Pero María...

11/12/13







Lucas 2:15-19

Sucedió que cuando los ángeles su fueron de ellos al cielo,  los pastores se dijeron unos a otros: Pasemos,  pues,  hasta Belén,  y veamos esto que ha sucedido,  y que el Señor nos ha manifestado. Vinieron,  pues,  apresuradamente,  y hallaron a María y a José,  y al niño acostado en el pesebre.  Y al verlo,  dieron a conocer lo que se les había dicho acerca del niño.  Y todos los que oyeron,  se maravillaron de lo que los pastores les decían. Pero María guardaba todas estas cosas,  meditándolas en su corazón.


         Después de que los ángeles en su coro celestial anunciaran a los pastores que el Mesías había nacido, fueron corriendo hasta Belén para adorar al niño. La expectación era enorme, había confusión, alegría, esperanza… Me imagino esa escena con unos hablando encima de otros, apresurados, tratando de asomarse para ver a ese bebé recién nacido cuya llegada acababa de revelarles el ángel (Lucas 2:8-12)

         He leído este capítulo de Lucas 2 muchas veces y siempre hay una parte que me llama la atención:

Pero María guardaba todas estas cosas,  meditándolas en su corazón. – Lucas 1:19


         María no participó de la excitación de esa noche, del bullicio, de la expectación. De hecho, Lucas marca claramente que su actitud era diferente a la de todos los demás con ese “pero”.

         Y yo siempre me pregunto ¿Por qué? ¿Por qué no participaba de la celebración general?

         No tengo una explicación teológica para esto, tan solo algunas ideas...

         Recordemos que María era una gran conocedora de la Escritura. Si repasamos su “Magnificat”, la oración de alabanza que eleva cuando llega a casa de su prima Elisabet, vemos claramente 15 referencias al Antiguo Testamento en los 10 versículos que ocupa (Lucas 1:46-55). El ángel Gabriel le había anunciado que iba a tener un hijo que sería llamado “el Hijo del Altísimo” y al que Dios le daría “el trono de David” (Lucas 1:26-33). Ella sabía que iba a llevar en su vientre al Mesías, al Salvador, al Cristo prometido por Dios en Su Palabra.

         No puedo dejar de pensar que en esa noche de tanta actividad, el silencio de María se debió a varios pasajes de la Escritura en los que pudo estar meditando en ese momento...

        ...Salmo 22: 6-18

Mas yo soy gusano, y no hombre; Oprobio de los hombres, y despreciado del pueblo. Todos los que me ven me escarnecen; Estiran la boca, menean la cabeza, diciendo: Se encomendó a Jehová; líbrele él; Sálvele, puesto que en él se complacía. Pero tú eres el que me sacó del vientre; El que me hizo estar confiado desde que estaba a los pechos de mi madre. Sobre ti fui echado desde antes de nacer; Desde el vientre de mi madre, tú eres mi Dios. No te alejes de mí, porque la angustia está cerca; Porque no hay quien ayude. Me han rodeado muchos toros; Fuertes toros de Basán me han cercado. Abrieron sobre mí su boca Como león rapaz y rugiente. He sido derramado como aguas, Y todos mis huesos se descoyuntaron; Mi corazón fue como cera, Derritiéndose en medio de mis entrañas. Como un tiesto se secó mi vigor, Y mi lengua se pegó a mi paladar, Y me has puesto en el polvo de la muerte. Porque perros me han rodeado; Me ha cercado cuadrilla de malignos; Horadaron mis manos y mis pies. Contar puedo todos mis huesos; Entre tanto, ellos me miran y me observan. Repartieron entre sí mis vestidos, Y sobre mi ropa echaron suertes.

        ...Isaías 53:3-10

Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos. Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros. Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca. Por cárcel y por juicio fue quitado; y su generación, ¿quién la contará? Porque fue cortado de la tierra de los vivientes, y por la rebelión de mi pueblo fue herido. Y se dispuso con los impíos su sepultura, mas con los ricos fue en su muerte; aunque nunca hizo maldad, ni hubo engaño en su boca. Con todo eso, Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento. Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada.”




         Me la imagino mirando a ese bebé recién nacido y pensando en todo lo que iba a tener que soportar y sufrir para llevar a cabo la voluntad de Dios...

         ...la obra redentora para la humanidad.

         Quizás venían a su mente palabras como sufrimiento, padecimiento, dolor, muerte, angustia, aflicción... Quizás en ese momento    María prefirió dejar la celebración a un lado y centrarse en lo que ese niño, su niño, significaba... Quizás ya desde ese momento se preparaba para lo que iba a venir... Quizás su corazón se debatía entre el gozo de haber dado a luz y el dolor de saber cómo Jesús iba a sufrir... No lo sé, no son más que cosas que vienen a mi mente.

         Sea como fuere, María tomó ese momento de gran confusión con reverencia, sobriedad, pensando en lo que venía, sabiendo que ese bebé, prestado, sí, pero al fin y al cabo un bebé que había estado en su vientre durante nueve meses y al que acababa de dar a luz… iba a sufrir y morir en una cruz por la redención de la humanidad, pensando en que Jesús no era solo su hijo… también era su Salvador.


         Dentro de esta confusión de las fiestas, las cenas, los regalos… tomemos un tiempo, al igual que María, y reflexionemos en el Salvador, en lo que significa que ese niño viniera al mundo. Acerquémonos con reverencia a este momento y veamos más allá… veamos la cruz en el pesebre. Veamos al Mesías, al Redentor envuelto en pañales... y meditemos en nuestro corazón.



         Contenta en Su servicio,


         Edurne

No hay comentarios:

Publicar un comentario