Crea tu propio devocional – Salmo 103







Hoy te propongo un ejercicio de análisis con el Salmo 103. De esta forma, vas a poder ser tú misma la que armes tu propio devocional, dependiendo del  momento en el que estés y de tu necesidad espiritual. Voy a darte algunas preguntas para ayudarte a profundizar en el Salmo y guiarte a la hora de hacer tu estudio personal.


Algunas cosas que tienes que tener en cuenta:


Antes de comenzar con el devocional:
1. Ora
2. Lee el Salmo completo varias veces
3. Resalta o subraya aquellos versículos o palabras que te llamen la atención especialmente



Mientras haces el devocional:
1. Sé sincera en todo momento
2. Utiliza las herramientas que tengas a la mano: diccionario de castellano, diccionario bíblico, comentarios, google...



Después del devocional:
1. Escribe algún versículo que te haya llegado especialmente para memorizarlo
2. Anota algunas ideas para poner en práctica lo que has aprendido con este Salmo.



Salmo 103

Bendice, alma mía, a Jehová, Y bendiga todo mi ser su santo nombre.
Bendice, alma mía, a Jehová, Y no olvides ninguno de sus beneficios.


¿Cuántas veces aparecen las palabras “bendice” y “bendecid”? ¿Por qué cosas puedes bendecir (=alabar, celebrar) a Dios? Escribe una pequeña oración de alabanza.
(Lee los versículos 19-22 del Salmo 103)


El es quien perdona todas tus iniquidades,


Lee: Salmo 130:8; Isaías 33:24; Mateo 9:2, 6;

Dios nos perdona cientos de veces todos los días. Nos ha perdonado cosas grandes y pequeñas. Toma unos momentos para pedir perdón a Dios por cualquier pecado no confesado. ¿Hay alguna cosa en tu vida por la que creas que Dios no te puede perdonar? Confiésala, Dios te perdona, no hay pecado que no pueda ser alcanzado por Su misericordia.


(Lee los versículos 8-14 del Salmo 103)

El que sana todas tus dolencias;
Lee: Salmo 147:3; Jeremías 17:14
¿Has pasado o estás pasando por alguna enfermedad? ¿Hay alguien enfermo a tu alrededor? ¿De qué forma puedes ser confortada por este versículo?
Lee Éxodo 15:26. Este versículo habla de Dios como “Jehová Rafá (o Rophe)”, el Dios que sana. ¿Qué sucede cuando Dios decide, en su soberanía, no sanar a una persona? ¿Cómo podemos afrontar esas situaciones? (Lee Romanos 8:28; Salmo 48:14; Job 9; 10-11; 13:15-16)


El que rescata del hoyo tu vida, 
Lee Salmo 34:22; 56:13
¿Cómo era tu vida antes de conocer a Cristo? Haz memoria de aquellos días y ve de dónde te sacó Dios. Si te convertiste de niña o vienes de familia o entorno cristianos, echa un vistazo a tu alrededor ¿De qué cosas te ha librado Dios en todos estos años? 

El que te corona de favores y misericordias;
¿Cuántas veces aparece la palabra “misericordia” en el Salmo? Misericordia significa no recibir lo que merecemos. Haz una lista de al menos diez cosas que Dios ha hecho por ti, te ha dado o de las que te ha librado. Toma un tiempo para darle gracias a Dios por ello.


El que sacia de bien tu boca De modo que te rejuvenezcas como el águila.

Lee Isaías 40:29-31.
"El águila lucha contra el viento en la tormenta, pero llega un momento en el que deja de luchar y aprovecha las corrientes de aire caliente para dejarse llevar y elevarse. Cuando en medio de la prueba dejamos de luchar contra Dios, el calor de la prueba nos ayudará a entregarnos a El y recobrar nuestras fuerzas para poder depender de Dios.”
¿Hay algo en lo que estés luchando contra Dios? ¿De qué forma esta promesa de Dios habla a tu vida? ¿Qué te impide dejar de pelear y dejarte llevar hacia lo que Dios tiene para ti?

Jehová es el que hace justicia Y derecho a todos los que padecen violencia.
Lee Jeremías 23:5-6; Salmo 146:7; Isaías 32:1; Salmo 72:2 – Jehová Tsikdenu, “Dios nuestra justicia”. 
Busca otras referencias en la Biblia que hablen sobre los “justos” o la “justicia de Jehová”. ¿Qué puedes sacar de estos versículos?

(Lee los versículos 15-18 del Salmo 103)

Sus caminos notificó a Moisés, Y a los hijos de Israel sus obras.
Misericordioso y clemente es Jehová;(A) Lento para la ira, y grande en misericordia.
No contenderá para siempre, Ni para siempre guardará el enojo.
No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades, Ni nos ha pagado conforme a nuestros pecados.
Porque como la altura de los cielos sobre la tierra, Engrandeció su misericordia sobre los que le temen.
Cuanto está lejos el oriente del occidente, Hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones.
Como el padre se compadece de los hijos, Se compadece Jehová de los que le temen.
Porque él conoce nuestra condición; Se acuerda de que somos polvo.

El hombre, como la hierba son sus días; Florece como la flor del campo,
Que pasó el viento por ella, y pereció, Y su lugar no la conocerá más.
Mas la misericordia de Jehová es desde la eternidad y hasta la eternidad sobre los que le temen, Y su justicia sobre los hijos de los hijos;
Sobre los que guardan su pacto, Y los que se acuerdan de sus mandamientos para ponerlos por obra.

Jehová estableció en los cielos su trono, Y su reino domina sobre todos.
Bendecid a Jehová, vosotros sus ángeles, Poderosos en fortaleza, que ejecutáis su palabra,
Obedeciendo  la voz de su precepto.
Bendecid a Jehová, vosotros todos sus ejércitos, Ministros suyos, que hacéis su voluntad.
Bendecid a Jehová, vosotras todas sus obras, En todos los lugares de su señorío.
Bendice, alma mía, a Jehová.


 Tómate tu tiempo para estudiar y sumergirte en este hermoso Salmo. Este ejercicio requiere algo de esfuerzo por tu parte, pero te aseguro que va a ser de bendición. ¿No tienes tiempo para hacerlo todo de una vez? Escoge un versículo cada día y ve completando el estudio a medida que tengas tiempo.


Contenta en Su servicio,

Edurne



Comentarios

  1. Anónimo31/7/14 8:18

    Gracias lindo estudio y de mucha bendición, es un hermoso salmo

    ResponderEliminar
  2. Muchas Gracias Edu, hermoso, que bendición!!...Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario