Conviértete en una mujer sabia

22/11/13








Santiago 1:5

Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.”

         No tengo ni idea de lo que me espera mañana. No sé qué situaciones voy a tener que enfrentar, en qué conversaciones voy a verme envuelta, qué consejos me van a pedir o qué circunstancias van a rodearme. Es por eso que no puedo darme el lujo de dejar de clamar a Dios por sabiduría.

         Dios dame sabiduría para vivir el día de hoy.

         No me sorprende que Salomón pidiera sabiduría en lugar de riquezas terrenales (2 Crónicas 1). El sabía la importancia que tienen las decisiones sabias, las palabras sabias, nuestra forma de vivir y conducirnos con sabiduría. El libro de Proverbios está lleno de la sabiduría de Salomón y, aún hoy, tantos siglos después de que fuera escrito, tiene validez para nuestra vida y para ayudarnos a ser más sabias cada día.

Proverbios 4:5-9

Adquiere sabiduría, adquiere inteligencia; No te olvides ni te apartes de las razones de mi boca; No la dejes, y ella te guardará; Amala, y te conservará. Sabiduría ante todo; adquiere sabiduría; Y sobre todas tus posesiones adquiere inteligencia. Engrandécela, y ella te engrandecerá; Ella te honrará, cuando tú la hayas abrazado. Adorno de gracia dará a tu cabeza; Corona de hermosura te entregará.”

         La palabra hebrea más frecuente para sabiduría es “hokmah”. Se usa para referirse a una habilidad, a un conocimiento adquirido por la vía de la experiencia. Es algo que debe desarrollarse y practicarse, que no se consigue de la noche a la mañana. La sabiduría es algo que debemos buscar y desear, algo por lo que debemos luchar y esforzarnos.

         ¿Cuál es el primer paso que debemos dar para adquirir sabiduría?

Proverbios 1:7

El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.”

         Sobre este versículo, el comentario de Ryrie dice: “El temor de Jehová es una reverencia de Dios expresada en la sumisión a Su voluntad (Job 28:28; Eclesiastés 12:13; Salmo 111:10). La sabiduría no se adquiere a través de alguna fórmula mecánica sino mediante una correcta relación con Dios.”

         Una correcta relación con Dios. Algo que repetimos una y otra vez. ¿Cómo se consigue una correcta relación con Dios? Por medio de la oración, la lectura y el estudio de la Palabra, la memorización de versículos, el servicio a otros, el ser parte de un grupo de creyentes que se reúne en una iglesia local. Lo sabemos, Conocemos la teoría perfectamente. Sabemos con seguridad qué necesitamos para tener una correcta relación con Dios, pero aún nos cuesta tenerla, vivirla ¿Por qué?

         Porque tener una relación correcta con Dios requiere esfuerzo... y, en muchos casos, no estamos dispuestas a renunciar a otras cosas para pasar ese tiempo diario con Dios.

         Y, sin embargo, esa relación con Dios, el temor de Jehová es un prerrequisito para poder vivir sabiamente y tomar buenas decisiones. Sabiduría no trata solamente de un conocimiento moral o espiritual. Comienza con la reverencia a Dios, la confianza en El, la alabanza, la obediencia...

         ...la sabiduría comienza con El.

         Santiago dice que tenemos que pedir sabiduría. Mateo 7:7-8 dice que lo que pidamos, se nos dará... es, por tanto, obvio que para ser sabias tenemos que pedir sabiduría. Pero no podemos quedarnos solamente ahí, tenemos que incorporarla a nuestra vida, practicarla.

Proverbios 2:1-4

Hijo mío, si recibieres mis palabras, Y mis mandamientos guardares dentro de ti, Haciendo estar atento tu oído a la sabiduría; Si inclinares tu corazón a la prudencia, Si clamares a la inteligencia, Y a la prudencia dieres tu voz; Si como a la plata la buscares, Y la escudriñares como a tesoros, Entonces entenderás el temor de Jehová, Y hallarás el conocimiento de Dios.”

         Recibir la Palabra
         Guardar los mandamientos
         Inclinar el corazón a la prudencia
         Clamar por inteligencia
         Buscar la sabiduría como la plata
         Escudriñar la Biblia como un tesoro

         ... Hallar el conocimiento de Dios.

         Nuestra vida no puede seguir basándose en la sabiduría del mundo ¿Cuántas veces más necesitas equivocarte para darte cuenta de que no funciona? ¿Cuánto sufrimiento más necesitas para reconocer que la sabiduría del mundo no sirve? Y, sin embargo, estamos llenas de sabiduría del mundo y faltas de sabiduría de Dios ¿Por qué? Porque no aplicamos la teoría que ya sabemos. Porque no renunciamos a nuestra comodidad, al mundo, para tener esa correcta relación con Dios que supone el principio de la sabiduría.

         Pero llega un momento en el que debes decidir... Debes decidir si vas a vivir la Palaba de Dios y adquirir sabiduría. Haz el esfuerzo. Merece la pena.

Comienza a buscar sabiduría hoy:

         Lee el libro de Proverbios en un mes – Crea el hábito de leer el libro de Proverbios cada día del mes: el día 1, lee el capítulo 1, el día 2 el capítulo 2, el día 24 el capítulo 24... y así sucesivamente.

        
         Contenta en Su servicio,

         Edurne

No hay comentarios:

Publicar un comentario