Controlando nuestras emociones – Miedo

21/3/14





 El miedo puede paralizarnos, es una emoción que surge de un evento atemorizante acompañado del deseo de escapar de él. ¿Cuáles son tus temores? ¿Cuáles son tus miedos? ¿Cuáles son esas situaciones que temes y de las que quieres escapar? Toma un minuto para pensar en ello.

El miedo, el temor, es parte de la creación de Dios. Si lo controlamos apropiadamente, el miedo nos protege de peligro y nos impulsa a una acción positiva. El miedo incontrolado, por otra parte, puede encerrarnos en una prisión emocional y detener nuestro crecimiento personal y espiritual.

2 Timoteo 1:7

Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía,  sino de poder,  de amor y de dominio propio.”

Dios no nos ha dado espíritu de cobardía.
Dios nos ha dado espíritu de poderpero recibiréis poder,  cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo (Hechos 1:8a)
Cuando estamos haciendo Su voluntad, proclamando Su Palabra, representando Su reino, tenemos todo Su poder respaldándonos. Estamos seguras en Sus manos.

Dios nos ha dado espíritu de amorEn el amor no hay temor,  sino que el perfecto amor echa fuera el temor; (1 Juan 4.18a)
El poder de Dios no se manifiesta en cuánto podemos controlar a otros, sino en cuánto podemos amar y servir a otros.

Dios nos ha dado espíritu de dominio propiofortalecidos con todo poder,  conforme a la potencia de su gloria,  para toda paciencia y longanimidad; (Col 1:11)
Dominio propio, longanimidad, largura de ánimo, un espíritu controlado y apacible, en contraste con el pánico y la confusión que nos invade cuando estamos en una situación de temor.

No tenemos por qué aceptar lo que Dios no nos ha dado, un espíritu cobarde, sino recibir con humildad y vivir aquello que sí nos ha dado: poder, amor y dominio propio. Sin eso, no podemos cumplir el propósito de Dios para nuestras vidas. Ese propósito conlleva usar los dones y talentos que él te ha dado para tocar y ministrar las vidas de otros.  

Es decir, que si bien el miedo y el temor son emociones humanas, también la valentía, el coraje, el amor y el dominio propio lo son. No podemos escoger qué nos sucede cada día, pero sí cómo reaccionamos a lo que nos sucede. Tenemos la capacidad de escoger si vamos a dar rienda suelta a nuestro temor o si vamos a confiar en Dios y en Su perfecta voluntad para nuestras vidas.

Salmo 56:3

“En el día que temo, yo en ti confío”

El mejor antídoto para el miedo es la confianza en Dios. Lo primero que debemos hacer cuando el temor nos invade es apartar nuestros ojos del problema que nos asusta y ponerlos en Jesús…
…Señor, no entiendo por qué está pasando esto, pero confío en que Tú sí sabes.
…Señor, no puedo con esta situación, pero Tú me sostienes
…Señor, no sé cómo voy a salir de esta, pero Tú me darás una solución
…Señor, no quiero que esto suceda, pero confío en que Tu voluntad es perfecta y en que estás al control de todo.




Isaías 41:10-13
No temas,  porque yo estoy contigo;  no desmayes,  porque yo soy tu Dios que te esfuerzo;  siempre te ayudaré,  siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. He aquí que todos los que se enojan contra ti serán avergonzados y confundidos;  serán como nada y perecerán los que contienden contigo. Buscarás a los que tienen contienda contigo,  y no los hallarás;  serán como nada,  y como cosa que no es,  aquellos que te hacen la guerra. Porque yo Jehová soy tu Dios,  quien te sostiene de tu mano derecha,  y te dice: No temas,  yo te ayudo.

Ante el temor, Dios nos da la promesa de Su presencia – nunca estaremos solas ante ninguna situación; de Su poder – que es ilimitado; de Su provisión – que es más que suficiente; de Su protección – que pone un escudo ante el cual se estrellan los dardos del maligno.

Dios nunca prometió que nuestras circunstancias personales y nuestras relaciones no fueran a causar estrés, dolor o miedo. De hecho, son esas mismas situaciones las que nos fuerzan a confiar en Él y a superar nuestro miedo natural hacia las personas. 



Cuando ponemos todas las cosas bajo la autoridad de Dios, automáticamente pierden el poder de aterrorizarnos. Todo lo que nos sucede, Dios lo permite. Todo lo que nos sucede está pasado por el filtro amoroso y sabio de Dios. Siempre podemos confiar en que Dios nos va a dar la protección necesaria para nuestro día a día. Eso no quiere decir que algunos de nuestros más grandes temores no vayan a cumplirse. Para mí, mis mayores miedos están relacionados con mi familia, con que algo les pase a mi esposo, a mis hijos, a mis padres… Pero cuando pongo esas situaciones bajo la autoridad de Dios, puedo confiar en que, incluso si algo les sucede, esa es la voluntad de Dios y que sólo Él puede voltear cualquier situación terrible en bendición, aunque no lo entendamos, aunque no nos parezca justo (Romanos 8:28). Por tanto, poner nuestros miedos bajo el poder y la autoridad de Dios hacen que desaparezcan porque, al final, tenemos la certeza de que la voluntad de Dios para nuestra vida es perfecta.


El miedo es una emoción. La confianza es un acto de la voluntad.





Salmo 34:4, 7

Busqué a Jehová,  y él me oyó,
Y me libró de todos mis temores.

El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen,
Y los defiende.

¿Conoces la historia de Nehemías? Nehemías fue el encargado de dirigir la reconstrucción de los muros de Jerusalén. El capítulo 4 de Nehemías cuenta como los enemigos del pueblo de Israel se juntaron e hicieron planes para no dejarles construir el muro y arrasar con ellos. El pueblo lo supo y tuvo miedo. ¿Qué hicieron para enfrentar su miedo?

1. Oraron

Nehemías 4:4-5 - Oye,  oh Dios nuestro,  que somos objeto de su menosprecio,  y vuelve el baldón de ellos sobre su cabeza,  y entrégalos por despojo en la tierra de su cautiverio. No cubras su iniquidad,  ni su pecado sea borrado delante de ti,  porque se airaron contra los que edificaban.

Nehemías no se abatió, no fue a quejarse ni a tratar de convencer a sus enemigos de no atacarlos. Lo primero que hizo Nehemías fue orar. Para él, la oración era el primer recurso, no la última opción.

2. Velaron

 Nehemías 4:9 - Entonces oramos a nuestro Dios,  y por causa de ellos pusimos guarda contra ellos de día y de noche.

Orar ante una situación atemorizante no significa que no podamos hacer nada. Cuando vemos un área en nuestra vida cristiana que merece especial atención o sobre la que tenemos un miedo mayor, vigilemos esa área. ¿Tuviste problemas con el alcohol en el pasado? Vigila cualquier situación que te exponga a personas que estén tomando. ¿Tuviste problemas con la inmoralidad? Vigila tus amistades y tu comportamiento. Si estás atenta y preparada para lo que pueda venir, no tiene por qué haber cabida para el temor.

3. Confiaron en Dios

Nehemías 4:14  Después miré,  y me levanté y dije a los nobles y a los oficiales,  y al resto del pueblo: No temáis delante de ellos;  acordaos del Señor,  grande y temible,  y pelead por vuestros hermanos,  por vuestros hijos y por vuestras hijas,  por vuestras mujeres y por vuestras casas.

Nehemías confió en Dios en medio de la tormenta poniendo su mente en la perspectiva correcta. El reto era grande y el peligro inminente, pero, aún así, él no veía razón alguna para tener miedo.


4. Trazaron un plan de acción

Nehemías 4:16-17 - Desde aquel día la mitad de mis siervos trabajaba en la obra,  y la otra mitad tenía lanzas,  escudos,  arcos y corazas;  y detrás de ellos estaban los jefes de toda la casa de Judá. Los que edificaban en el muro,  los que acarreaban,  y los que cargaban,  con una mano trabajaban en la obra,  y en la otra tenían la espada.

Nuestras oraciones no reemplazan nuestras acciones; hacen que nuestras acciones sean más efectivas.


5. Se unieron ante el miedo

Nehemías 4:19-20 -  Y dije a los nobles,  y a los oficiales y al resto del pueblo: La obra es grande y extensa,  y nosotros estamos apartados en el muro,  lejos unos de otros. En el lugar donde oyereis el sonido de la trompeta,  reuníos allí con nosotros;  nuestro Dios peleará por nosotros

Nehemías sabía que estar lejos unos de otros aumentaba el temor del pueblo. Es más fácil no sentir miedo cuando compartimos lo que nos preocupa o atemoriza con otras personas, con cristianos fieles que pueden ayudarnos a ver las cosas desde otra perspectiva, a tranquilizarnos, que oren por nosotros y nos apoyen.

Tú eres mi Señor, quien duerme sobre mi almohada.
Tú eres mi Señor, quien calmó el mar.
¿Qué importan el viento y la tormenta
Si Tú estás en la barca junto a mí?

Mantennos tranquilos durante ese minuto eterno
En el que permaneces callado cuando el viento sopla.
¿Qué barco puede hundirse cuando Tú, Señor, estás en él?
¿Qué corazón puede desmayar cuando está confiado en ti?

Amy Carmichael



No te sorprendas de que el miedo surja en tu vida. El miedo es una lucha constante que Satanás mantiene con tu mente para que estés quieta y paralizada, para que no te atrevas a ser más, a ser mejor, a servir mejor. Pero Dios dice que podemos controlar y superar el miedo con Su ayuda ¡hagámoslo! ¡tomemos la decisión de hacerlo!


Aplicación - 

1. Reconoce tus miedos ante Dios, pídele que sea él quien controle tu mente y te libere de esos miedos
2. Pide a Jesús que te libre de recuerdos dañinos y experiencias que aún te causan temor
3. Aprende a depender de Dios. A medida que reconocemos el poder de Dios, el miedo se hace más pequeño
4. ¿Alguien a tu alrededor está enfrentando una situación que les asusta? Pídele a Dios por esa persona.


Oración - 

          Señor, Tú tienes el poder de librarnos de nuestros miedos. Ayúdanos a depender de ti y a encontrar paz a través de la persona de Cristo nuestro Salvador. Amén.



En la semana -

Memoriza 2 Timoteo 1:7
Lee las siguientes promesas y mandamientos de Dios en cuanto al temor: Josué 1:9; Salmo 16:8; Salmo 23:4: Salmo 27:1; Salmo 46:1, 2; Salmo 56; Salmo 91; Isaías 41



Contenta en Su servicio,

Edurne

         
          Artículos anteriores:

          Introducción
          Inferioridad

     
 






 



8 comentarios:

  1. Que Dios te bendiga grandemente, Dios siempre nos habla dentro y fuera de tiempo... justamente estoy pasando por eso, un temor hacia una area de mi vida.. en la cual estoy siendo atacada muy fuertemente en mis sueños... no he dormido bien, me siento cansada.. pero con esta porcion de la palabra mis fuerzas han sido renovadas.. memorizare estos textos biblicos se que Dios me dara la victoria, Amen!!
    Dios te bendiga grandemente, un fuerte abrazo para ti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amén Jema!!! Ahora mismo son las 2:35 de la madrugada en Venezuela, voy a estar orando para que el Señor te dé descanso y pueda guardar tu sueño. Un abrazo a la distancia!!! =)

      Eliminar
    2. Gracias, en serio Gracias!!! un fuerte abrazo para ti tambien Dios te bendiga grandemente mi hermana en Cristo =)

      Eliminar
  2. Anayeli Triano25/6/14 13:03

    Hola Edurne. Leo siempre tus artículos y Dios me alimenta en el momento exacto con su palabra. La semana pasada perdí a mi bebé de 6 meses. TEnía problemas de salud y su corazoncito se detuvo el día jueves. Pasé algunos días en el hospital, aislada. Mi esposo y familia tuvieron que hacerse cargo del funeral y lo despidieron conmigo en el hospital. Me mantuve fuerte esos días pero ahora que ya estoy en casa me ha inundado un miedo, una frustración y angustia muy fuertes. De la tristeza ni te hablo porque nunca había sentido algo igual. Le pido a Dios que me ayude y espero que me haga saber que está conmigo porque yo ya no puedo más. No quiero perjudicar a mi esposo porque él siempre me ve deprimida pero no lo puedo evitar.Tal vez tú me endiendas porque tienes hijos. y eres una mujer que se agarra de Dios en cualquier situación. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Querida Anayeli, mi corazón se desgarra leyendo tus palabras. Vayan por delante mi abrazo más profundo y mis oraciones. Ayer hablé con un par de amigas queridas que han sufrido la pérdida que tú has sufrido y están deseando poder ponerse en contacto contigo para apoyarte y ayudarte en este tiempo tan difícil. Por favor, envíame tu dirección de email o mándame un email a edurnecia@hotmail.com para poder ponerte en contacto con ellas. Somos muchas las que estamos orando por ti. De nuevo te mando mi abrazo más sincero. Bendiciones

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Edurne, por leer mi comentario, por las oraciones y sobre todo por hacer lo que Dios nos dice: ayudarnos unos a otros. Mi correo es taa_90_a@hotmail.com Les mando un fuerte abrazo a todas y de nuevo Muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anayeli, a partir de ahora nos estaremos comunicando contigo via email. Un beso! =)

      Eliminar
  5. Anónimo21/8/16 0:12

    Medio mucho miedo cuando salí afuera entre a casa con mi corazón a todo lo que da, quería correr pero no pude por que iba dejar atrás a mi hija si me asuste mucho hasta casi entre llorando. Y lo que dije por dentro de mi fue "Sangre de Cristo es mas fuerte que todo y protjanos". Y ahora estaba buscando algo aki para leer y lo encontré. Gracias ya me siendo ya mucho mejor. Bendiciones

    ResponderEliminar