5 verdades sobre el perdón





En estos días hemos podido ver por televisión o leer online sobre la vida de Nelson Mandela a causa de su fallecimiento. Y no dejo de pensar en el perdón… Cuando Mandela salió de la cárcel después de 27 años tuvo palabras de perdón, de reconciliación, de comprensión… Algo que va casi en contra de la naturaleza humana ¿verdad? Las personas habitualmente pensamos en vengarnos, en guardar rencor o tener odio hacia otros que nos han herido de forma profunda a veces.
Y sin, embargo, cuando acudimos a la Palabra de Dios en busca de respuestas, vemos que somos llamadas a perdonar.

Mateo 18:21-22

Entonces se le acercó Pedro y le dijo:  Señor,  ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí?  ¿Hasta siete? Jesús le dijo:  No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.

A Pedro siete veces le parecían muchísimas… pero no eran suficientes para el Señor. Debemos perdonar tantas veces como sea necesario. Hoy quiero compartir contigo 5 verdades sobre el perdón:

1.                  El perdón no es una opción para aquellos que buscan a Cristo de corazón.

Si escogemos no perdonar, nos condenamos a nosotras mismas a una vida triste y vacía (Mateo 18:21-35). Nunca podremos perdonar alguien más de lo que Jesús nos perdonó a nosotros. Perdonamos para agradar a Dios, no a nosotras mismas o a otras personas.

2.                  El perdón no borra el daño que se nos ha hecho.

Dios no borra nuestro pecado de un plumazo, sino que es fiel y justo para perdonarnos cuando estamos dispuestas a arrepentirnos y buscar liberación de nuestras malas acciones o actitudes (1 Juan 1:9)

3.                  El perdón es una decisión, no un sentimiento.

Si esperamos a “estar listas” o “sentirnos preparadas” para perdonar, nunca lo vamos a hacer, Debemos aprender a tener nuestros pensamientos cautivos a la obediencia de Cristo (2 Corintios 10:3-5) y perdonar.

4.                  El perdón es un legado.

Perdonar o no perdonar no sólo te afecta a ti, afecta a tu familia, a tus hijos. Si tus hijos ven tu perdón hacia aquellos que te hacen daño y ven tu proceso para llegar a ese perdón, les estarás dejando una enseñanza, un legado que perdurará en el tiempo.

5.                  El perdón y la reconciliación no son sinónimos.

El perdón es el primer paso para la reconciliación, pero no asegura que esta vaya a producirse. Perdonar a otro me da la libertad personal de decidir reparar esa relación o no hacerlo, pero desde la libertad, desde el amor, desde la tranquilidad de saber que no tengo nada en contra de otro.


Perdonar es difícil muchas veces, pero sin duda acaba siendo algo beneficioso (y necesario) para nuestra alma, para nuestro proceso de sanación personal, para poder avanzar de la forma correcta.

Contenta en Su servicio,

Edurne


Comentarios