Aquila y Priscila - haciendo ministerio juntos






         Aquila y Priscila, Priscila y Aquila, un matrimonio que dejó una profunda huella en Pablo y en los primeros creyentes de la iglesia primitiva. Nunca verás una referencia de ellos por separado, cada vez que aparecen nombrados en la Biblia vemos a los dos, al matrimonio, a la pareja, trabajando codo a codo, cada uno cumpliendo con su papel, pero unidos en la vida y en el ministerio. Esta pareja representa un maravilloso ejemplo de un esposo y una esposa formando un equipo en la obra de Dios. ¡Qué bendición ver a un matrimonio servir a Dios juntos de esta forma!

         Los apóstoles tenían esposas y solían llevarlas con ellos cuando predicaban (1 Corintios 9:5), pero sus nombres nunca son mencionados en la Escritura. Sí lo es, sin embargo, el de Priscila, lo que nos dice que también ella marcó en cierta manera la vida de Pablo. ¿Quiénes eran Aquila y Priscila?

         En el año 52 d.C., el emperador romano Claudio expulsó a los judíos de Roma porque estaban causando disturbios considerables en la ciudad al perseguir a los cristianos. A Claudio le importaba muy poco la causa del problema y tampoco estaba interesado en saber quiénes eran culpables y quiénes inocentes, simplemente firmó un edicto para que todos los judíos salieran de Roma. Entre ellos estaba un judío llamado Aquila, que había emigrado a Roma desde la provincia del Ponto, en el Mar Negro y que decidió irse a Corinto junto a su esposa Priscila (Hechos 18:2). No sabemos si Priscila era judía o romana (tal y como indica su nombre) ni tampoco tenemos certeza de que ambos fueran cristianos cuando encontraron a Pablo en Corinto.


         1. Un equipo

         Aquila y Priscila trabajaban juntos, ministraban juntos y, como dije anteriormente, siempre aparecen mencionados juntos. Los hombres judíos seguían, por tradición, el oficio de su padre, pero no hay evidencia de que la esposa siguiera al marido y le ayudara en esta profesión. 

        No vemos esta práctica en otros matrimonios (por ejemplo, José y María; Pedro y su esposa), pero sí en Priscila, que escogió trabajar junto a su esposo para ganar su sustento construyendo tiendas. Dios utilizó esta profesión para conectar a la pareja con Pablo. Cuando el apóstol llegó a Corinto comenzó a buscar a personas que hicieran lo mismo para trabajar. Aquila y Priscila le abrieron las puertas de su hogar durante 18 meses y fueron maravillosamente transformados por la presencia de Pablo.


         2. Maestros

         Hechos 18:1-4; 18-19

         Con la llegada de Pablo a su hogar, Aquila y Priscila se convierten en discípulos del aposto y, después, en colaboradores de su ministerio. Siguieron a Pablo a Éfeso (Hechos 18:18) para ser parte del ministerio que Pablo estaba llevando a cabo. Ellos quedaron en Éfeso mientras Pablo viajaba a su iglesia en Antioquía (Hechos 18:20). Allí conocerían a un gran predicador llamado Apolos (Hechos 18:24-26).
 

         Aquila y Priscila fueron a escuchar a este hombre y quedaron profundamente impresionados por su conocimiento bíblico y su capacidad oratoria. Imagino que se emocionaron al darse cuenta del potencial de Apolos para la obra de Dios. Pero su mensaje era deficiente, de forma que, en privado, “le expusieron más exactamente el camino de Dios.” (Hechos 18:26). Esta pareja estaba más que dispuesta a compartir su conocimiento con otros, a invertir tiempo en preparar a este hombre joven para el servicio a Cristo.

         3. Líderes

         1 Corintios 16:19; Romanos 16:3-5

         No sólo abrieron su hogar a Apolos para enseñarle, sino también a otros creyentes. Su casa se convirtió en una iglesia. Dada la forma en la que Pablo repite sus nombres, mencionando que eran “sus colaboradores en Cristo Jesús” y, específicamente, cómo arriesgaron su vida valientemente por él, podemos asumir que se convirtieron en líderes de la iglesia primitiva y que abrieron iglesias en su hogar en cada lugar al que viajaron.


         Cuando Pablo estaba encarcelado en Roma, habían pasado dieciséis años desde que conoció a esta pareja en Corinto. Su muerte a manos del emperador Nerón era inminente cuando escribió el último párrafo de su vida:

“Saluda a Prisca y a Aquila, y a la casa de Onesíforo. Erasto se quedó en Corinto, y a Trófimo dejé en Mileto enfermo. Procura venir antes del invierno. Eubulo te saluda, y Pudente, Lino, Claudia y todos los hermanos. El Señor Jesucristo esté con tu espíritu. La gracia sea con vosotros. Amén.” 2 Timoteo 4:19-22

         Uno de los últimos pensamientos de Pablo en prisión fue para sus queridos amigos y compañeros de fatigas. Tan grande fue la impresión que esta pareja había dejado en la vida del apóstol. Su legado no fue el de la cantidad de iglesias que fundaron o el número de personas que llevaron a los pies de Cristo. Su legado fue el modelo de ministerio que demostraron durante su vida de forma consistente: ganando almas, instruyéndolas y enviándolas a la obra ¡Qué ejemplo para nosotras! ¡Qué maravilloso legado es este!



(Busto de Aquila y Priscila)

         Me imagino a Aquila y Priscila en largas conversaciones, tiempo después de que el candil se apagara, hablando sobre Jesús, sobre sus sueños y deseos para Dios. Los imagino orando juntos, alabando al Señor juntos y estudiando la Palabra. Antes de poder hacer nada en el ministerio, el matrimonio debe abrir la Biblia y leerla y estudiarla juntos. Es necesario tener nuestro tiempo devocional por separado, pero sacar también un tiempo para compartir lo que el Señor le está mostrando a cada uno y meditar en la Palabra, deleitarse en ella juntos.

         Esta pareja ha sido y es de ejemplo y de motivación para mi esposo y para mí en la vida y en el ministerio. Es maravilloso ver cómo Dios los utilizó como pareja, no tan sólo individualmente. Estaban siempre dispuestos a hablar de Cristo con otros, a abrir su hogar para influenciar positivamente a otras personas y a compartir su amor con los demás. Son un ejemplo de lo que Dios puede hacer con un matrimonio rendido a Sus pies que desea trabajar, en unión, para Su obra.

         Contenta en Su servicio,

         Edurne



_______________________________




Comentarios

  1. Gracias por estas reflexiones sobre este matrimonio tan especial. Por muchos años, mientras no teníamos hijos, ellos fueron mi inspiración, especialmente ella, pues, la Biblia no dice que fueran padres. Hubo un tiempo en mi vida en que, finalmente después de una larga espera y dos embarazos que no llegaron a un final feliz, pensé que era hora de abandonar la idea de ser madre y seguir adelante. Priscila fue mi mentora en ese año. Agradecí al Señor todo lo que me había pasado, por todas las demás cosas que me había dado con las cuales también podía llenar mi vida y le dije que aceptaba su voluntad de no darnos hijos; que de allí en adelante, ya no más lágrimas sino, concentración total en servirle y cuidar de mi esposo. De cuánta inspiración fue la hermosa Priscila para mí en ese tiempo. Ella y su esposo eran realmente el verdadero dúo dinámico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rebeca, gracias por compartir tu testimonio =) A mí también me llamó la atención que no mencionen que tuvieran hijos. Tampoco mencionan su edad, quizás ya tenían hijos grandes. Si no, Priscila no hubiera podido trabajar tanto junto a Aquila, especialmente con las tiendas (me imagino a mis 3 hijos pequeños haciendo desastre en una situación asó, jajaja). De cualquier forma, una pareja de bendición. Bendiciones!! =)

      Eliminar
  2. aunque este no es mi caso, pues soy viuda, oro al SENOR para que les fortalezca a ti y a tu esposo en esta preciosa , las mas Hermosa Carrera y profesion de server al SENOR, Y QUE EL DIA QUE EL REGRESE , LOS ENCUENTRE TRABAJANDO EN SU OBRA Y GANANDO ALMAS HASTA EL ULTIMO INSTANTE DE SU VENIDA. UN ABRAZO MI AMADA EDURNE.

    ResponderEliminar
  3. WOW que hermosa reflexión en esta mañana y que bendición este mensaje me llamo mucho la atención wow me motivo la historia de este matrimonio gracias doy a Dios por esta reflexión y que Dios te siga ussnando grandemente

    ResponderEliminar
  4. Soy maestra en la iglesia donde me congrego, aun no me he casado, pero en mis oraciones le pido a Dios me de un esposo como Aquilas con quien pueda compartir mi ministerio y trabajar para la obra del Señor así como lo hizo esta ejemplar pareja, creo en mi corazón que ya Dios contesto mi oración, así que espero muy pronto estar contado mi testimonio junto con mi Aquila por esta página. Muchas bendiciones. MS

    ResponderEliminar
  5. Exelente reflexión cuanto tenemos que aprender los matrimonios de este ejemplo de Aquila y Priscila. ANHELO MI MATRIMONIO ASÍ ORANDO JUNTOS , ESCUDRIÑANDO LA PALABRA ETC.

    ResponderEliminar
  6. Exelente reflexión cuanto tenemos que aprender los matrimonios de este ejemplo de Aquila y Priscila. ANHELO MI MATRIMONIO ASÍ ORANDO JUNTOS , ESCUDRIÑANDO LA PALABRA ETC.

    ResponderEliminar
  7. Hola bendiciones estoy realizando un tema sobre hasta donde es permitido enseñar a la mujer y esto me ayudó pues aquila, y Priscila al parecer ejercían el mismo Ministerio gracias por esta aportación involuntaria bendiciones

    ResponderEliminar

Publicar un comentario