Controlando nuestras emociones - Inferioridad



 


La inferioridad es el sentimiento continuo y persistente de no ser adecuado para algo, la tendencia a descalificarse a uno mismo y sus propias capacidades. Muchas mujeres tienen problemas hoy en día con su identidad y su autoestima. De hecho, una baja autoestima es la mayor causa de depresión en mujeres.

 

Toma un minuto para analizar algunas de las razones por las que sufrimos de baja autoestima o de algún tipo de complejo de inferioridad:

 

-         Demasiado énfasis de nuestra cultura en la belleza física o en la inteligencia

-         El valor que se le da al trabajo fuera de casa en las mujeres frente al trabajo en el hogar

-         Estar rodeada de personas muy capaces y prominentes

-         Sentimientos de inferioridad que se arrastran desde la infancia

-         No sentirse valorada o necesitada

 

 

A veces nos sentimos inferiores a otras personas porque nos gustaría ser de otra manera o tener las cosas que otros tienen: nos gustaría ser más altas, más delgadas, más guapas, más listas, tener mejor trabajo, vivir en una casa más linda, tener hijos más obedientes…. El problema de la inferioridad siempre viene a partir de nuestra tendencia a compararnos con otras personas. Al hacer esta comparación y no llegar a los estándares que a los que suponemos que deberíamos llegar, nos sentimos inferiores y perdemos autoestima.

 

Quiero que eches un vistazo a cómo Dios te ve, a lo que significas para El. Por favor, lee con atención estos versículos:

 

Juan 3:16 “Porque de tal manera amó Dios al mundo,  que ha dado a su Hijo unigénito,  para que todo aquel que en él cree,  no se pierda,  mas tenga vida eterna.

 

Isaías 43:4  “Porque a mis ojos fuiste de gran estima,  fuiste honorable,  y yo te amé;  daré,  pues,  hombres por ti,  y naciones por tu vida.”

 

1 Pedro 2:9-10 “Mas vosotros sois linaje escogido,  real sacerdocio,  nación santa,  pueblo adquirido por Dios,  para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; vosotros que en otro tiempo no erais pueblo,  pero que ahora sois pueblo de Dios;  que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia,  pero ahora habéis alcanzado misericordia.

 

Colosenses 3:12  Vestíos,  pues,  como escogidos de Dios,  santos y amados,  de entrañable misericordia,  de benignidad,  de humildad,  de mansedumbre,  de paciencia;”

 

Eres de gran valor, de gran estima para Dios. Él te ama. Nuestra relación con Dios y Su regalo continuo de justicia y perdón nos provee de la autoestima y la valoración justas  de nosotras mismas. Dios nos valora de una forma que ningún ser humano podrá hacer jamás. Dios te acepta tal y como eres ¡Dios te hizo tal y como eres! Rechazarte a ti misma es, en cierta manera, rechazar la gracia de Dios en tu vida.

 

 

Todas somos susceptibles a sentirnos inferiores en un momento u otro, pero no tenemos que dejar que esos sentimientos tengan cabida permanente en nuestras vidas. Dios nos ha hecho únicas a cada unan de nosotras, a cada una nos ha hecho diferentes, con capacidades distintas. Pero esas capacidades no tienen nada que ver con el valor intrínseco que Dios ha puesto en nosotras. Cuando Jesús estaba en la tierra, El se juntaba con toda clase de personas: pescadores, cobradores de impuestos, prostitutas, gobernantes, ricos, pobres, enfermos… El murió por todos y cada uno de ellos, por cada una de nosotras. El valor que Dios nos dio no cambia, sin importar nuestro pecado o nuestra validez. No somos salvas porque lo merezcamos, sino por el amor de Dios por nosotras.

 

Otra de las razones por las que podemos sentirnos inferiores es porque no nos sentimos capacitadas para realizar una tarea determinada. Veamos por un momento la vida de dos personajes bíblicos que hicieron grandes cosas para Dios, pero que se sentían incapaces para la tarea que el Señor les había encomendado:

 

Éxodo 4:1, 10

Entonces Moisés respondió diciendo: He aquí que ellos no me creerán,  ni oirán mi voz;  porque dirán: No te ha aparecido Jehová. Entonces dijo Moisés a Jehová: ¡Ay,  Señor! Nunca he sido hombre de fácil palabra,  ni antes,  ni desde que tú hablas a tu siervo;  porque soy tardo en el habla y torpe de lengua.

 

Jeremías 1:5-7

 

“Antes que te formase en el vientre te conocí,  y antes que nacieses te santifiqué,  te di por profeta a las naciones. Y yo dije:   ¡Ah!   ¡ah,  Señor Jehová!  He aquí,  no sé hablar,  porque soy niño. Y me dijo Jehová:  No digas:  Soy un niño;  porque a todo lo que te envíe irás tú,  y dirás todo lo que te mande. ”

 

¿Puedes sentir las dudas de Jeremías y de Moisés, su falta de seguridad en sí mismos para cumplir con la tarea que Dios les había encomendado? Dios era la fuerza de su capacidad. Cuando Dios nos da una tarea, Él nos capacita para llevarla a cabo. Eso no quiere decir que vamos a hacerlo perfecto desde el principio, sino que El nos va a dar el ánimo y la ayuda que necesitamos para perseverar. ¿Qué tarea te ha dado Dios para la que sientes que no sirves? ¿Ser esposa o madre? ¿Una profesión exigente? ¿un ministerio en la iglesia? ¿Ser amiga de una persona difícil? ¿Cuidar de un enfermo? ¿Balancear un apretado presupuesto familiar?

 

Cuando sentimos que no podemos hacer algo, que no somos capaces o no estamos preparadas o no somos adecuadas para realizar una tarea, podemos depender en el Señor para capacitarnos (2 Corintios 3:4-5; Juan 15:5; Filipenses 2:13, 4:13).

 

Romanos 12:3 nos recuerda tener una justa aceptación de nuestras capacidades: sin creernos más ni menos, sino conociendo nuestros límites y hasta dónde podemos llegar.

 

“Digo,  pues,  por la gracia que me es dada,  a cada cual que está entre vosotros,  que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener,  sino que piense de sí con cordura,  conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno.”

 

No hay nada malo en sentirnos inferiores o no aptas para algo de vez en cuando. Estos sentimientos podemos manejarlos adecuadamente cuando nos llevan a la dependencia del Señor para hacernos competentes.

 

 

Aplicación -

 

1. Evalúa tus sentimientos. ¿Hay algún hecho del pasado o del presente que te cree algún tipo de inferioridad ante alguna persona? ¿Hay algo que no hayas superado del todo y que te haga tener problemas con tu autoestima?

 

2. Intenta estas cosas para tener una mejor imagen de ti misma:

- Satúrate del amor de Dios. Lee Jeremías 31:3; Salmo 18:19

- Acepta en su totalidad el perdón de Dios. Lee el Salmo 4:1 y Romanos 5:1; 8:1. Confiesa cualquier pecado que te ancle al pasado.

- Recuerda que eres única y especial. Agradece a Dios por la manera en la que te ha hecho (Salmo 139:14). Pide a Dios que te ayude a amarte y aceptarte tal y como tú eres.

- Pide a Dios que sane cualquier recuerdo pasado que aún te condicione en alguna forma. Lee Lucas 4:18

 

Oración -

 

Señor, te doy gracias por haberme hecho de forma única y maravillosa. Ayúdame a conocerme y a aceptarme a mí misma para que pueda sanar cualquier idea sobre mi imagen que no sea correcta y potenciar los dones y talentos que me has dado. Amén.

 

En la semana -

 

Memoriza Romanos 12:3.

Lee 1 Pedro 3:4 y Proverbios 31:30. Piensa en qué puedes hacer para desarrollar tu belleza interior. Piensa también en cuáles son las cosas que sabes hacer, las que se te dan bien y te gustan, y en cómo puedes ponerlas al servicio de los demás (p.e. ¿se te da bien cocinar? Invita a alguien a cenar a casa o lleva una comida a alguien que lo necesite ¿se te da bien hacer manualidades? Regálale algo a alguien ¿se te da bien charlar? Vista a una persona enferma y hazla compañía).

 

Nos sentimos inferiores cuando nos comparamos con otras personas, por tanto ¡deja de compararte! Más bien concéntrate en pensar en cómo Dios te ha creado de manera única y Su amor por ti, por cada aspecto de ti, por cada característica de tu persona.

 

Contenta en Su servicio,

 

Edurne

 

         Artículos anteriores:

Comentarios

  1. Gracias por tu reflexión, el Señor te continúe bendiciendo.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2/3/14 21:41

    Que nuestro Senor te bendiga. Hermosa reflexion.

    ResponderEliminar
  3. ¡MUCHAS GRACIAS a las dos por sus mensajes! Bendiciones =)

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Edurme me edificas mucho con este estudio......gracias a Dios por tu vida y ministerio.....recibe un gran abrazo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Amén! Gracias por pasarte y seguir el estudio =)

      Eliminar

Publicar un comentario