Sembrando la Palabra en nuestros hijos













Con esta serie que comenzamos hoy, Trisha, Wendy, Jéssica y yo tenemos la intención de ayudarnos entre todas a comprender un poco mejor lo que significa ser “Mamás a la manera de Dios”.

Sin duda, una de nuestras grandes preocupaciones como madres es la de ser capaces de pasar nuestra fe a nuestros hijos.

Romanos 3:23
 “por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios

 No podemos decidir por ellos.
 No son salvos por tener padres cristianos o ir a la iglesia.
Necesitan tener un encuentro personal con Cristo.

Es por eso que es de vital importancia que, desde el hogar, podamos sembrar en nuestros hijos la Palabra de Dios. De entre todos los ministerios que puedas tener, este es uno de los más desafiantes. Ayudar a tus hijos a conocer a Dios y Su Palabra demanda de nosotras tiempo, esfuerzo y dedicación. Más que eso, es necesario que nosotras mismas vivamos la Palabra, vivamos de acuerdo a la Palabra y tengamos una relación personal activa con el Señor que nuestros hijos puedan ver, palpar... IMITAR.

En estos días leía esto en el blog de Sally Clarkson (http://Itakejoy.org) un devocional que terminaba así:


Si una mamá comprende que sus hijos, al igual que ella, van a cometer errores, tienen accidentes y muestran la cara oscura del pecado, no los condenará con dureza por ello. En lugar de eso, desde un corazón que sabe que no merece la gracia y el amor de Jesús pero que, a pesar de todo, lo recibe, extenderá su paciencia, misericordia y benignidad a sus hijos para mostrarles el verdadero corazón de Jesús. Ella enseñará, entrenará y corregirá como Jesús lo hizo, mostrando benignidad y misericordia por sus hijos de la misma manera que reconoce la necesidad de benignidad y misericordia para ella misma.”


En el día de hoy queremos darte ideas prácticas para poder sembrar la Palabra en tus hijos. Vas a encontrar muchas sugerencias diferentes en Una Mujer Elegida, el Blog de Wendy Bello y Con Visión de Hogar, pero, en mi caso, como mis hijos tienen 5, 3 y 1 año, voy a hablarte de mi experiencia personal con niños pequeños:


1. Ora

Lamentaciones 2:19
Levántate, da voces en la noche, al comenzar las vigilias; Derrama como agua tu corazón ante la presencia del Señor; Alza tus manos a él implorando la vida de tus pequeñitos,

Ora por ellos. Ora con ellos. Oyéndote a ti es como ellos van a aprender. En nuestro hogar, mi esposo ora con los niños todas las noches antes de que se acuesten. El siempre deja un tiempo para que ellos mismos puedan orar también. ¡Te van a sorprender con sus oraciones!


2. Muéstrales el amor de Dios a través de tu amor


Juan 13:34
Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros.”

Muchos besos, muchos abrazos, muchas cosquillas y risas son vitales para que tus hijos se desarrollen bien, seguros y sanos física y emocionalmente. Diles a menudo cuánto los amas y diles también cuánto Dios los ama. Muestra el amor de Dios a través de tu amor y tu preocupación por otros. Involúcralos en tus oraciones por otras personas y en pequeños proyectos de servicio: hacer galletas para repartir a los vecinos, hacer pequeñas bolsitas con útiles personales y dejarlas en el hospital o en un asilo de ancianos, hacer tarjetas o colorear dibujos para llevarle a una hermana que vayas a visitar... Déjalos servir a otros contigo y que también ellos sean canales de amor.


3. Lee la Palabra con ellos

Romanos 10:17
Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.

Me gusta estar sola cuando hago mi devocional. Pero he descubierto en este último año que puede ser muy agradable compartir ese tiempo con mis hijos. Suelo tener cerca de mi Biblia una  Biblia ilustrada para niños y algunos libritos con historias bíblicas. Si alguno de ellos se levanta demasiado temprano, escojo algún corito de alabanza que ellos sepan para alabar juntos y les dejo revisar sus libros mientras yo leo mi Biblia.

También he ido sumando a sus cuentos libritos ilustrados, sobre todo de las Sociedades Bíblicas Unidas, que tienen gran variedad de historias bíblicas. Ahora ya no sólo leemos sus cuentos favoritos, sino también estas historias de la Biblia. Y, como la mayor parte son ilustraciones,  ellos las pueden ver por su cuenta aunque no sepan leer.

Por último, en el apartado de lectura, te recomiendo que inviertas en una buena Biblia para los niños. Los libros están caros, sí, y más las Biblias, pero te aseguro que va a ser dinero bien gastado. De las que nosotros tenemos, la que más utilizamos es La Biblia en un año para niños, de Rhona Davies, que va de Génesis a Apocalipsis con un pasaje diario para leer, de forma que, al finalizar el año, los niños han recorrido la totalidad de la Biblia.


4. Haz manualidades con ellos.

Escoge manualidades que se relacionen con los pasajes bíblicos, las historias o los personajes de los que les estés hablando No creas que tienes que gastar mucho dinero en esto, la mayoría de las manualidades que hago con mis hijos son de material de provecho: tubos de cartón de papel de baño, cartones de huevos, cajas de cartón, botellas de plástico...; o de bajo costo: paletas de helado, vasos desechables, algodón, lana, platos de cartón, pintura al frío, foamy, papel, colores... ¡Deja volar tu imaginación! Cada vez que vean la manualidad ayúdalos a recordar la historia bíblica con la que se relaciona.


5. Empapela tu casa con versículos


Deuteronomio 6:6-9
Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.”

Ayúdales a memorizar versículos. Imprime algunos en tu computadora o hazlos a mano en letras grandes y deja que ellos los pinten o decoren. Ponlos en lugares diferentes de la casa y memorízalos con ellos. Yo suelo utilizar siempre la versión RV60, pero cuando memorizo con mis hijos, suelo utilizar la Nueva Versión Internacional, que les resulta mucho más fácil.


6. Ten un devocional familiar

Únete a tu familia cada día para que todos puedan tener un tiempo en la Palabra juntos. Nosotros estamos haciendo el estudio de GMG de Lucas 9-16 y después del almuerzo mi esposo o yo compartimos con los niños los versículos del día. Nada largo, nada profundo, pero significativo.



7. Busca formas de aplicar la Biblia a su vida diaria

Incorpora a las situaciones que se dan cada día en tu hogar conceptos como el perdón, el amor, la misericordia, el ayudar a otros... Muéstrales lo que la Biblia dice por medio de acciones y deja que ellos mismos sean los que lleven a cabo también estas acciones.



Es nuestra responsabilidad como cristianas llevar el Evangelio a la generación siguiente...Es nuestra responsabilidad como mamas llevar el Evangelio a nuestros hijos.


¿De qué forma estás sembrando la Palabra de Dios en tus hijos? ¿Qué estás haciendo para que conozcan a Dios? ¡Compártenos tus ideas! Nos encantaría escucharlas.


Reto para esta semana: Es tu responsabilidad como mama discipular a tu(s) hijo(s). Cada día aparta 10 minutos o más para leer, discutir y estudiar la Palabra con tus chicos.


Enlaces de interés con estudios y manualidades bíblicas para niños:


¡No olvides visitar también a Trisha, Wendy y Jéssica! Ellas van a darte su propia perspectiva sobre cómo sembrar la Palabra en nuestros hijos. Pincha cada uno de los  logos que tienes debajo para ir directamente a sus blogs:









La próxima semana: La trampa de las expectativas


Sembrando la Palabra en mis peques:














Contenta en Su servicio,



Edurne





Comentarios

  1. Qué hermoso acabo de leerlo! La mejor herencia que puede dejar los padres a sus hijos es que conozcan al Señor Jesús como Su Salvador!! Dios las bendiga chicas, ya me voy preparando para cuando Dios pueda darme la bendición de ser mamá! Cariños a todas!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario