No apresures al amor

5/2/14






Cantares 2:7

Yo os conjuro,  oh doncellas de Jerusalén,
Por los corzos y por las ciervas del campo,
Que no despertéis ni hagáis velar al amor,
Hasta que quiera.


No despertéis ni hagáis velar al amor hasta que quiera.

Eso significa esperar…

Y escucho tu suspiro. De verdad, lo escucho. Créeme que suspiré muchas veces y cuestioné a Dios muchas veces y lloré muchas veces ante la idea de tener que esperar al amor de mi vida.

Si estás en una etapa de tu vida en la que estás esperando que el Señor te provea una pareja, por favor, toma unos minutos para leer este poema de Russel Kelfer:

Espera

Desesperadamente, sin remedio, anhelante, he llorado
En silencio, pacientemente, amorosamente, Dios contestó.
Rogué y lloré por una pista para mi destino,
y el Maestro dijo dulcemente “Hijo, tienes que esperar”.
“¿Esperar? ¿Me dices que espere? Respondo indignado.
“Señor, necesito respuestas, ¡tengo que saber por qué!
¿Se ha acortado tu mano? ¿O no me has escuchado?
Por fe he pedido y estoy clamando Tu Palabra.
Mi futuro y todo con lo que puedo relacióname
cuelga en equilibrio, ¿y Tú me dices que ESPERE?
Necesito un “sí”, una señal de avance,
o incluso un “no” al que me pueda resignar.
Y Señor, he estado pidiendo y este es my clamor:
¡Estoy cansado de esperar! ¡Necesito una respuesta!”
Entonces, en silencio, suavemente, aprendí sobre mi destino.
Y mi Maestro contestó una vez más “Tienes que esperar”.
Así que me desplomé en mi silla, vencido y tenso,
y le gruñí a Dios, “¿A qué estoy esperando?”
Entonces pareció que Él se arrodillaba y Sus ojos lloraban con los míos,
Y delicadamente dijo, “Podría darte una señal.
Podría levantar a los muertos y hacer que las montañas corrieran,
Podría darte todo lo que buscas y estarías complacido.
Tendrías lo que tú quieres, pero no me conocerías a MÍ.
No conocerías la profundidad de mi amor por cada santo;
No conocerías el poder que le doy al cansado;
no aprenderías a ver a través de las nubes de desesperación;
no aprenderías a confiar sabiendo, simplemente, que yo estoy aquí;
no conocerías el gozo de descansar en mí
cuando la oscuridad y el silencio son todo lo que puedes ver.
Nunca experimentarías la plenitud del amor
cuando la paz de mi Espíritu desciende como paloma;
Conocerías, para empezar, que yo doy y salvo
pero no conocerías la profundidad del latido de Mi corazón.
El brillo de mi consuelo tarde en la noche,
la fe que yo doy al que camina sin ver,
la profundidad que está más allá de conseguir sólo lo que pediste
a un Dios infinito, que hace que lo que tienes PERDURE.
Nunca sabrías, si tu dolor te abandonara rápido, qué significa que Mi gracia es suficiente para ti.
Sí, tus sueños por tu amado se convertirán en realidad
Pero, ¡qué pérdida! Si se perdiera lo que estoy haciendo contigo.
Por tanto, guarda silencio, hijo mío, y en su tiempo verás
que el mayor de los regalos es conocerme a Mí.
Y, aunque Mis respuestas a menudo parezcan llegar terriblemente tarde,
Mi más preciada respuesta de todas sigue siendo “Espera”.

Llega un momento en el que tenemos que decidir si queremos hacer las cosas bien o no. Y cuando decidimos que queremos hacer las cosas bien y agradar a Dios en cada aspecto de nuestra vida, aprendemos a esperar. Eso no significa que no vayas a pasar malos momentos…

…significa que los vas a superar y que vas a confiar en que también en esto Dios tiene un plan.

…significa que Dios te está dando la oportunidad de conocerle de una forma especial.

…significa que Dios está haciendo Su obra maravillosa en ti.

…significa que el Dios del universo, que el Creador de tu alma quiere llenarte de Su ser, secar tus lágrimas y abrazarte y susurrarte al oído “confía"


A veces las relaciones fallidas (o la falta de ellas), los corazones rotos, los desengaños… nos confunden, nos desaniman, nos frustran y nos meten en una espiral emocional de la que se hace complicado salir. Y se nos presentan varias opciones…

…podemos pecar, decidir que no nos importa nada, que no queremos seguir esperando y empezar a salir, a conocer hombres y a tener relaciones que nos llenan durante un tiempo, pero que, a la larga, lo único que consiguen es minar nuestra relación con Jesucristo.

…podemos rendirnos y empezar a pensar que nunca vamos a conocer a nadie, encerrarnos y guardar nuestro corazón bajo llave con el riesgo de encerrar también nuestro gozo y nuestra esperanza.

…podemos sufrir y compadecernos y empezar a sentir que no valemos, que no somos lo suficientemente lindas, lo suficientemente listas o lo suficientemente piadosas, dejando que Satanás nos golpee y nos derribe una y otra vez.

… o podemos consolarnos en el amor de Dios por nosotras, en quien comprende nuestros sentimientos mejor que nadie, en quien sabe lo que pasa por nuestra cabeza y nuestro corazón.

Estar soltera no te define, es un aspecto de tu vida, pero no tu esencia. Vive sin desesperarte. Vive abierta a las relaciones sin pausar tu vida hasta que sucedan. Vive ocupada en el Señor, en las personas que El pone a tu alrededor, en cada oportunidad que El te da para servirle.

Ser una mujer cristiana, piadosa y soltera no es fácil y cada día que pasa esta sociedad en la que vivimos nos lo pone más difícil. Pero tampoco lo es ser una mujer casada. Son situaciones diferentes, pero igual pueden ser difíciles. Dios utiliza cada aspecto de nuestra vida para conformarnos cada día más a la imagen de Cristo, para formar nuestro carácter y permitirnos crecer.

Jeremías 29:11

Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros,  dice Jehová,  pensamientos de paz,  y no de mal,  para daros el fin que esperáis.

Dios está a cargo, El sabe lo que está haciendo en tu vida y puedes confiar en que no ha perdido en control de tus circunstancias. No solamente sabe lo que está haciendo, Su plan para tu vida refleja tanto Su sabiduría como Su amor por ti.

 

Casada o soltera, el tiempo que tienes en esta tierra es limitado. Aprovéchalo. Sé lo que Dios quiere que seas de la forma que quiere que seas. Sirve. Ama. Da. Avanza hasta convertirte en la mujer que puedes llegar a ser.

 

Contenta en Su servicio,

 

Edurne



Entradas anteriores:

- El deseo de ser uno


7 comentarios:

  1. Gracias a Dios por la sabiduría que te dio para compartir esto,era lo que necesitaba leer,desde el día de ayer estaba ansiosa por leerlo al saber que publicaría algo para soletras,me fue de gran gran bendición

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno que te haya servido Adry, me alegro mucho. Este año estoy comprometida a publicar más material para solteras. Un abrazo a la distancia =)

      Eliminar
    2. Se lo compartí a dos amigas les fue de gran bendición :), una de ellas estudia la Biblia conmigo y la otra la estoy evangelizando,que el Señor la siga bendiciendo junto con su hermosa familia y prospere su ministerio,saludos desde Monterrey,México

      Eliminar
  2. Wow es hermoso saber y sentir como es el mover del Espíritu Santo en nuestras vidas. Tengo una hija de 23 años que nunca a tenido novio y a veces se siente muy distinta a sus amigas por lo mismo pero yo se que Dios nunca llega tarde y que todas las cosas siempre llegan a su debido tiempo, que es el tiempo perfecto de Dios. Gracias por este hermoso estudio y que Dios les bendiga abundantemente.

    ResponderEliminar
  3. Hola desde Guatemala le saludo Queridisima Edurne, gracias por compartir esto, por dejarse usar y bendecir a muchas vidas... de verdad Dios me confirma nuevamente que en mi vida es tiempo para servirle! y a su tiempo el me confirmara cuando ya este lista para ser "Ayuda Idonea"
    Miles de Bendiciones! Romanos 12:12

    ResponderEliminar
  4. Hola.precisamente hoy hablaba de este tema con otra amiga divorciada y creo que el encontrar este sitio precisamente después,no es casualidad.Gracias. Bendiciones

    ResponderEliminar
  5. También te saludo desde ciudad de Guatemala.

    ResponderEliminar