINO QUE LOS GUARDES DEL MAL” y, ¿sabes qué? una forma de guardarnos del mal es poner una y otra vez a Jesús en el centro de la Navidad. Sé que puedo llegar a ser muy pesada con esto, o “temática” como dicen aquí, pero ¡merece la pena!

            Algunas ideas para mantener un equilibrio entre las costumbres “mundanas” y tener a Jesús como la razón de la celebración:

            ¿Te gusta decorar tu casa? ¡Hazlo! Pon luces, pon guirnaldas, saca los manteles, la vajilla, en mi caso... ¡los vasos de vidrio! Intento dejar claro a mis hijos que estamos celebrando, que estamos de gala en casa, que estamos de fiesta para poder celebrar el cumpleaños de Jesús. Incluso el año pasado hicimos un pastel para celebrar Su cumple y lo desayunamos la mañana de Navidad antes de abrir los regalos.

            Llevo años intentando comprar un árbol grande... bueno, un árbol normal que supere un poco al primer y único arbolito de Navidad que compramos desde que nos casamos. Aquella primera Navidad que pasamos juntos mi esposo y yo  no teníamos nada y compramos un mini árbol de unos 40cm... sí, te puedes reír. Desde el año pasado que los niños hicieron los adornos para el árbol de “La Verdad en el Oropel” nos están pidiendo a gritos uno más grande y creo que este año lo van a conseguir (¡Sí!). ¿Cómo puedes decorar el árbol de forma que mantenga a Jesús como foco de la celebración? Pon adornos de ángeles, de estrellas, pega o pinta algunas palabras en las bolitas (¿bambalinas?) del árbol, como Jesús, Salvador, Fe... Háblales a los niños de que Jesús es la Luz cada vez que conectas las lucecitas del árbol, haz adornos alusivos a la historia de la Navidad ¿Ya te hablé de la Verdad en el Oropel? Sí, también con eso soy... “temática”.

            Por supuesto, reserva un lugar especial de tu hogar para poner un pesebre, una escena de la Navidad (un “Belén”, como se dice en España). Es la mejor forma de ir contándoles a tus hijos la historia de Navidad a cada rato. Es más, ellos te la van a contar a ti después de un par de veces de escucharla usando las figuras para darle un poco de acción.

            ¿Te gusta colgar botas, calcetines o medias de Navidad? ¡A mí sí! Cada miembro de mi familia tiene una: la de mi esposo es grande y acolchada, la mía es blanca, con un dibujo de “Preciosos momentos”, mis hijos tienen cada uno una bota de fieltro y tenemos otra bota especial con una corona dorada para Jesús. A veces metemos caramelos, otras veces pequeños regalos y, generalmente, cosas que hacemos: tarjetas, dibujos, notas, vales del tipo “ganaste un beso” o “te tocó un abrazo” o “te ayudo a recoger los juguetes”. El día 25 cuando abrimos los regalos, bajamos la bota de Jesús y vemos también todos los regalos que recibió por Su cumple.

            Lo mismo puedes hacer con los regalos. La Biblia dice que los sabios de Oriente les llevaron 3 regalos a Jesús, oro, incienso y mirra (Mateo 2:11). Mi esposo y yo decidimos desde que tuvimos a nuestro primer hijo que no queríamos caer en la parte más consumista de la Navidad. Así que cada miembro de la familia recibe un regalo “bueno” y los niños reciben alguna otra cosita como colores, cuadernos para pintar, stickers, algún juguetito de los chinos... en fin, ya me entiendes. Y hacemos muchos, muchos regalos caseros, con nuestras manos. También intentamos regalar a otros. Cada año hacemos galletas y torta negra para regalar, generalmente a los vecinos, que, en su mayoría no conocen a Cristo. Metemos las galletas en una bolsita, le ponemos un lazo, hacemos una tarjetita con Juan 3.16 y le ponemos un folleto. Mis hijos son los encargados de repartir las galletas casa por casa en nuestro barrio y ellos saben que el motivo para hacerlo es que otros puedan saber que estamos contentos porque Cristo va a nacer y queremos compartir nuestra alegría con otros.





            ¡Las películas y comiquitas con Santa Claus! ¿Qué hago con ellas? Bueno, para empezar, ser prudente y balancear lo que mis hijos ven en televisión en general. Ellos tienen películas y libros en los que se cuenta la historia de la Navidad, pero también ven algunas películas que pasan en televisión en las que Sale Santa Claus. ¿Cuál es la diferencia? Mis hijos no están creciendo pensando que Santa vive en el Polo y que durante todo el año dirige el taller de los duendes mientras hacen regalos para repartir el 24 de diciembre... ellos saben que los regalos se los compramos nosotros y saben que Santa Claus es un personaje que sólo existe en las películas y en las comiquitas igual que  Winnie Pooh o los Vegetales.

            Lo único que te hace falta es un poco de imaginación (bueno, a veces bastante) para que cada una de las cosas en las que el mundo centra esta celebración tengan el significado correcto: Cristo es la razón de la celebración. En general, creo que todo depende de tener claro (mi esposo y yo en primer lugar) que la Navidad tiene que estar centrada en Jesús, que celebramos el nacimiento del Salvador, de la Esperanza para este mundo. Es vital que, sobre todo en estas fechas saques tiempo para el Señor cada día, para atesorar Su Palabra, para compartir la historia de la Navidad, la de verdad con tus hijos. Para mí está siendo muy especial el estudio de Adviento de GMG espaÑol porque lo estamos haciendo juntos como familia. Nada largo, nada profundo (mi hijo mayor apenas tiene 5 años), pero lleno de significado.


Isaías 9:6
Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.


Edurne

¿Quieres descargar totalmente gratis el estudio de Adviento de GMG español? Ve a nuestra página de Facebook e infórmate!





Comentarios

  1. Mil gracias Edurne, por esta entrada en el blog, la verdad muy amorosa y directa... Me has ayudad mucho... y te lo agradezco Dios te bendiga...en union de tu familia.

    Grecia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Grecia!! Bendiciones para ti también =)

      Eliminar
  2. MUY INTERESANTE Y EXAHUSTIVO AMIGA. ME ENCANTÓ LA FOTO :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jessi! ¿Te gustó la de la cruz en el pesebre? ¡A mí también me encanta? jaja Besos!

      Eliminar
  3. Me gustó mucho. Gracias por contarnos de cómo celebran en tu familia.

    ResponderEliminar
  4. Hola Edurne, me encanto, es cierto no somos de este mundo , pero estamos acá y mientras eso ocurra debemos tomar lo bueno y desechar lo malo y mantenernos centrados en la verdad que es Cristo Jesus. Dios te bendiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amén! Gracias por tu comentario! Saludos y bendiciones! =)

      Eliminar

Publicar un comentario