¿Qué sería de mí?







¿Qué sería de mí? ¿Recuerdas esa canción? Creo que es de Jesús Adrián Romero, pero seguro que me equivoco ¿Qué sería de mí si no me hubieras alcanzado? Y eso mismo me pregunto en estos días en los que celebramos  la muerte de Jesús (celebramos, no conmemoramos, porque sabemos que la muerte de Jesús y Su posterior resurrección nos da la vida eterna) ¿Qué sería de mí si el Señor no me hubiera alcanzado con Su gracia y con Su amor? ¿Dónde estaría yo hoy si no fuera por Ti?


Probablemente estaría haciendo maletas, como antes de ser cristiana. Pasé varios años de mi vida con una maleta en la mano y un pasaje en la otra. Cuando llegaba a otra ciudad o a otro país y conseguía un trabajo nuevo, una casa nueva, un nuevo novio, nuevos amigos... Cuando ya estaba establecida y acomodada a una rutina, sentía que algo no estaba bien y tenía que cambiar.
Todavía no sabía que lo que no estaba “bien” era yo. Que el vacío en mi interior sólo podía ser llenado por Dios.

Finalmente un día un compañero de trabajo me mostró, con muchísima paciencia, que Cristo murió por mí. Que el sacrificio en la cruz fue por mí. Que El no merecía morir y que yo no merecía salvarme, porque mi pecado me separaba de Dios. Pero que aún así, decidió sufrir y morir por mí.

1 Pedro 3:18

Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu;”


Que mi pecado me separaba de Dios y me enviaba directa al infierno...


Romanos 3:23 “Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios”

Romanos 6:23 “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro”.


Pero (¡bendito pero!) que el amor de Dios por mí es mayor que mi pecado y proveyó la solución para poder salvarme...


Juan 3:16 dice que “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”

Romanos 5:8 dice que “Dios mostró su gran amor para con nosotros en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros


Y seguí haciendo maletas. Sólo dos veces más: una para ir a Argentina, al Instituto Bíblico de Palabra de Vida y otra para venir a la selva de Venezuela, a servir al Señor entre las etnias indígenas.

Acepté a Jesús como mi Salvador personal hace 10 años. Si me hubieras preguntado unos días antes de eso “¿Dónde crees que vas a estar dentro de 10 años?” Te aseguro que no te hubiera respondido con mi ubicación actual. Pero Dios tenía un plan para mí. De la misma forma que tiene un plan para ti. Yo decidí que vivir para Dios era mejor que vivir para mí misma.

¿Qué vas a decidir tú?

Yo no sé dónde estaría hoy si no fuera por la gracia y el amor de Dios. Pero sé dónde voy a estar mañana y al día siguiente y cada uno de los días que vengan después. También sé dónde voy a pasar la eternidad.

¿Y tú? ¿Sabes qué va a ser de ti? ¿Sabes dónde vas a estar en unos años? ¿Sabes si vas a seguir vivo en unos años?

Deja que la gracia y el amor de Dios te alcancen HOY. No esperes a mañana.

Ese Cristo que ves clavado en la cruz murió por ti, por amor a ti, para salvarte a ti. Pero es tu elección y es tu decisión.

2 Pedro 3:9
El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.”


Dios no quiere que tú te pierdas, quiere que tengas una vida plena en la tierra y una vida eterna en el cielo. ¿Cómo lo puedes hacer?


No puedes salvarte por medio de buenas obras, ni por conocimiento bíblico, ni yendo a una iglesia, ni siendo una “buena persona”, ni siendo alguien religioso. La Biblia dice que

Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.”
Efesios 2:8-9


La vida eterna es un REGALO, no hay ninguna forma en la que puedas ganarla por ti mismo. El único camino para llegar a Dios es Su Hijo Jesucristo.

Juan 14:6 dice “Yo soy el camino, la verdad, y la vida; nadie viene al Padre si no por mí


Jesucristo es el regalo. Jesucristo es el único que puede darte acceso al Padre. Recibir a Jesús como tu Salvador personal, aceptar el regalo, depende de ti, de nadie más. Eres tú el que puede aceptarlo o rechazarlo.

Para aceptar a Jesús sólo tienes que poner tu fe en Su obra en la Cruz a tu favor, creer que El murió por ti, creer que El cargó con tus pecados para que tuvieras acceso al Padre. Si lo crees, si en verdad lo crees, puedes hacer una oración como esta:

“Jesús, te pido que entres en mi corazón para que me salves. Perdona mi pecado y dame el regalo de la vida eterna. Creo que Tú moriste en la cruz por mí y te recibo como mi único y suficiente Salvador personal.”

PERO recuerda que no es la oración lo que te salva, sino tu FE. ¿Crees en la obra redentora de Jesús en la Cruz tal día como hoy hace 2013 años? Entonces recíbelo.

Romanos 10:9

que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.”

Hoy celebramos ¡celebramos! a un Cristo VIVO, a un Cristo que padeció para salvarnos, a un Cristo que dio Su vida por ti.

¿Tienes a Cristo en tu corazón? Hoy te pido que hagas dos cosas: tómate un minuto para darle gracias a Dios por la salvación que tienes en Cristo y envíale este artículo a alguien que conozcas que no conoce a Jesús.

¿Todo lo que acabas de leer te parece chino básico? ¿Tienes una inquietud en lo profundo de tu corazón pero aún tienes dudas? Envíame un mensaje o deja un comentario y con mucho gusto intentaré resolverlas.

 Jesús murió... ¡y resucitó al tercer día conforme a las Escrituras! ¡Celebremos!


Edurne


Comentarios

  1. Anónimo29/3/13 9:48

    Wao,Dios me hablo a traves de ti no te imaginas cuanto...Ahora, fuiste a Argentina y luego a Venezuela,como es que estuviste tan clara de lo que te hacia sentir llena en la busqueda de Dios? Gracias por ser un instrumento de guia espiritual en mi vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Antes de ir a Argentina estaba en un campamento de Palabra de Vida y leyendo 1 Corintios 1, todo el capítulo confronta la sabiduría del hombre con la sabiduría de Dios. Yo ya era una mujer muy preparada, con carrera, y, simplemente, sentí que el Señor me decía a través de ese texto que ya me había preparado mucho en lo humano y ahora debía prepararme más en las cosas de El. Ahí surgió la oportunidad de ir a Instituto Biblico y fui =)
      Lo de Venezuela fue más fácil, porque en instituto conocí al que hoy es mi esposo y él es de aquí, de Amazonas y siempre oró por trabajar en la selva. Cuando lo conocí sabía cuál era su llamado y le pedí al Señor que me mostrara si yo iba a poder con eso o no. El me di paz por medio de la oración y bueno, me casé y vinimos.
      Dios siempre te va a hablar por medio de la oración, de Su Palabra y por medio de otros creyentes fieles que digan "exactamente lo que necesitas oír". Ora para poder escuchar lo que El te está diciendo =)
      Si quieres que sigamos charlando, me puedes escribir a edurnecia@hotmail.com -
      Saludos y bendiciones!!!

      Eliminar

Publicar un comentario