2. Tu vida tiene un propósito






¿Por qué estoy aquí? ¿Para qué estoy aquí? Son las preguntas que nos hacemos inmediatamente después de preguntarnos quiénes somos. Cuando pienso en la razón para que yo esté aquí en este momento viviendo la vida que llevo, siempre hay un versículo que viene a mi mente:

Efesios 2:10

Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.”

Hechura” es la palabra griega “póiema” y significa “algo hecho”, “el resultado de un trabajo”. De ella viene nuestra palabra “poema” y puede traducirse también como “obra maestra”.

Es decir, que no eres el resultado de un accidente. Dios se tomó Su tiempo para hacerte una persona única y especial. Desde antes de estar en el vientre de tu madre, tu Padre Celestial ya sabía cómo ibas a ser.

Isaías 49:1

Oídme, costas, y escuchad, pueblos lejanos. Jehová me llamó desde el vientre, desde las entrañas de mi madre tuvo mi nombre en memoria.”

Jeremías 1:5

Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones.”

De la misma manera que Dios planificó y tomó Su tiempo para ver quién iba a ser Jeremías, también lo hizo contigo. Eres el resultado de la hermosa obra de Dios, eres el resultado de la intención de Dios, Su poema maravilloso, Su oba de arte, creada por Él a Su imagen y semejanza. Creada “para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduvieses en ellas.

Creada para. Propósito. Preparadas de antemano. Propósito.

Dios, en Sus propósitos divinos, señaló de antemano cuáles iban a ser las buenas obras para cada una de nosotras una vez que fuéramos salvas, así como el tiempo y la manera en que deben ser realizadas según lo que El cree es más conveniente para nosotras. Por Su divina providencia, prepara las oportunidades para las buenas obras y nos prepara a nosotras para la ejecución de las mimas (Juan 15:16; 2 Timoteo 2:21).




Dios nos creó y nos salvó para hacer algo hermoso de nosotras...pero a veces nos olvidamos de ello, dudamos, nos estancamos. Y en lugar de caminar en el plan y propósito de Dios para nuestra vida, nos desviamos del camino y comenzamos a hacer nuestros propios planes sin contar con Dios. Saber qué es lo que Dios quiere de ti demanda que tengas:

Una relación personal con Jesucristo.
Una relación íntima con Dios.
Una relación de sujeción al Espíritu Santo.

Cuando estas tres relaciones suceden de forma correcta, somos capaces de cumplir el propósito por el que estamos aquí, de entender cuál es la voluntad de Dios para nuestra vida y vivir en el centro de ella, sin dar un paso a derecha o a izquierda ni planificar nuestro propio camino.

¿Te sientes desanimada y desilusionada contigo misma porque crees que no tienes un propósito en la vida? Por favor, sácalo de tu cabeza, eso no es verdad. Sin importar quién seas, sin importar cuáles sean tus experiencias en la vida, tus talentos, tu habilidad física o tu condición actual, tu vida tiene un propósito.

Fuiste creada para la gloria de Dios. Uno de los propósitos de tu vida es glorificar a Dios en este mundo con todo lo que hagas, ya sean grandes obras o las “pequeñas” y cotidianas de todos los días, como lavar la ropa, llevar a tus hijos al cole, abrir tu negocio cada mañana o cambiar pañales.

1 Corintios 10:31

Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.”

Isaías 43:7

todos los llamados de mi nombre; para gloria mía los he creado, los formé y los hice.”

Fuiste creada para alabar a Dios. Uno de los propósitos de tu vida es alabar y adorar a Dios. No esperes al domingo para participar de la alabanza. Llena tu casa de cantos, música, himnos... Pon música suave con la que puedas adorar a Dios mientras haces las tareas del hogar, aprendan himnos todos juntos en familia, enseña canciones a tus hijos ¡canta alabanzas! A Dios no le importa cómo sea tu voz, le importa que le alabes de corazón.

Salmo 147:1

Alabad a JAH, Porque es bueno cantar salmos a nuestro Dios; Porque suave y hermosa es la alabanza

Fuiste creada para crecer en el fruto del Espíritu. Uno de los propósitos de tu vida es crecer en semejanza al carácter de Cristo. El tipo de persona en la que te conviertas es más importante que tus éxitos o tus fracasos en la vida. A veces Dios permite que atravesemos tiempos difíciles para permitirnos crecer y desarrollar cada día más en nosotras el fruto del Espíritu, para que veamos lo que hay en nuestro corazón realmente y podamos hacer los ajustes necesarios para cambiarlo.

Gálatas 5:22-23

Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.”

Fuiste creada para compartir el Evangelio. Uno de los propósitos de tu vida es decirles a otros que Jesús los ama. ¿Te da vergüenza o tienes temor de compartir el Evangelio con otras personas (especialmente con las más cercanas)? Entonces atrévete a tener una vida diferente, a hacer que otros se acerquen a Jesús por ti, a que se pregunten por qué tu forma de vivir, de afrontar las cosas, tu carácter, tus actitudes, son diferentes. Deja que la luz de Jesús brille a través de ti para que otros puedan llegar a Sus pies.

Marcos 16:15

Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.”




Fuiste creada para usar los dones y talentos que Dios te dio. Uno de los propósitos de tu vida es desarrollar tus dones, saber en qué puedes ser más útil en el cuerpo de Cristo. Del propósito específico de Dios para ti hablaremos en profundidad más adelante, en el capítulo 6 de esta serie.


Ponlo en Práctica

1. Lee estos versículos que hablan de que Dios te creó con un propósito:

- Jeremías 29:11-14
- Salmo 138:8
- Efesios 1:11

Escoge al menos uno de ellos y memorízalo. Escríbelo, haz arte con ese versículo, enmárcalo, hazlo en punto de cruz... y cuélgalo en un lugar visible de tu casa. La próxima vez que te venga el pensamiento de que no sirves para nada, de que Dios no tiene nada para ti, de que tu vida no tiene propósito, acércate a ese versículo, léelo y deja que llegue a tu corazón.



2. Somos una obra en proceso (Filipenses 1:6). Saber cuál es la voluntad de Dios para nuestra vida requiere que dejemos de ver las cosas desde la perspectiva terrenal y comencemos a ver el mundo con la perspectiva de Dios. Lee Romanos 12:2 y vuelve a leer los propósitos generales de Dios para tu vida que menciono en el artículo. ¿Hay algo que te está impidiendo llevar a cabo esa voluntad general de Dios para ti? ¿Qué cosas debes dejar/cambiar para cumplir con el propósito de Dios para tu vida?

3. Existimos porque Dios lo quiso así. Existimos por Dios y para Dios ¿Cómo puedes aplicar estos versículos a tu vida diaria?

- Apocalipsis 4:10
- Colosenses 1:16-17

4. Toma un tiempo para analizar estos versículos:

- Salmo 18:32
- Salmo 84:5
- Proverbios 3:5-6
- Proverbios 14:12
- Proverbios 16:25

¿Qué sucede cuando intentamos hacer las cosas a nuestra manera en lugar de saber, aceptar y cumplir los propósitos de Dios para nuestra vida?


Fuiste creada con un plan y un propósito. Dios pensó en ti, tomó Su tiempo para formarte, preparó obras para que camines en ellas. ¿Sabes por qué? Porque eres valiosa para Dios. Porque sin importar cuál sea tu condición, en qué época de la vida estés, cuál sea tu preparación, Dios quiere usarte para Su gloria. Querida amiga, tenemos un Dios maravilloso al que le gusta usar gente ordinaria para hacer cosas extraordinarias. Sólo Dios puede escoger a lo vil y menospreciado de este mundo (1 Corintios 1:27-29) para Su gloria. Vive de acuerdo al propósito de Dios para ti.

Contenta en Su servicio,

Edurne

Comentarios

  1. Hola Edurne, me diste al clavo con este Posts, he estado meditando muchísimo en esto pues yo he decidido que ya no quiero caminar sin propósito y sin visión en mi vida, ya no mas.
    He aprendido que planear es super importante para tener una vision a donde quiero llegar, como cristiana se que tengo que hacerlo orando y ayunando para que Dios me revele su voluntad, poder hacer un plan que este de acuerdo con el. ¿Que piensas tu de esto? He estado aprendiendo a hacer negocios por internet,.
    Lo que mi mentoras me enseñan es saber que es lo que quiero en la vida para que mi negocio cumpla un proposito que me lleve a alcanzar mas esa visión. Porque hay que mirar a donde quiero llegar.
    Que bendicion leer hoy tu Post, que hermoso ministerio tu Blog. Dios te siga llenando de sabiduria para ayudar a las mujeres de Cristo. Yo sigo en busca de mi nicho de mercado. Saludos y un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con todo: orar y pedir a Dios que te guíe en lo que quiere que hagas y planificar bien cuáles son tus objetivos, dónde estás ahora, dónde quieres llegar y cómo lo vas a hacer =) A veces nos cuenta mucho hacer planes realistas de las cosas, pero a la larga nos ayuda y nos permite no salirnos del objetivo. Un saludo y bendiciones! =)

      Eliminar
  2. Edurne,
    ¡Bendiciones!

    Como la palabra de Dios no se añeja y en todo tiempo cumple su proposito para el cual es enviada, esto me llegó a mi justo a tiempo.
    Cuatro años después de haberse publicado este artículo, lo leo y recibo.
    No hay nada mejor que saber nuestron propósito en la vida y mejor aún vivir en el y llevarlo a cabo. Podría ir en contra de tradiciones, pensamientos, costumbres, y en contra de nuestra propia voluntad, pero siempre que cumpla con el diseño divino, traerá paz y solaz a nuestras vidas y una satisfacción inmensa.

    ResponderEliminar
  3. Edurne,
    ¡Bendiciones!

    Como la palabra de Dios no se añeja y en todo tiempo cumple su proposito para el cual es enviada, esto me llegó a mi justo a tiempo.
    Cuatro años después de haberse publicado este artículo, lo leo y recibo.
    No hay nada mejor que saber nuestron propósito en la vida y mejor aún vivir en el y llevarlo a cabo. Podría ir en contra de tradiciones, pensamientos, costumbres, y en contra de nuestra propia voluntad, pero siempre que cumpla con el diseño divino, traerá paz y solaz a nuestras vidas y una satisfacción inmensa.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario