15 formas de tener niños más felices y agradecidos de A Holy Experiece

19/3/14





Esta semana Ann Voskamp publicó en su (M.A.R.A.V.I.L.L.O.S.A.) página A Holy Experience un artículo que me gustó muchísimo - When You’re Tired of Kids Complaining: 15 Ways to Happier, Grateful Kids 

Si puedes leer en inglés, te recomiendo que vayas a su página – sus fotos son espectaculares!!- y para todas las que no, les dejo aquí la traducción:




Cuando estás cansada de que tus hijos se quejen: 15 formas de tener niños más felices y agradecidos




¿Cuánto tiempo debo resolverlo?
¿Cuánto tiempo debo resolver cómo vivir llena de gozo?
De forma que mi esposo pueda encontrarse casado con una mujer con la que ama estar.
Una mujer que sabe cómo reírse de lo por venir.
De forma que nuestros hijos tengan el recuerdo de una mamá para la que era fácil sonreír, que escuchaba, que echaba bromas y que disfrutaba de los días de locura y desastre.
De forma que Cristo en mí, el Gozo en sí mismo, el “secreto gigante de los creyentes”, sea evidente al mundo a mi alrededor, Gozo para el mundo, rescatando a la humanidad.
¿Cuánto tiempo?
Cada minuto, van a tener suficientes problemas ellos mismos, pero los días con este hombre, con estos niños, tienen suficiente gozo, estos días tienen suficiente de Jesús – si yo soy capaz de ver.
La perspectiva siempre puede adoptar a la gratitud y la gratitud siempre es la madre del gozo.
Trabajamos en ser capaces de verlo juntos.
Cada día, cuando vienen a la mesa para el almuerzo, Shalom pasa por las notas adhesivas con forma de tulipán.

Levi escribe: “Doy gracias por mi papá. Por la lluvia de hoy que hace crecer el trigo. Por la sopa caliente y el buen pan.”


Somos un puñado de desastres continuos que tratan de contar bendiciones todos los días, hacer crecer flores, justo aquí en los vidrios de nuestra ventana, justo aquí, en los lugares de nuestro interior que nos permiten ver con más claridad.

No es algo extraño lo que nos sucede:

“Los participantes que tenían listas de gratitud eran más propensos a progresar en sus objetivos personales importantes (académicos, interpersonales y de salud) en un período de tiempo de dos meses, comparados con los sujetos en otras condiciones experimentales.”

Una amiga me dice que sus estudiantes de secundaria también están llenando una ventana completa con notas adhesivas de gratitud - ¿y el resultado? Sus estudiantes tienen “mejores actitudes y más energía”.

Steven Toepfer de la Universidad de Kent State, Salem, hizo que sus estudiantes en seis cursos escribiendo cartas de gratitud a personas que habían influido en su vida de forma positiva. 

En un periodo de seis semanas, los estudiantes escribieron una carta cada dos semanas. Al final de cada carta, los estudiantes completaban una encuesta para analizar su humor, la satisfacción con la vida, los sentimientos de gratitud y su felicidad.

El resultado, según Toepfer, fue dramático:

“Cuantas más cartas de agradecimiento escribían, mejor se sentían.”

Cuando damos gracias, ganamos gozo. Todos nosotros.

Porque, ¿de qué importa la matemática si están amargados? ¿Si la casa está inmaculada, pero mi actitud es un desastre? ¿Si pueden contar pero no saben cómo contar el gozo?¿Su cumplimos con las listas, pero perdemos la felicidad en El?

¿Cómo puede cualquier habilidad gramática superar el hecho de que no conozcan el lenguaje de la gracia y la gratitud? ¿Qué bien les va a hacer que puedan recitar de memoria pero no puedan ver la belleza? ¿Qué les estoy enseñando a mis hijos si no estoy viviendo yo misma esto:
Por lo demás,  hermanos,  todo lo que es verdadero,  todo lo honesto,  todo lo justo,  todo lo puro,  todo lo amable,  todo lo que es de buen nombre;  si hay virtud alguna,  si algo digno de alabanza,  en esto pensad.(Filipenses 4:8)
Centrándome en lo que es bello, bueno, verdadero? ¿no es esa la verdadera educación?

¿Qué tiene que ver la gratitud con nuestro día a día? Fuimos hechas para vivir en gratitud a Dios, dándole Gloria a Dios.

Fuimos hechas para vivir en una postura de adoración agradecida, y cuando vivimos en adoración, vivimos en propósito y todas las piezas encuentran su lugar.

Les damos a nuestros hijos una antorcha cuando les damos un bolígrafo para anotar sus bendiciones, para contar su gratitud. Caen chispas y vemos la luz en todas partes.

Dales un bolígrafo. La forma de luchar contra la apatía es contar las formas de Dios de influenciar nuestra vida.
Las únicas oraciones reales son aquellas que se hacen con labios agradecidos. La oración, para que sea oración, para tener el poder de hacer algún cambio, debe decir gracias primero – Filipenses 4:6”  ~One Thousand Gifts
Así que intentamos esto:


13 formas de tener niños más felices y agradecidos (El título dice 15 pero son 13 en realidad)

1. Pon una nota adhesiva en el espejo - ¿por qué das gracias ahora mismo?
2. Haz un espacio para la gratitud – como familia, llena una ventana complete o una pared con notas adhesivas de gratitud a Dios. Pon un papel grande en la puerta de atrás e invita a toda la familia a llenarlo con gratitud. Pinta un versículo o un árbol de gratitud en la pared, como un testimonio visual de tu gratitud a todo aquel que lo vea.
3. Llena una cesta con notas de agradecimiento, como invitación a siempre dar gracias a alguien.
4. Que cada persona en casa tenga un diario de gratitud.
5. Canta canciones e himnos que den gracias a Dios
6. Deja un diario de gratitud familiar siempre abierto en la mesada de la cocina y alienta a toda tu familia a escribir en él
7. Deja una nota en la lonchera de los niños para que recuerden siempre enfocarse en las bendiciones durante su tiempo en la escuela
8. Toma el reto diario de gozo – cada día busca 3 cosas por las que puedas alabar a Dios.
9. Haz un día sin quejas. Fija un día en el que nadie pueda quejarse. Pueden ponerse una pulsera, un brazalete… y cámbialo de mano si te quejas. Al final del día, celebra con algo especial las pulseras que sigan en el brazo correcto.
10. Juega a “lo que es bueno” – puede ser el nuevo juego familiar para el tiempo en el carro. Una persona dice el nombre de otra persona y algo que ve por la ventana. La otra persona tiene que decir algo bueno sobre lo que se haya mencionado.
11. Haz un pote, una caja o una jarra para cada miembro de la familia para que puedan escribir en pedazos de papel buenos recuerdos y situaciones agradables que tuvieron durante el día. O asigna a cada miembro de tu familia una jarra que pueda llenar con cosas agradables sobre otro miembro de la familia y haz un intercambio.
12. Sé intencional en vivir la gratitud en el día a día. Sé voluntaria en algún proyecto comunitario, haz una comida para alguna familia, ofrece tu tiempo en una caridad local… muestra tu gratitud por medio del servicio a otros.
13. Sé tú misma un ejemplo de gratitud.


3 comentarios:

  1. Gracias Muchas gracias de verdad Acabo de salir de hablar con sus maestros y es justo la pauta q necesitaba Grande eres Señor que la encontré

    ResponderEliminar
  2. Bendiciones preciosa mujer valiente y esforzados. Me llamo Diana soy misionera en rumania, juntamente con mi esposo y tres hijos. Tu blog y ensenanzas han sido de Gran bendicion para mi mente, alma y cuerpo. Saludos y bendiciones para vuestra familia y adelante ya que recompensa habra para vuestra obra 2cronicas 15:7.

    ResponderEliminar