A tu salud - Descanso

24/1/14







Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo;  y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo. Y bendijo Dios al día séptimo,  y lo santificó,  porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación. 

Génesis 2:2-3


          Definición de descanso – quietud; pausa en el trabajo; cese de actividad por un tiempo.

          Mi definición de descanso – esa cosa que tanto necesitamos en nuestra cultura hiperactiva y adicta a la actividad y que generalmente ignoramos hasta que sufrimos las consecuencias de evitarlo.  

          El descanso es una de esas cosas de cuya importancia no nos damos cuenta hasta que lo necesitamos. Génesis 2:2-3 nos dice que Dios reposó el día séptimo después de terminar con la creación. Por supuesto, Dios no reposó porque estaba cansado, sino que cesó la actividad que había estado haciendo para enseñarnos que también nosotras debemos descansar y para establecer un día en particular en el que poder disfrutar de nuestra comunión y adoración de Dios.

          Hoy vamos a estar considerando algunas cosas sobre la importancia del descanso únicamente en el plano físico.

          El descanso después de una actividad es de extrema importancia para nuestra salud. Cuando hablamos de salud generalmente nos enfocamos en la alimentación y el ejercicio físico, no dando el lugar de importancia que merece tanto el descanso como el sueño.

          La actividad física y mental requiere de energía. A medida que los niveles de energía descienden, experimentamos fatiga y comenzamos a sentir deseo por descansar. Durante el descanso, la energía es restaurada y permitimos que nuestro cuerpo comience de nuevo a funcionar y volver a gastar energía.

          La fatiga es un mecanismo de defensa de nuestro cuerpo que nos ayuda a estar conscientes de nuestra necesidad de descansar. No debemos ignorarla ni “engañarla” con cafeína, pastillas o cualquier otro tipo de estimulante. La fatiga va a seguir ahí y, a medida que aumenta, tanto la eficiencia como nuestro poder de reacción, disminuyen. Además del cansancio físico y mental, hay otros factores que causan fatiga en nuestro organismo y que debemos aprender a diferenciar y controlar:

-         - Comer en exceso
-         - Falta de ejercicio (paradójicamente, cuanto menos nos movemos, más nos cansamos al realizar cualquier actividad)
-        - Estrés
-         - Aire contaminado o con bajos niveles de oxígeno
-         - Deshidratación – el simple hecho de no tomar agua suficiente durante el día puede darnos esa sensación de fatiga.
-         - Enfermedades como anemia, cáncer, infecciones crónicas…

          Si te sientes cansada durante el día y no se debe a ninguna de las razones anteriores, tu cuerpo te está pidiendo, simplemente, que descanses.

******En cualquiera de los casos, si tu fatiga persiste y no hay nada que la alivie, consulta con tu médico.

          Todas necesitamos un descanso de nuestra rutina diaria o de nuestra actividad más importante. Y ese descanso puede variar significativamente dependiendo de cuál es nuestra actividad principal. Para una persona que trabaja en la construcción, su idea de descanso es sentarse y leer un libro; para una secretaria, su idea de descanso puede ser salir a caminar o montar en bibicleta; para una mamá de tres niños pequeños, su idea de descanso es que su querido esposo se los lleve a pasear durante un par de horas… ;) Otras formas de relajarnos incluyen tomar un baño caliente, escuchar música suave, disfrutar de la naturaleza, acostarse a ver una película, pintar, escribir, hacer trabajos manuales… Cada persona tiene gustos y actividades diferentes y nuestra forma de descansar y relajarnos también es diferente. Eso sí, todas necesitamos y tenemos que descansar.


      El Sueño

          Los seres humanos estamos diseñados para estar despiertos durante el día y dormir durante la noche. Hay excepciones, por supuesto, y muchos de nuestros trabajos hoy en día demandan que trabajemos durante la noche y durmamos durante el día. Pero, por lo general, las personas con turnos nocturnos duermen menos y descansan peor que aquellas que cumplen el ciclo natural de sueño. Esto se debe a que el estar despierto o dormido está controlado por hormonas y enzimas que marcan nuestro “reloj interno”.

          Si es posible, planifica acostarte temprano (antes de las 10 de la noche). Los estudios indican que nuestro cuerpo necesita entre 7 y 9 horas de sueño para recargar energías y permanecer saludables. Tanto el exceso como el defecto de horas de sueño son, a la larga, dañinos para nuestra salud.

          Si no dormimos lo suficiente en un tiempo prolongado, nuestra concentración y efectividad sufren al mismo tiempo que nuestro nivel de energía declina y el de estrés se dispara. No podemos concentrarnos, cometemos errores y perdemos control sobre nuestras emociones y reacciones.

          Cuando estamos nerviosas y estresadas, a menudo encontramos dificultades para dormir. Si ese es tu caso, te dejo algunos consejos para dormir mejor:
 

 
 

- Asegúrate de cesar cualquier actividad que requirera un alto  nivel de concentración varias horas antes de acostarte. Dale a tu cerebro tiempo para calmarse.

- Lee durante unos minutos

- Escribe todo aquello que te preocupa en un cuaderno o una hoja y ora por ello. Revisa la nota en la mañana y pide dirección a Dios para resolver lo que puedas resolver y dejar en Sus manos todo lo demás.

- Mantén un horario de acostarte y levantarte consistente – intenta hacerlo a la misma hora todos los días (esto es particularmente importante para los niños).

- No tomes bebidas con cafeína después de las 4 de la tarde.

- Usa una almohada adecuada para mantener la forma natural del cuello.

- Toma un baño relajante antes de dormir

- Usa ropa de cama cómoda

- Haz ejercicio durante el día, pero no realices ejercicios físicos fuertes al menos en las 3 horas previas a acostarte

- Controla el ambiente: a la hora de dormir, hazlo solamente en la habitación destinada para ello. Mantenla tranquila, confortable, bien ventilada y con una temperatura adecuada. Alfombras y cortinas pesadas ayudan a disminuir los sonidos y dan al ambiente la oscuridad necesaria para favorecer el reposo.

- Utiliza el dormitorio solo para dormir: muchas personas comen, leen, miran TV y hasta trabajan en su dormitorio. Esto no es aconsejable cuando el ciclo vigilia-sueño presenta alguna alteración.

- Cuida la postura: lo más recomendable es dormir boca arriba, porque nuestra columna vertebral apoya correctamente sobre el colchón y además facilita una mejor respiración. Para las que esto es imposible, se aconseja dormir de costado con una almohada entre las piernas. La ubicación boca abajo es la menos aconsejable, ya que modifica la curvatura de la columna.

- Evita comenzar nuevas actividades al final del día

- Evita estimulantes como la televisión, la computadora, videojuegos o comidas abundantes justo antes de dormir.

- Evita las siestas que superen los 30 minutos y trata de hacerla lo más cercano posible a las 12 del mediodía.


          Dormir (o no) lo suficiente afecta de forma notable varias área de nuestra salud, entre ellas:

1.      Aprendizaje y memoria – dormir ayda al cerebro a almacenar y retener nuevas informaciones a través de un proceso llamado consolidación de la memoria.
2.      Metabolismo y peso – la falta de sueño está relacionada con el aumento de peso y afecta la forma en la que nuestro cuerpo procesa y almacena los carbohidratos, además de alterar los niveles de las hormonas que afectan nuestro apetito.
3.      Seguridad – Errores a la hora de manejar instrumentos o maquinaria, accidentes leves o graves, accidentes de carretera…
4.      Humor – La falta de sueño resulta en irritabilidad, impaciencia, incapacidad para concentrarse y mal humor en general. Incrementa el estrés y la ansiedad.
5.      Salud Cardiovascular – La falta de sueño se relaciona con hipertensión, taquicardias y latido irregular.
6.      Enfermedades – El sueño aumenta la funcionalidad de nuestro sistema inmune ayudándonos a protegerlo de enfermedades.

          Si no habías considerado la importancia que para tu salud y tu bienestar tienen un descanso adecuado y un sueño, por favor, hazlo ahora. Tu cuerpo, tu mente ¡y tu familia! Lo van  a agradecer con creces.

          Contenta en Su servicio,

          Edurne

No hay comentarios:

Publicar un comentario