Maravillosa Gracia







Job 19:25

Yo sé que mi Redentor vive,
Y al fin se levantará sobre el polvo;”


Isaías 25:8

“Destruirá a la muerte para siempre;  y enjugará Jehová el Señor toda lágrima de todos los rostros;  y quitará la afrenta de su pueblo de toda la tierra;  porque Jehová lo ha dicho.”


Juan 10:17-18

Por eso me ama el Padre,  porque yo pongo mi vida,  para volverla a tomar. Nadie me la quita,  sino que yo de mí mismo la pongo.  Tengo poder para ponerla,  y tengo poder para volverla a tomar.  Este mandamiento recibí de mi Padre. ”


Marcos 9:9

“Y descendiendo ellos del monte,  les mandó que a nadie dijesen lo que habían visto,  sino cuando el Hijo del Hombre hubiese resucitado de los muertos.”


Juan 11:25-26

“ Le dijo Jesús:  Yo soy la resurrección y la vida;  el que cree en mí,  aunque esté muerto,  vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí,  no morirá eternamente.  ¿Crees esto? ”




Mateo 20:18-19

“He aquí subimos a Jerusalén,  y el Hijo del Hombre será entregado a los principales sacerdotes y a los escribas,  y le condenarán a muerte; y le entregarán a los gentiles para que le escarnezcan,  le azoten,  y le crucifiquen;  mas al tercer día resucitará.”


Isaías 53:5

“Mas él herido fue por nuestras rebeliones,  molido por nuestros pecados;  el castigo de nuestra paz fue sobre él,  y por su llaga fuimos nosotros curados.”


Lucas 23:26-43

“Y llevándole,  tomaron a cierto Simón de Cirene,  que venía del campo,  y le pusieron encima la cruz para que la llevase tras Jesús. Y le seguía gran multitud del pueblo,  y de mujeres que lloraban y hacían lamentación por él. Pero Jesús,  vuelto hacia ellas,  les dijo:  Hijas de Jerusalén,  no lloréis por mí,  sino llorad por vosotras mismas y por vuestros hijos. Porque he aquí vendrán días en que dirán:  Bienaventuradas las estériles,  y los vientres que no concibieron,  y los pechos que no criaron. Entonces comenzarán a decir a los montes:  Caed sobre nosotros;  y a los collados:  Cubridnos. Porque si en el árbol verde hacen estas cosas,  ¿en el seco,  qué no se hará? Llevaban también con él a otros dos,  que eran malhechores,  para ser muertos. Y cuando llegaron al lugar llamado de la Calavera,  le crucificaron allí,  y a los malhechores,  uno a la derecha y otro a la izquierda. Y Jesús decía:  Padre,  perdónalos,  porque no saben lo que hacen.  Y repartieron entre sí sus vestidos,  echando suertes. Y el pueblo estaba mirando;  y aun los gobernantes se burlaban de él,  diciendo:  A otros salvó;  sálvese a sí mismo,  si éste es el Cristo,  el escogido de Dios.  Los soldados también le escarnecían,  acercándose y presentándole vinagre, y diciendo:  Si tú eres el Rey de los judíos,  sálvate a ti mismo. Había también sobre él un título escrito con letras griegas,  latinas y hebreas:  ESTE ES EL REY DE LOS JUDÍOS. Y uno de los malhechores que estaban colgados le injuriaba,  diciendo:  Si tú eres el Cristo,  sálvate a ti mismo y a nosotros. Respondiendo el otro,  le reprendió,  diciendo:  ¿Ni aun temes tú a Dios,  estando en la misma condenación? Nosotros,  a la verdad,  justamente padecemos,  porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos;  mas éste ningún mal hizo. Y dijo a Jesús:  Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. Entonces Jesús le dijo:  De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.”


Mateo 27:50-53

“Mas Jesús,  habiendo otra vez clamado a gran voz,  entregó el espíritu. Y he aquí,  el velo del templo se rasgó en dos,  de arriba abajo;  y la tierra tembló,  y las rocas se partieron; y se abrieron los sepulcros,  y muchos cuerpos de santos que habían dormido,  se levantaron;  y saliendo de los sepulcros,  después de la resurrección de él,  vinieron a la santa ciudad,  y aparecieron a muchos. ”


1 Corintios 15:3-5

“Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí:  Que Cristo murió por nuestros pecados,  conforme a las Escrituras; y que fue sepultado,  y que resucitó al tercer día,  conforme a las Escrituras; y que apareció a Cefas,  y después a los doce.”


Marcos 16:1-8

“Cuando pasó el día de reposo,  María Magdalena,  María la madre de Jacobo,  y Salomé,  compraron especias aromáticas para ir a ungirle. Y muy de mañana,  el primer día de la semana,  vinieron al sepulcro,  ya salido el sol. Pero decían entre sí:  ¿Quién nos removerá la piedra de la entrada del sepulcro? Pero cuando miraron,  vieron removida la piedra,  que era muy grande. Y cuando entraron en el sepulcro,  vieron a un joven sentado al lado derecho,  cubierto de una larga ropa blanca;  y se espantaron. Mas él les dijo:  No os asustéis;  buscáis a Jesús nazareno,  el que fue crucificado;  ha resucitado,  no está aquí;  mirad el lugar en donde le pusieron. Pero id,  decid a sus discípulos,  y a Pedro,  que él va delante de vosotros a Galilea;  allí le veréis,  como os dijo. Y ellas se fueron huyendo del sepulcro,  porque les había tomado temblor y espanto;  ni decían nada a nadie,  porque tenían miedo. ”


Lucas 24: 1-12

“El primer día de la semana,  muy de mañana,  vinieron al sepulcro,  trayendo las especias aromáticas que habían preparado,  y algunas otras mujeres con ellas. Y hallaron removida la piedra del sepulcro; y entrando,  no hallaron el cuerpo del Señor Jesús. Aconteció que estando ellas perplejas por esto,  he aquí se pararon junto a ellas dos varones con vestiduras resplandecientes; y como tuvieron temor,  y bajaron el rostro a tierra,  les dijeron:  ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí,  sino que ha resucitado.  Acordaos de lo que os habló,  cuando aún estaba en Galilea, diciendo:  Es necesario que el Hijo del Hombre sea entregado en manos de hombres pecadores,  y que sea crucificado,  y resucite al tercer día. Entonces ellas se acordaron de sus palabras, y volviendo del sepulcro,  dieron nuevas de todas estas cosas a los once,  y a todos los demás. Eran María Magdalena,  y Juana,  y María madre de Jacobo,  y las demás con ellas,  quienes dijeron estas cosas a los apóstoles. Mas a ellos les parecían locura las palabras de ellas,  y no las creían. Pero levantándose Pedro,  corrió al sepulcro;  y cuando miró dentro,  vio los lienzos solos,  y se fue a casa maravillándose de lo que había sucedido. ”




Filipenses 3:10-12

“a fin de conocerle,  y el poder de su resurrección,  y la participación de sus padecimientos,  llegando a ser semejante a él en su muerte, si en alguna manera llegase a la resurrección de entre los muertos. No que lo haya alcanzado ya,  ni que ya sea perfecto;  sino que prosigo,  por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. ”


1 Pedro 1:3

“Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo,  que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva,  por la resurrección de Jesucristo de los muertos”


Romanos 6:4

“Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo,  a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre,  así también nosotros andemos en vida nueva”


1 Corintios 6:14

“Y Dios,  que levantó al Señor,  también a nosotros nos levantará con su poder.”


Romanos 8:34

“¿Quién es el que condenará?  Cristo es el que murió;  más aun,  el que también resucitó,  el que además está a la diestra de Dios,  el que también intercede por nosotros.”


Romanos 1:4-5

“que fue declarado Hijo de Dios con poder,  según el Espíritu de santidad,  por la resurrección de entre los muertos, y por quien recibimos la gracia y el apostolado,  para la obediencia a la fe en todas las naciones por amor de su nombre; ”


Romanos 6:8-11

“Y si morimos con Cristo,  creemos que también viviremos con él; sabiendo que Cristo,  habiendo resucitado de los muertos,  ya no muere;  la muerte no se enseñorea más de él. Porque en cuanto murió,  al pecado murió una vez por todas;  mas en cuanto vive,  para Dios vive. Así también vosotros consideraos muertos al pecado,  pero vivos para Dios en Cristo Jesús,  Señor nuestro. ”


Romanos 10:9

“que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor,  y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos,  serás salvo. ”


1 Pedro 1:21

“y mediante el cual creéis en Dios,  quien le resucitó de los muertos y le ha dado gloria,  para que vuestra fe y esperanza sean en Dios.”


1 Corintios 15:17

“y si Cristo no resucitó,  vuestra fe es vana;  aún estáis en vuestros pecados.”


Hechos 13:34-35

“Y en cuanto a que le levantó de los muertos para nunca más volver a corrupción,  lo dijo así:  Os daré las misericordias fieles de David. Por eso dice también en otro salmo:  No permitirás que tu Santo vea corrupción.”


1 Juan 2:25

“Y esta es la promesa que él nos hizo,  la vida eterna.”








Comentarios