Lee Salmos en 1 mes

3/4/13









El libro de los Salmos es, sin duda, el preferido de muchas de nosotras. Es una fuente continua de aliento, de fortaleza, de ánimo. En ellos vemos a Dios mostrando Su amor y Su misericordia de forma tan hermosa que te hace leer los mismos pasajes una y otra vez.

Es también el libro en el que encontramos un ejemplo perfecto de comunión con el Señor. Si bien no todos los Salmos fueron escritos por David, sí la mayoría. Vemos a David literalmente derramar su corazón ante Dios en su angustia, en su temor, en su debilidad, en su pecado... lo vemos alabando al Señor, adorándole y dándole gloria con entusiasmo. Como dije antes, un hermoso ejemplo de lo que puede ser nuestra relación personal con Dios.

Con todo y eso, los Salmos es uno de los libros que solemos pasar por alto en nuestra lectura de la Biblia. Pasamos por los versículos que nos gustan, leemos nuestros Salmos preferidos, pero no lo leemos de forma sistemática de principio a fin. Esta puede parecerte una tarea intimidante, puesto que es un libro bastante largo, pero ¿sabes qué? Lo puedes leer es un mes sin añadir más que 10 minutos de tu día a la lectura.

Durante mucho tiempo, yo leía el pasaje de mi devocional temprano en la mañana y después durante el día, leía 1 capítulo de Proverbios (con los proverbios es más fácil porque hay 31 capítulos. Simplemente fíjate qué día del mes es y lee el capítulo de Proverbios correspondiente) y los capítulos de Salmos que me tocaban ese día. Por cierto, tengo que recuperar esa costumbre.

Si te fijas, el libro está compuesto por 150 Salmos, y hasta una persona de letras como yo puede sacar con facilidad que, leyendo 5 Salmos al día, completamos los 150 en 30 días ¡Los meses que traen 31 tienes un día de descanso!

¿Un truco? Yo tengo marcado en mi Biblia con números pequeños los Salmos para cada día. Por ejemplo, tengo puesto un 1 en el Salmo 1, un 2 en el Salmo 6, un 3 en el Salmo 11, 9 en el 41, 28 en el 136... y así con todos. Te dejo un pequeño cuadro de los Salmos que corresponden a cada día al final de este artículo por si no quieres marcar tu Biblia.

Te animo a que puedas leer este libro de forma sistemática en un mes, ¿por qué no leerlo todos los meses durante un año por ejemplo? Ponte retos tú misma para pasar cada día un poco más tiempo con el Señor.

¡Disfruta la lectura!







No hay comentarios:

Publicar un comentario