Enseñemos a nuestros hijos a pedir perdón... de verdad






         ¿Cómo podemos enseñar a nuestros hijos a pedir perdón sin que sea algo mecánico y carente de significado? Encontré este artículo en una página llamada “Positive Parenting Solutions” (Este es el enlace directo al artículo http://www.positiveparentingsolutions.com/parenting/how-to-teach-kids-to-say-sorry#more-17951) y me pareció que da buenos consejos, a ver qué te parece:

         “Cuando forzamos a nuestros hijos a pedir perdón en el calor del momento, generalmente, somos los padres los que no sentimos mejor al respecto. Pero esto contribuye muy poco a ayudar a los niños a entender los efectos negativos de su mal comportamiento.

         Estos son algunos pasos que, como padres, podemos seguir para enseñar a nuestros hijos a pedir perdón de verdad:

         1. Cambia el sermón sobre el mal comportamiento con preguntas que ayuden a tu hijo a comprender sus emociones y acciones. Esto ayuda a enseñarle que debe tomar responsabilidad por sus emociones y que, aunque está bien sentirse enojado, triste o frustrado, la acción que tomó de acuerdo a esas acciones no es correcta. A continuación, une ese sentimiento y la acción del niño con el efecto que dicha acción tuvo con la persona afectada. Por ejemplo “¿Cómo crees que fulanita se sintió cuando le rompiste su tarea?”

         2. En lugar de centrarte sólo en el castigo, céntrate en las soluciones que podrían llevarse a cabo para remediar la situación. Pregunta cosas como “¿Qué podrías hacer para arreglar lo que hiciste?”. Una disculpa verbal es un magnífico comienzo, pero siendo que los niños aprenden con mayor facilidad por medio de la acción, es bueno que ayuden a arreglar el daño infligido hasta donde sea posible o hacer algo bueno por la otra persona en compensación.

         3. Representa la acción de nuevo y dale a tu hijo la oportunidad de tomar una mejor elección esta vez. “¿Qué cosa diferente podrías hacer esta vez?”. Dale a tu hijo la oportunidad de pensar y dar ideas constructivas de cómo manejar mejor sus emociones antes de que tú intervengas. De esta forma estarás enseñando a tu hijo a utilizar tácticas positivas la próxima vez que se enfrente a una situación que no sepa manejar.

         Hacer esto supone más esfuerzo y tiempo por nuestra parte que simplemente hacerles pedir perdón, pero a la larga, la disculpa va a ser considerablemente más sincera. Verás que tus hijos tienen una mejor comprensión de sus acciones y son capaces de tomar responsabilidad por ellas al mismo tiempo que les ayuda a desarrollar la empatía necesaria para aprender de sus errores.”


         ¿Cómo manejas esto de que los niños pidan perdón? ¿Crees que este método funcione?

         Contenta en Su servicio,

         Edurne




Comentarios