Fortalécete en el Señor







"
Y David se angustió mucho, porque el pueblo hablaba de apedrearlo, pues todo el pueblo estaba en amargura de alma, cada uno por sus hijos y por sus hijas; mas David se fortaleció en Jehová su Dios. " (1 Samuel 30:6)


            David estaba exiliado en territorio filisteo tratando de escapar de Saúl. La Biblia nos dice que vivió en Siclag un año y cuatro meses. Durante ese tiempo, peleó muchas batallas con éxito. Un día, los amalequitas arrasaron la ciudad llevando cautivos a sus habitantes, incluyendo a las dos esposas de David, y quemando todo a su paso. Sus hombre se volvieron en su contra y querían apedrearlo incluso. El mismo David estaba muy angustiado.

            Pero la Biblia dice que David se fortaleció en Jehová su Dios.

            ¿Qué significa esto? ¿Qué hizo David en esta situación de prueba intensa? ¿Cómo podemos nosotras fortalecernos en el Señor?

            1. Recuerda el gozo pasado

            Encontramos un hermoso ejemplo de esto en los versículos 1-5 del Salmo 42:

Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, Así clama por ti, oh Dios, el alma mía Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo; ¿Cuándo vendré, y me presentaré delante de Dios? Fueron mis lágrimas mi pan de día y de noche, Mientras me dicen todos los días: ¿Dónde está tu Dios? Me acuerdo de estas cosas, y derramo mi alma dentro de mí; De cómo yo fui con la multitud, y la conduje hasta la casa de Dios, Entre voces de alegría y de alabanza del pueblo en fiesta ¿Por qué te abates, oh alma mía, Y te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío

            En este Salmo tenemos un ejemplo de cómo recordar tiempos felices durante una dura prueba nos ayuda a fortalecernos en el Señor. Deliberadamente vuelve su pensamiento al Señor y confía en que El hará algo bueno de toda la situación.


            2. Recuerda la fidelidad de Dios en tu vida

            Piensa en ocasiones en las que no tenías respuestas, pero Dios te las acabó dando, las situaciones en las que no veías salida y Dios obró a tu favor. ¿Recuerdas aquel dinero que necesitabas y que te llegó sin esperarlo? ¿O esa enfermedad de la que fuiste sanada sin explicación médica? ¿Recuerdas cómo el Señor “reparó” tu corazón después de un tiempo de intenso dolor? Si El lo hizo antes, lo hará de nuevo. El es el mismo ayer, hoy y para siempre (Hebreos 13:8).


            3. Medita en la Palabra de Dios en vez de en tus problemas

            Cuando el miedo llama a la puerta, responde con fe. Con esa fe que viene de oír la Palabra de Dios (Romanos 10:17). Lee la Biblia, léela en voz alta, busca versículos que te ayuden en la situación que estás viviendo, memorízalos, escríbelos y ponlos por todas partes para que puedas verlos.

            ¿Por qué situación estás pasando en este momento? ¡Fortalécete en el Señor? ¿Qué otras formas de fortalecerte en el Señor te resultan útiles a ti? ¡Compártelas aquí!


Edurne



Comentarios

  1. Edurne, gracias, palabras sabias y oportunas para mi vida hoy. Sobre todo en recordar la fidelidad de Dios para mi vida. DTB, Chela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leer Chela! Bendiciones =)

      Eliminar

Publicar un comentario