¡Detén la locura de las mañanas!

7/2/13







            Son las 4:50 de la mañana.

            Mi alarma suena. Tengo tiempo para tomar dos o tres tazas de te (estoy dejando el café, aunque suelo necesitarlo al final de la semana),  hacer mi devocional y prender la computadora para publicar en el blog, entrar  los grupos de estudio de GMG espaÑol y chequear el email. Mi esposo se va a trabajar.

          Son las 6:50 de la mañana. 

          Empiezo a  correeeeeeeeeeeeeeeer  para despertar a mis dos hijos mayores, hacer el desayuno, bañarlos, plancharles el uniforme, hacer que se cepillen los dientes, coman, se vistan, agarren sus mochilas y estén listos para llevarlos al kínder.... Por supuesto, todo esto mientras mi bebé se despierta, pide su tetero, levanta las manos para que lo cargue, da gritos para terminar de despertar a sus hermanos porque no lo cargo, se quita el pijama y el  pañal (no preguntes), intenta agarrar la plancha caliente, tira al piso el tetero que no se quiso tomar, deshace la cama que acabo de tender, le esconde los zapatos a los niños y tira alguna media a la poceta del baño.

            Son las 7.50 de la mañana.

            Papá viene a buscar a los niños. Yennixon y Nahiara van al kínder. Markel se vuelve a quedar dormido.

            Paz.

            Y así seguimos de lunes a viernes con nuestra “rutina” matutina.

            Aaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

            ¿Cómo será eso de comenzar el día sin estrés, sin correr de aquí para allá, sin gritar, sin apurar a nadie? Pues... no lo sé. Espero contártelo próximamente. De momento, te dejo estas “14 formas de detener la locura matutina” que leí en www.imom.com

            Crea un buen ambiente

            1. Despierta a tus hijos con un beso y un abrazo o, al menos, con un cálido “Buenos días”.
            2. Intenta no sonar como un sargento desde el principio. Reserva ese tono para el momento en que tengan que montarse en el carro.
            3. Pon música animada mientras todos se alistan. No música alta ni intensa, sólo divertida y animada.
            4. Aliéntalos todo el tiempo “¡Buen trabajo, equipo!” “¡Lo están haciendo muy bien hoy!” “¡Qué bien doblaron sus pijamas!” “¡Gracias por tender la cama, buen trabajo!”

            Merece la pena preparar con antelación.

            5. Ten listas las cosas que tú tienes que hacer – el desayuno, las loncheras, el carro... - alístate para salir antes que ellos se despierten. Si tú y lo que te toca hacer a ti está listo, puedes ayudar a tus hijos en caso de que lo necesiten o si surge alguna crisis.
            6. Junta todo lo necesario la noche anterior – pon las medias y los zapatos en un sitio, saca la ropa, los accesorios para el cabello...

            Los niños pueden hacer más.

            7. Si son lo suficientemente mayores, deja que ellos pongan la alarma y se despierten por su cuenta.
            8. Haz una lista de lo que deben hacer por las mañanas y ponla en un lugar visible para que ellos puedan ir chequeando lo que les falta por hacer aún.
            9. Habitúalos a tener preparadas sus mochilas con sus libros, cuaderno, tareas y todos sus útiles listos desde la noche anterior.

            Secretos para las mañanas

            10. Adelanta los relojes de la casa 5 minutos. Aunque todos sepan que están adelantados, les ayuda a moverse más rápido.
            11. Ve dando advertencias sobre el tiempo que les queda “¡Nos quedan 10 minutos para salir!” “¡Nos quedan 5 minutos!”.
            12. Sorprende a tus hijos de vez en cuando con pequeñas recompensas por haber hecho las cosas a tiempo. Por ejemplo, una nota en su lonchera o una merienda especial cuando regresen de la escuela.
            13. Deja que ellos te escuchen hablar con tu esposo o con alguna otra persona sobre lo bien que lo hicieron esa mañana.
            14. Despiértate lo suficientemente temprano como para tener tu tiempo devocional y comenzar el día con la perspectiva correcta.

            ¿Qué te parece? ¿Vas a intentar alguna de estas cosas? ¡Yo sí! Ya he anotado algunas que creo que pueden funcionar con mis hijos (¡y conmigo!).

            ¿Tienes alguna otra idea? ¿Cuáles son tus trucos para evitar la locura por las mañanas?  Por favor, compártelos con nosotras aquí. 


Edurne

2 comentarios:

  1. Que buenas recomendaciones Edurne, yo siguo algunas en este momento q tengo una beba de preescolar nada más y que mi esposo sale tres veces por semana a trabajar temprano.
    El bebé se queda en casa durmiendo mientras llevo a la nena al colegio y generalmente me da tiempo de hacer mi devocional cuando regreso y antes de que él se levante.
    En la noche dejo adelantado casi todo: desayuno, merienda; uniforme, mi ropa, el bulto del colegio, nota para la maestra y adornos del cabello de mi nena, jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joanna! Qué bueno que puedas tener mañanas un poco más "relajadas" jajaja Los míos son automáticos, en cuanto se despierta uno se despiertan todos!!! Ay el cabello... otra lucha jajaja Saludos!!! =)

      Eliminar