Paz para los que creen (parte 2)




Ayer estuvimos revisando el pasaje navideño de Lucas 2.8-20. Nos quedamos analizando el mensaje de los ángeles a los pastores:
                          “…y paz en la tierra
para todos los que Dios ama! (TLA)

Cristo vino a traer paz a todos los hombres, a quienes lo aceptan por la fe.
Heb. 11.6.- De hecho, sin fe es imposible agradar a Dios. Todo el que desee acercarse a Dios debe creer que él existe y que él recompensa a los que lo buscan con sinceridad. (NTV)

¿Por qué los seres humanos necesitamos tener paz con Dios?
Rom. 3.23.- Pues todos hemos pecado; nadie puede alcanzar la meta gloriosa establecida por Dios (NTV).

Esa meta, es la eternidad, estar con Dios para siempre. Dios ama al pecador, pero no su pecado. Pero nos amó tanto, que:
Rom. 5.8.- Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.
Su hijo fue hecho carne, nacido como humano, y lo entregó,  para morir en nuestro lugar.

Por eso, en Lc. 2.11 leímos:
que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor.”

Un Salvador, alguien que nos salvó de la condenación eterna por nuestro pecado.

Jn 1.11-12.- A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;
           
        ¿En qué debemos poner nuestra fe? En creer que Jesús vino a morir en mi lugar. Ese fue el propósito de Su nacimiento, del festejo de esta temporada navideña (aunque no sea la fecha verdadera).

Rom. 1.17.- Esa Buena Noticia nos revela cómo Dios nos hace justos ante sus ojos, lo cual se logra del principio al fin por medio de la fe. Como dicen las Escrituras: «Es por medio de la fe que el justo tiene vida» 

Gál. 2.20.- Mi antiguo yo ha sido crucificado con Cristo. Ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí. Así que vivo en este cuerpo terrenal confiando en el Hijo de Dios, quien me amó y se entregó a sí mismo por mí.(NTV)

¡Qué hermoso pasaje! Muestra el resultado de creer en la obra de Dios por amor a nosotros.
Y claro, regresando al evangelio de Lucas, la reacción de los pastores ante el anuncio de la venida de El Salvador, en los versículos 15 y 16, una vez retirados los ángeles, decidieron ir a Belén y dice que fueron apresuradamente. Una vez que encontraron al pesebre con el niño, estuvieron ahí dando las buenas noticias de salvación que los ángeles les habían anunciado.
Buscaron con presteza a Dios, y una vez que los encontraron, hablaron de Su obra a otros. 
¿Así lo hacemos los que lo hemos conocido? Los pastores reflejaron la luz que habían recibido.
Mt. 5.14-16.- Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad en lo alto de una colina no puede esconderse. Ni se enciende una lámpara para cubrirla con un cajón. Por el contrario, se pone en la repisa para que alumbre a todos los que están en la casa.
Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo. (NVI)

Esta es una invitación a esparcir  las buenas noticias en estas fechas de convivencia familiar, la razón del nacimiento de Jesús, la celebración de su cumpleaños. por ejemplo, hacer un pastel para tener oportunidad de explicar esto el día de nochebuena es un buen recurso.
Con cada vida cambiada, cada corazón en paz, es la motivo de la navidad.
Rom. 5.1.- Dios nos ha aceptado porque confiamos en él. Esto lo hizo posible nuestro Señor Jesucristo. Por eso ahora vivimos en paz con Dios. (TLA)

Y este es nuestro mayor deseo en el Blog de El Viaje de una Mujer:
Rom. 15.13.- Le pido a Dios, fuente de esperanza, que los llene completamente de alegría y paz, porque confían en él. Entonces rebosarán de una esperanza segura mediante el poder del Espíritu Santo. (NTV)

¡Feliz Navidad estimadas lectoras!

Por Jéssica Jiménez de Beltrán.
¿Quieres conocer a Jéssica? Visita la sección “Colaboradoras”.


Comentarios