Maria Teresa y Carlitos





Durante todo el mes de mayo voy a tener la visita de varias amigas contándonos su historia, su testimonio como mamá. Cada una de ellas ha vivido una experiencia diferente, lo que nos va a ayudar a ver la maternidad desde distintas perspectivas y con hijos en edades también distintas. Quiero abrirles este espacio en el blog no sólo para que puedas conocerlas, sino para que también puedas sentirte animada y acompañada sea cual sea la experiencia que estás viviendo como mamá.

Hoy comienzo con mi querida María Teresa Trinidad, una de las integrantes de mi amado grupo de estudio GMG “Bendecidas para bendecir”. Maria Teresa es una mujer de ejemplo para mi vida, siempre animada, siempre mostrando su amor por el Señor a pesar de las duras pruebas que le ha tocado y le toca vivir. Ella nos permite hoy conocer su historia como madre de un hijo con capacidades especiales:


Maria Teresa y Carlitos


“Carlitos es mi hijo mayor. Mi esposo y yo habíamos orado dos años para que él naciera. Muchos inconvenientes con el embarazo. Mi sangre Rh-, mi presión arterial, el viaje inminente de mi médico a un congreso hicieron que él decidiera adelantar el parto por ''precaución'' situación que produjo en mi bebito un tremendo sufrimiento fetal y stress que con el correr de los tiempos tendrían un efecto tremendo en su salud y vida.


Muchos años me llevaron aceptar la voluntad de DIOS, pasé preguntando al SEÑOR por qué???.....
quién pecó????? él o sus padres?? ,no había respuesta, sin embargo ÉL estaba en control a pesar de mis dudas e ignorancia.


Mi corazón lo sabía pero mi razón no la aceptaba; tardó en caminar, hablar, sus movimientos eran lerdos, su motricidad fina y gruesa no avanzaban y su falta de coordinación hacía que se cayera a cada rato.

Con mi esposo recorrimos todas las clínicas, hospitales pero nadie tenía una respuesta, un médico nos dijo: le dañaron su cerebro y eso no tiene marcha atrás, a medida que vaya creciendo su estado irá empeorando. Clamamos, oramos, lloramos, no podíamos entender, tan esperado ,tan deseado....por qué SEÑOR??

Cuando decidimos aceptar SU voluntad ya habían pasado años y recién entonces pudimos comprender: DIOS nos estaba dando una lección de vida que no se aprende sino solo en estas circunstancias, con dolor nos estaba enseñando lo que significa dependencia total.

Carlitos depende totalmente de mi cuidado en su comida, vestido, salud, movimientos; él confía absolutamente en mí, nunca cuestiona nada de lo que le doy o hago con él, ejercita mi paciencia y mi amor a cada instante pues le cuesta comunicarse y no puede expresar sus sentimientos, yo infiero por sus acciones y reacciones lo que le sucede y decido por él.

Mentiría si dijera que a veces ''no contiendo'' con SU hacedor por verlo sufrir por muchas razones que no puedo comprender. Pero ahí paciente está mi PASTOR que me recuerda de SU gracia y SU amor, ÉL ama a Carlitos más que yo y me ama a mí de tal forma que quiere ser honrado con mi fe y confianza. Me ha probado una vez más que ÉL se apiada de nosotros aún en circunstancias tan extremas como mi reciente enfermedad pues hasta hoy por SU gracia no me han faltado las fuerzas para cuidarlo.

Carlitos es un ángel envuelto en una mente y un cuerpo aprisionado que un día extenderá sus poderosas alas hacia el firmamento donde le espera la libertad,podrá correr, saltar, gritar, hablar...... mientras aquí siga seguirá dándome lecciones de vida... tengo temor hasta diría miedo pero aun ÉL está en control.





Gracias a DIOS por haberme dado el privilegio de ser la mami de un ángel''



¡Gracias Maria Teresa por abrirnos tu corazón y contarnos tu historia! ¿Te gustaría compartir tu testimonio como mamá? ¡Déjanos un comentario!

Contenta en Su servicio

Edurne









Comentarios

  1. María Teresa, una bendición como siempre, gracias por tu testimonio, oramos por tí y Carlitos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario